Plan depurativo fácil: pon un vaso de agua en tu mañana

Si sigues Comida que Cura, seguramente ya sabrás lo mucho que aconsejo beber un gran vaso de agua tíbia en ayunas. Pero hoy vengo a contarte como optimizar ese vaso de agua, no con una ni con dos variaciones, sino con siete. Siete versiones del vaso de agua matutino para limpiar en profundidad sin esfuerzo. 

¿Por qué incorporar el vaso de agua ahora? Porque la Primavera es el momento idóneo para hacer un “reset” y transicionar hacia el momento más cálido y extrovertido el año. Si nunca has hecho una depuración o si no te apetece seguir una en este momento, puedes platearte el incorporar el vaso matutino de agua (con el añadido que quieras) durante un mes. Es una manera de empezar, a veces es bueno no querer hacerlo todo de golpe. Pero si te animas y quieres meterte de lleno en el tema de los planes detox, puedes asisitir a la pequeña charla-taller que daré en Llavoretes el próximo 28 de Marzo. En ella explicaré las pautas para hacer una depuración primaveral de forma segura y llegando hasta donde sientas que es adecuado para ti.  Hacer una pequeña depuración estacional puede ser más fácil de lo que parece. No pienses que depurar es sinónimo de ayunar, no es necesario (ni en algunos casos aconsejable). Si te animas a venir al taller de detox, puedes consultar cómo apuntarte en la pestaña de talleres.

Volvamos al “upgrade” del vaso de agua matinal. Antes de entrar en materia, te recuerdo unos puntos básicos:

  1. Lo primero que has de hacer por la mañana es lavarte los dientes y rasparte la lengua con un “limpia lenguas”. Sé lo que estás pensando “¿no sirve el cepillo de dientes?” Pues no, no es suficiente ni funciona igual. El día que pruebes el limpia lenguas lo entenderás todo. Esto es muy importante para poder eliminar las toxinas que el cuerpo ha expulsado a través de la lengua por la noche, que es cuando se dedica a limpiar en profundidad. Si no lo haces, te volverás a tragar la porquería al beberte el agua o al desayunar. :S
  2. El vaso de agua siempre ha de beberse tibio, aunque sea Agosto y estés en un crucero por el Caribe. Respetamos la temperatura del cuerpo, por eso buscamos que el agua no cree mucho contraste con ella al estar demasiado fría.
  3. Deja pasar un rato hasta ingerir cualquier otro alimento, aunque sea un zumo o cualquier otro líquido. Puedes tomar tu agua nada más levantarte y luego ducharte, vestirte… seguir tu rutina matutina retrasando un poco el desayuno.

Vamos con las 7 versiones del vaso de agua.

1.Vaso de agua tíbia
El primero que te propongo está claro que es el básico. El que nunca falla, un vaso de agua filtrada (no del grifo) a temperatura del cuerpo. Puedes tomar 1 ó 2 vasos, los que te sienten bien. No te fuerces ni tengas prisa. Mejor empezar poco a poco para no cogerle manía y provocar un “efecto rebote”.

2. Agua con limón, un clásico que nunca falla
Receta: 1 vaso de agua tíbia con el zumo de medio limón.
Efecto: Alcalinizante y depurativo. No hace falta añadir mucho limón de golpe, empieza poco a poco y ya irás aumentando la cantidad de limón. Puedes usar primero 1/4 de limón quizás en unas semanas ya le habrás cogido el gusto y te apetezca exprimir un limón entero.

3. Agua con vinagre de manzana sin pasteurizar
Receta: 1 vaso de agua tíbia con unas gotitas de vinagre de manzana sin pasteurizar.
Efecto: Muy depurativo y probiótico. Ideal como alternativa si estás tratando la Artritis Reumatoide con la Fase 3 de la Dieta que Cura.

4. Agua con rejuvelac
Receta: medio vaso de agua tíbia y medio vaso de rejuvelac.
Aquí te dejo la receta y alguna información extra sobre esta bebida extraña que como quizás hayas intuido por su nombre, tiene algo que ver con mantenernos jóvenes y guapos por dentro y por fuera.

5. Agua con chlorella
¿A qué te suena esto de chlorella? quizás a “clorofila”, verdad? Es que esta alga es muy rica en este pigmento, pero ¿sabías que la estructura de la clorofila es muy similar a la del plasma sanguíneo? Por eso todos los vegetales verdes son imprescindibles en tu dieta regular si quieres mantenerte sano y lleno de energía. Además la chlorella es muy adecuada para hacer una limpieza profunda, limpia incluso de metales pesados y está muy indicado cuando el dentista nos quita un empaste de mercurio (de esos metálicos antiguos) ya que en el proceso se liberan muchos gases provenientes de este metal tan tóxico. Aprovecho para recomendarte que te quites cualquier amalgama de mercurio que tengas, ya que muchas enfermedades tienen que ver con esos empastes. Volviendo a la chlorella,  en general es perfecta para depurar y remineralizar, yo te recomiendo hacer una limpieza de chlorella al menos una vez al año.
Receta: 1 vaso de agua tíbia con media cucharadita de alga chlorella en polvo.
Efecto: Alcalinizante, remineralizante y muy depurativo, ideal para hacer una limpieza de metales pesados.

6. Agua con vinagre de umeboshi
La ume es una ciruela que se fermenta en sal marina cerca de dos años, es un alimento medicamento que potencia la salud y que se ha usado desde hace muchos muchos años en la macrobiótica. Por comodidad puedes usar su vinagre para añadirlo a tu vaso de agua, pero también podrías usar un pellizco de la propia ciruela fermentada (umeboshi) o de la pasta que se comercializa.
Receta: 1 vaso de agua tíbia con unas gotitas de vinagre de umeboshi.
Efecto: Alcalinizante, remineralizante y muy depurativo. También es un probiótico y antiséptico natural.

7. Agua con agua de mar.
Receta: 3/4 de vaso de agua tíbia con 1/4 de agua de mar.
El biólogo René Quinton investigó sobre las propiedades y efectos del agua de mar en numerosas enfermedades. Tomar agua de mar (adquirida en la farmacia o algún herbolario) diluida en agua mineral ayuda a remineralizar, alcalinizar además de ser antibactericida.

Si le coges el gusto a lo del vaso de agua, puedes hacer tus propios combinados: ¿qué tal un poquito de agua tibia con unas gotas de limón y un chorrito de agua de mar? Sé creativo y sobretodo observa cómo te sienta esta ayuda extra para que tu cuerpo brille por dentro y por fuera.

Limpieza post Navideña: día 1

detox_navidad

Empezamos esta limpieza post excesos navideños de forma suave y progresiva. Seguramente te apetece mucho dejar atrás los turrones y las comidas pesadas, así que estos tres días de re-equilibrio no van a ser nada duros.

Si quieres profundizar más en tu limpieza haciendo un detox post Navidad, puedes venir a los talleres que haré el próximo 17 y 20 de Enero, puedes apuntarte aquí. En estos talleres también te daré otras pautas complementarias además de la alimentación que te ayudarán a ir un poco más allá en tu depuración. Dale un respiro a tu organismo, límpialo y fortalécelo para potenciar tu salud y sentirte de nuevo ligero y equilibrado. Aprovecha el precio “anti cuesta de Enero”, sólo 8€. =)

Te recuerdo, como siempre, que es importante hacer ejercicio diariamente. Haz las actividades que más te gusten y te motiven, pero trata de moverte y de sudar para eliminar toxinas y activar el metabolismo.

Quizás ya sabes que mi otra mitad, además de Comida Que Cura, se dedica y debe a la práctica de Yoga tradicional. El yoga es una actividad que no sólo tiene un impacto a nivel físico, sino que busca impregnar también la parte emocional y psicológica. No pienses que por esto, el yoga no supondrá un reto para ti o que es algo que no te va a hacer sudar o sentir agujetas, casi todos los alumnos que viene a clase por primera vez se sorprenden de la profundidad con la que se trabaja a nivel físico. Pero lo mejor es que lo compruebes tú mismo, te invito que vengas a mis clases en Barcelona, puedes incorporarte a las sesiones grupales, donde trabajamos con yoga Vinyasa, pranayama y técnicas de meditación o si tienes alguna necesidad especial como la Artritis Reumatoide, escríbeme para reservar unas clases privadas

¿Listo para el primer día de limpieza?


DÍA 1

Nota: en la medida de los posible elige productos ecológicos durante tu limpieza. Evitamos también los refinados, las grasas de mala calidad y el azúcar y la sal.

DESAYUNO _______________

Batido de frutos rojos, zumo de naranja, espinacas y hierba de trigo.

MEDIA MAÑANA _______________

5 almendras crudas, 1 cucharada sopera de pipas de calabaza. A ser posible, en ambos casos activadas.

COMIDA _______________

  • Ensalada de kale y colinabo con aliño de mostaza y curry
  • Verduras al vapor con gomasio
  • caldo de verduras
  • 2 tostadas de arroz con olivada

Para la ensalada:

Ingredientes

  • 2 hojas de kale (yo he usado la variante “black kale”)
  • 2 hojas de lechuga (yo he usado trocadero)
  • 1/4 de colinabo
  • 1 cucharada sopera de alga arame
  • 1 poco de rábano picante rallado o cualquier rabanito
  • 1 cucharada sopera de pipas de girasol
  • 1 cucharada sopera de levadura nutricional

Aliño:

  • 1 cucharada sopera de aceite de oliva de primera presión en frío
  • 1 cucharada de postre de mostaza
  • 1 cucharada de postre de curry
  • 1 cucharada de postre de vinagre de umeboshi
  • 1 cucharada de postre de vinagre de módena ecológico y sin azúcar añadido
  • 6 cucharadas sopera de agua filtrada

Preparación:

Primero remoja el alga arame en agua filtrada por al menos 2 minutos. Luego prepara el aliño mezclando todos los ingredientes. Lava y escurre el kale, trocéalo quitando los troncos más duros (puedes guardarlos para zumos). Pasa ahora el kale troceado a un bol grande y añade unas 3 cucharadas del aliño, masajéalo con las dos manos para romper las fibras y hacerlo más tierno, este paso es imprescindible para poder comer cualquier kale cruda sino es muy dura y fibrosa. Dedica unos 5 minutos a este paso, porque es el pequeño truco que marca la diferencia.

Lava y trocea la lechuga y añádela a la kale. Lava y pela el colinabo, trocéalo a medias lunas muy finitas y añádelo al bol. Incorpora el resto de ingredientes y el resto del aliño.

Para la verdura al vapor:

Ingredientes

  • 1 patata pequeña
  • 1 zanahoria pequeña
  • 1 cebolla pequeña
  • 2 pencas de acelgas
  • 2 hojas de col redonda
  • 4 ramitos de brocoli
  • 1 tira de alga kombu
  • Condimentos: 1 cucharadita de aceite de oliva, gomasio y pimienta molida.

Calienta 1 litro de agua filtrada en una olla grande preparada para cocer al vapor. Añade 1 tira de alga kombu.

Utilizamos más cantidad de agua de lo normal para conseguir un caldo de verduras que convertiremos luego en nuestra cena.

Limpia y lava toda la verdura que vas a cocer. Pela la patata y la zanahoria y trocéalas. Cuando el agua hierva añádelas. Pasados 10 minutos, añade la cebolla pelada y las acelgas que habrás troceado separando el tronco de las hojas, primero metemos en la olla la parte del tronco y dejamos que se cocinen 5 minutos más. Añade ahora las hojas de col troceadas y las hojas de las acelgas, cocina 5 minutos más. Apaga el fuego y añade los ramitos de bróculi, deja que se cocinen ligeramente por 3 minutos.

Cuando sirvas las verduras, condiméntala con el aceite de oliva, la pimienta y el gomasio.

Para el caldo, sólo llena una taza con el caldito que te ha quedado de cocinar las verduras al vapor.

Las tostadas y la olivada las compro ecológicas, una manera fácil, rápida y saludable de complementar la comida.

MERIENDA _______________

Batido verde de kale, pera y espirulina con un poquito de leche de almendra (mejor casera o sino asegúrate que no tiene azúcar añadida)

detox-smoothie

CENA _______________

  • Crema de raíz de apio y rábano negro
  • Infusión al gusto: yo he elegido rooibos de vainilla

Para la crema:

Ingredientes

  • 1 raíz de apio pequeña (las ecológicas suelen serlo) o unas dos tazas de raíz de apio troceada.
  • 1 rábano negro
  • Caldo de hervir las verduras al vapor
  • Alga kombu (si no la tenemos en el caldo ya)
  • Nuez moscada recién molida
  • sal marina sin refinar

Preparación:

En el caldo de cocinar la verdura al vapor de la comida, añade la raíz de apio pelada y troceada y el rábano negro sin pelar (pero bien limpio, puedes utilizar un cepillo de coco).

Si no tienes el alga kombu en el caldo del mediodía, añádela ahora junto con un poquito de sal. Deja que hierva todo una media hora. Tritura bien y condimenta con la nuez moscada.

Aquí puedes continuar con tu segundo día de limpieza.

 

Cuando no tienes tiempo

Pues eso, cuando no tenemos tiempo nos estresamos, nos ponemos de mal humor, nos agobiamos… Cosas feas y nada saludables. A mi me pasó esto la semana pasada, no tenía ninguna receta lista par a publicar (aunque sí muchas a medias, esperando para editarse, perfeccionarse…) Pero ninguna que pudiera compartir con vosotros en ese momento. Al final, tan agobiada como estaba, me vi a mi misma en una situación absurda: ¿No es Comida que Cura un espacio para potenciar la salud? ¿No estoy harta de escribir lo importante que es, además de comer bien, tomarse las cosas con calma y optimismo? ¿Y no estaba yo superada por una situación ridícula? ¿Qué era lo peor que podía pasar si no tenía una receta lista para este fin de semana? Pues sí, la respuesta es N A D A.

Así que decidí relajarme, y hacer lo que me diera la gana en ese momento. Sorprendentemente, me apeteció poner música, ponerme a bailar y… ¡hacerme un batido! Y así, sin la presión de las obligaciones… nació este pequeño video para vosotros. En realidad ¡mi primera video receta! Y no es que tenga mucho valor en cuanto a contenido en sí, es más para que os distraigáis y disfrutéis. Para que os marquéis un mini-baile ahí donde estéis, en casa, en el metro, en el trabajo, de vacaciones de Semana Santa…

Así que eso, sin más, esta semana os mando esta receta facilita para recordados que “prisa mata, amigo” 😉

[wpvideo gwZiQsjo]

Dos recetas depurativas facilísimas

¡Hola! ¿Cómo va el detox post-navideño? ¿Ya se nos han olvidado esos turrones de más y esas verduras de menos? Lanzarse a hacer un detox, es una tarea que, más allá de empezar, tiene su dificultad a la hora de sostenerse en el tiempo. Por eso estoy aquí, para daros un empujoncito y recordaros que ¡El detox sólo tiene cosas buenas! Así que ¡Ánimo! Que lo estáis haciendo genial y… si no e el caso… ¡No pasa nada! ¡A reengancharse! Una buena manera de volver a entrar en la onda detox es preparando estas recetas que os traigo hoy, son facilísimas y muy depurativas y, además, las podéis hacer en 10 minutos. Recordad también que no hay que ser un radical de la alimentación, los extremos no pueden sostenerse en el tiempo, por eso te recomiendo un detox suavecito, tranquilo, … para disfrutarlo.

¿De qué van las recetas de hoy? Pues la cosas va de coles, concretamente, de coles de Bruselas. Mis preferidas de mayor, mis vegetales más odiados de niña… Es curioso como vamos evolucionando… Si no te gustan demasiado, dales una oportunidad con la receta de coles de bruselas con hijiki y pasas, el toque dulce hace más tolerable el ligero sabor amargo. Si, como a mi, te encantan, puedes empezar por la receta picante, un placer experimentar el sabor sin disfrazar de estas crucíferas.

recetas_depurativas

Para no alargarme demasiado, te cuento que las coles son unas grandes aliadas de las enfermedades estomacales, si bien pueden provocar flatulencias a nivel intestinal (también hay trucos para evitarlas), el zumo de col cruda ayuda a cicatrizar y sanar úlceras estomacales. Por eso, y porque además son antioxidantes y contienen mucha fibra, son preventivas del cáncer, sobretodo del de estómago. A nivel nutricional nos aportan básicamente vitaminas y minerales. Destaco rápidamente el aporte de ácido fólico (B9) tan importante durante el embarazo, pero también para todo el mundo, ya que interviene en la activación de la B12, la vitamina más polémica, sobretodo si eres vegano. A nivel de minerales, las coles de Bruselas son ricas en potasio, ayudando a eliminar líquidos, así que por eso y por su ínfimo contenido en calorías son perfectas para personas con sobrepeso. Pero no nos olvidemos que la acumulación de líquidos en articulaciones también es un síntoma en enfermedades reumáticas, así que las coles favorecerán el drenaje articular mejorando la inflamación y sintomatología de patologías como la Artritis Reumatoide.

¿Te animas a incorporar las coles a tu detox?

COLES DE BRUSELAS Y BROCOLI SPICY STYLE

Ingredientes

  • Unos 4-5 ramitos de brócoli
  • Unas 6 coles de bruselas
  • 3 c.s. de aceite de coco (o aceite de oliva de primera presión en frío)
  • 1/2 c.p. de chili en copos
  • 1/4 de c. p. de pimentón de la vera (opcional)
  • 1 pizca de estevia en polvo (la hoja pulverizada, de color oscuro. El polvo blanco suele ser químico) o un poquito de endulzante natural (panela, agave, abedul…)

PREPARACIÓN

Lava las coles y el brócoli y cocínalos al vapor durante 4 minutos de reloj. Te recomiendo cocinar los vegetales lo más enteros posibles (para minimizar la pérdida de vitaminas) y cortarlo una vez cocidos. En esta receta, las coles se parten por la mitad, pero puedes también dejarlas enteras.

En un bote de cristal con tapa mezcla el aceite de coco (derretido previamente) con el chilli, el pimentón y la estevia. Si te falta, añade un poquito de sal. Tapa y agita enérgicamente. Añade la mezcla a las coles y el brócoli y disfruta.

Fácil, ¿verdad?

brussel_sprouts_recipes

 

COLES DE BRUSELAS CON ALGA HIJIKI Y PASAS

Ingredientes

  • Unas 10-12 coles de bruselas
  • 1 cebolla morada
  • 1 c.s. de aceite de coco (o aceite de oliva de primera presión en frío)
  • 1 c.s. de pasas
  • 1 c. s. de alga hijiki (medida en seco, sin hidratar)
  • 1 c.p. de tamari o una pizca de sal marina / Himalaya

detox_recipes

PREPARACIÓN

Hidrata el alga hijiki (también llamada hiziki) en un bol con agua durante 15- 20 minutos. Escurre y reserva.

Lava las coles de bruselas y hazlas al vapor durante 3 minutos de reloj. En esta receta las mantenemos enteras.

Corta la cebolla a lunas y en una sartén rehógalas con el aceite de coco u oliva hasta que queden blandas, añade la cucharadita de tamari (o sal) y las pasas y sigue cocinando removiendo constantemente hasta que se caramelice un poco la cebolla.

Añade ahora el alga, puedes cortarlas un poco con las tijeras si ves que han quedado tiras muy largas. Cocina por un par de minutos y añade las coles. Baja el fuego, tapa la sartén y deja que se cocine todo por unos 3 minutos más para que las coles se ablanden un poco y se integren los sabores. Remueve de nuevo y comprueba que todo está a tu gusto. Rectifica si es necesario. ¡Disfruta!

 

Verdades y mentiras sobre los detox + una receta depurativa facilísima

Como estamos en época de buenos propósitos… Si uno de tus deseos para el 2016 es vivir de forma saludable, aquí me tienes para echarte una mano. ¡Lo que haga falta a favor de la salud! Durante los próximos días publicaré recetas depurativas sencillas que puedes incorporar a tu detox post navideño. Ya te conté en la entrada anterior lo que puedes hacer para seguir una depuración sencilla, sin mucho drama y que te ayudará a poner a punto el organismo.

Pero antes de seguir, vamos a profundizar un poco más en el concepto de “depuración”. Es un hecho, si nunca has ayunado o practicado un detox, no estás al día. Pero no nos confundamos, más allá de las modas, si bien una depuración es un paso imprescindible a la hora de tratar patologías y mantener la salud, no todo vale. Algunos de los errores más comunes a la hora de hacer un detox pueden ser:

  1. Comer como si no hubiera mañana e intentar remediar el estropicio con un ayuno o detox. Si lo haces así, es que no has entendido el concepto de “depuración”. Es como hacer una limpieza a fondo de tu casa. Imagina que normalmente tienes la casa patas arriba, todo sucio y desordenado, seguro que no es muy agradable estar en esa casa y que, a nivel emocional y psicológico, tampoco te apetece mucho estar ahí. Imagina ahora que un día decides hacer una limpieza a fondo, quizás, aunque te esmeres mucho, ya hay manchas que no puedes limpiar o algún estropicio irreversible. Quizás en ese punto te preguntarás cómo has llegado hasta esta situación. ¿No sería más lógico intentar mantener unos mínimos de orden y limpieza de forma habitual? Pues lo mismo pasa con nuestro organismo, mejor mantenerlo más o menos saludable y no someterlo a cambios drásticos. Así que entiende el detox como una manera de darle un respiro a tu organismo para que se regenere, más que un método para contrarrestar excesos.
  2. Un detox no es una dieta. Obviamente si comes menos y eliges alimentos bajos en calorías, vas a perder peso, pero eso no quiere decir que las depuraciones sean un método para adelgazar. Si vives contando calorias, seguramente no estés obteniendo los resultados deseados. La ansiedad que provoca el querer controlar cada caloría, el ser inflexible, el castigarse constantemente con pensamientos negativos hacia uno mismo… todo eso provoca un efecto rebote. El secreto para estar en el peso adecuado es buscar la salud, eso siempre desde la aceptación y la sensatez. El sobrepeso supone, prácticamente siempre, problemas a nivel de colesterol, diabetes, problemas coronarios, psicoemocionales… Hay que buscar la causa de los desequilibrios de peso y tratarlos de forma adecuada. Por mucho que comas Comida Que Cura, si mentalmente no hay una “higiene”, no te servirá para nada. Una depuración es precisamente eso, un método para limpiar de toxinas el organismo, pero luego hay que también nutrir el cuerpo (y el alma), por eso la depuración no tiene nada que ver con un régimen dietético.
  3. El detox no es un invento de las celebrities. Es cierto que ellas lo han popularizado entre el resto de mortales, han dado a conocer los zumos verdes, los retiros de yoga y ayuno y se ven estupendas con su green smoothie en la mano. Pero esto de la depuración tiene más que ver con un griego de hace miles de años que con Gwyneth Paltrow. Y es que Hipócrates recetaba y practicaba el ayuno para curar patologías en la antigua Grecia. Así que entiende la depuración como un tratamiento médico, con su posología y sus contraindicaciones más que como una moda pasajera de Hollywood.
  4. Un detox no lo cura todo. Aunque una depuración sea uno de los pasos imprescindibles dentro del tratamiento de fondo para recuperar la salud. No quiere decir que sea lo que te cure o garantice tu salud. De hecho, si ahora mismo tienes una patología es una buena idea hacer un detox, pero no de cualquier manera y a lo loco, en este caso, ponte en manos de un profesional que te aconseje qué tipo de depuración es adecuada para ti. Este punto me lleva directamente al siguiente…
  5. El detox es para todos. Ésto es relativo. Existen tantas depuraciones como personas y situaciones. Por ejemplo, si tienes una autoinmune en una fase en que necesites nutrir y fortalecer, es muy posible que una depuración extrema, tipo ayuno o monodieta de varios días, deprima más aún tu sistema inmune. También puede ocurrir lo contrario, si por ejemplo eres una persona con muchas alergias y sigues un detox que estimule tu sistema inmune, puede ser que provoques una crisis alérgica. Sin embargo, siempre encontrarás una depuración a tu medida. Quizás necesites algo muy suave, progresivo, no siempre hace falta ayunar. También es cierto que las personas que no tienen unos buenos hábitos y hacen una depuración por primera vez lo suelen pasar muy mal, el proceso de eliminar toxinas puede ser muy difícil: dolor de cabeza, malestar, cansancio, mal humor… Esto son sólo unos pocos ejemplos para que veas cuántas situaciones distintas necesitan depuraciones diferentes.

Este curso express que acabo de hacerte sobre lo que es y no es un detox, tiene una razón de ser. Me gustaría que entendieras que un detox es un prisma de muchas caras, se puede hacer de muchas maneras según tu momento, situación y motivación. Al empezar el Otoño dediqué 3 posts a explicar muy bien cómo hacer un detox profundo de forma segura. Ahora, en invierno, te propongo una depuración más suave, que se pueda sostener fácilmente en el tiempo y, quizás, incorporar algunas de las propuestas como hábito. Y para complementarlo, hoy te traigo ideas de menús o platos que, por la naturaleza de sus ingredientes y las cocciones, favorecen la limpieza del organismo o, al menos, no lo ensucian.

Te recuerdo que es imprescindible que te muevas, que hagas ejercicio, para movilizar y eliminar toxinas y también porque es el estado natural del ser humano. Estamos diseñados para llevar una vida activa, eso es lo natural. Y no hablo sólo de elegir las escaleras en vez del ascensor, hablo de hacer ejercicio de forma consciente, dejar un espacio para ti y el deporte, de cualquier tipo, pero ten claro que hay que usar el cuerpo para lo que está diseñado.

Antes de ir a las recetas, aprovecho para hacer memoria de algo tan simple como es beber. Bebe mucha agua, somos un 80% agua, como una buena profesora mía suele decir, “somos células en un medio acuático”, así que dale a tu organismo su materia prima. El agua que no sólo te hidrata, sino que también te ayuda a depurar: cuando el cuerpo empieza a eliminar el líquido sobrante, arrastra también desechos que ya no necesita.

11164584_425735864272538_8176633766271143678_n

Ahora sí, te dejo con la primera receta de la saga.

JUDÍAS VERDES CON SALSA DE MANZANA Y AVELLANAS
Este es un plato muy sencillo pero sorprendente. La salsa es suave, dulce y con un fondo intenso gracias a las avellanas. Perfecta para una cena ligera. Puedes usar otros ingrediente base como brócoli, coles de bruselas, endivias, corazones de alcachofas…

depuracion_invierno

Ingredientes

  • Una taza de judías verdes frescas y ecológicas de la variedad que prefieras.

Para la salsa

  • 1 manzana
  • 2 dientes de ajo
  • 1 cebolla tierna
  • 15 avellanas tostadas
  • Caldo de hervir las judías
  • Sal marina o del Himalaya
  • Pimienta
  • Aceite de coco o de oliva
  • Semillas de sésamo para decorar.

Preparación
Corta los extremos de las judías verdes. Si usas la variedad de judías planas, tal y como he hecho yo, corta a los largo las vainas para hacerlas más finitas.

Cuece al vapor las judías por 4 minutos. No te pases con la cocción, queremos que la verdura quede al dente.

Prepara la salsa: en una sartén, rehoga la cebolla y los ajos troceados en aproximadamente un par de cucharadas soperas de aceite de coco o de oliva. Sal pimienta al gusto y remueve enérgicamente durante un par de minutos para que no se doren demasiado. Añade 3/4 de la manzana pelada y cortada a trocitos. Rehoga durante un minuto más removiendo constantemente. Añade 1/2 taza de caldo de hervir las judías y cocina a fuego medio durante 4 minutos con la sartén tapada. Destapa la sartén y cocina un minuto más para que se evapore un poco el caldo.

En el vaso de la batidora de mano o en el vaso americano, pon la mezcla de la sartén, el resto de la manzana cruda y las avellanas. Tritura hasta que quede una salsa homogénea. Prueba y rectifica de sal si es necesario.

Sirve en un bol las judías con la salsa por encima y un poquito de sésamo.

Pautas para un detox post navideño fácil y una ensalada simplemente deliciosa

kale_salad_detox

Año nuevo, vida nueva. Es un tópico que se repite cada primero de Enero, desde los clásicos como apuntarse al gimnasio, ponerse a dieta, dejar de fumar… Hasta cualquier otro deseo secreto que nos proponemos cumplir a cualquier precio aprovechando el cambio de año. La mayoría de veces, los buenos propósito, se quedan precisamente en eso, propósitos que no llegamos a cumplir más de unos cuantos días. El secreto del fracaso es muy simple: los extremos no funcionan, el sufrimietno no puede sostenerse en el tiempo (es incompatible con la naturaleza humana) y también que el ser humano busca el placer de forma innata. Por eso, si tu propósito es comer de forma más saludable en este 2016, te propongo que te pongas en marcha haciendo, primero, un cambio de actitud. Aunque parece muy simple y muy obvio, es necesario tener presentes estas pequeñas premisas que te ayudarán a hacer cambios sostenibles en el tiempo. A partir de ahí hay algo imprescindible que explica muy bien el bueno de Eisntein:

Hay una fuerza motriz más poderosa que el vapor, la electricidad y la energía atómica: la voluntad.

Albert Einstein

Si ya estás ahí: tienes voluntad, paciencia, creatividad, ilusión… Te mereces que te lo pongan un poco más fácil. Y yo, desde Comida que Cura, quiero aportar mi granito de arena para que puedas empezar el año de forma más saludable y deliciosa. Porque al contrario de lo que muchos piensan, comer sano no quiere decir estar a régimen ¡Para nada! O sino echa un vistazo a estos dulces.

Ensuciar y limpiar
Aunque lo ideal es mantener una dieta y costumbres saludables de forma cotidiana, es cierto que en algunos momentos, nos dejamos llevar. Pasa en Navidad, cuando no contamos las calorías o comemos esas cosas que sabemos que no nos hacen demasiado bien. Pero es cierto que, en algunos casos, hace más mella la culpa de comer algo “prohibido” que el efecto real de ese alimento. Así que si te has pasado durante las fiestas, es momento de re-equilibrar.

No creo en las dietas milagrosas ni estrictas, creo en la salud desde la sensatez. No tiene sentido hacer un ayuno severo para adelgazar esos kilos de más o para rebajar la culpabilidad, porque aunque lo “aguantes”, seguramente tendrás efecto rebote al acabarlo. Es mejor ser moderado, incluso en la limpieza, de esa manera podrás depurar el organismo de forma más prolongada y profunda y sin castigar el cuerpo con cambios extremos.

Algunas pequeñas cosas que puedes hacer (si es que no las haces ya):

  • Tomar agua tibia con limón por la mañana. Si quieres ir un poco más allá, añade una cucharadita de hierba de trigo en polvo al agua durante 15 días.
  • Desayuna un zumo verde o en su defecto un batido verde. Aquí puedes descargarte mi ebook con recetas de zumos y batidos.
  • Evita durante unas 3 semanas harinas (también integrales), dulces y lácteos (puedes tomar algo de kefir o yogur ecológico)
  • Haz más ejercicio del que haces habitualmente, aunque sea añadir 1/2 hora más al día.
  • Sustituye una de las comidas por una ensalada o crema de verduras.
  • A media mañana o para merendar, toma fruta de un solo tipo.
  • Añade infusiones depurativas 3 veces al día usando alguna de estas plantas:
  1. Diuréticas: abedul, alcachofera, bardana, brezo, cola de caballo, esparraguera, fresno, fumaria, gatuña, grama de las boticas, maíz, ortiga mayor, saúco, vara de oro.
  2. Para la piel: abedul, caléndula, fresno, fumaria, pensamiento, zarzaparrilla.
  3. Para la sangre: diente de león, fresno, fumaria, grama de las boticas, ortiga mayor, ortosifón, vara de oro.
  4. Para las articulaciones: abedul, cola de caballo, diente de león, fresno, gatuña, grosello negro, ortiga mayor, saúco, vara de oro, zarzaparrilla.
  5. Para el hígado: alcachofera, cardo mariano, diente de león, grama común, ortiga mayor
  6. Para el riñón: fresno, diente de león, gatuña, ortiga mayor, ortosifón,
  7. Para los pulmones: marrubio, saúco, eucalipto, tomillo, zarzaparrilla.
  8. Para el sistema digestivo: alcachofera, caléndula, fresno, fumaria, marrubio, ortiga mayor.

hierbas_depurativas

Lo ideal es combinar 3-4 plantas según tu intención. Siempre te recomiendo tener en cuenta la limpieza hepática, ya que ahí, en el hígado, empieza todo. 😉

Una ensalada sin complicaciones
Aunque la ensalada que te traigo hoy es muy facilita, es una receta arriesgada. Primero porque es una ensalada y estamos en Enero, así que apetece menos que una sopita caliente; luego porque muchos asociamos la ensalada con 3 hojas de lechuga iceberg, dos trozos de tomate y un puñado de olivas rellenas; y para acabar, porque quizás el ingrediente base es totalmente desconocido para ti: el kale.

kale_recetas

A mi favor te diré que, aunque estoy un poco obsesionada con las ensaladas, mi obcecación tiene un motivo: los vegetales y frutas crudos son los alimentos que más nos depuran y nos aportan vitaminas y minerales (entre otros macro y microelementos) y son los únicos alimentos que no ponen en alerta nuestro sistema inmune. Como ventaja secundaria, pero nada despreciable, te diré que las ensaladas están deliciosas. Hay vida más allá de la lechuga iceberg.

Kale hasta en la sopa

En los últimos años la col rizada o kale se ha convertido en la más cool de las verduras. La culpa la tienen las celebrities, las revistas de moda y la globalización. Pero, más allá de ser un vegetal mainstream, la kale tiene unas propiedades dignas de mención.

  • Fitonutrientes: que le otorgan un papel antioxidante y antiinflamatorio, muy útil para enfermedades autoinmes, ya que también refuerza el sistema inmune. Los antioxidantes son de vital importancia a la hora de prevenir el cáncer o como refuerzo en tratamientos como la quimioterapia.
  • Minerales y oligoelementos: hierro, aunque no fácilmente asimilable por el organismo. Calcio, en este caso sí que es interesante ya que debido a su contenido en potasio y magnesio nos ayuda a mantener una buena absorción y metabolización del calcio.
kale_erin_sparler
Ilustración: Erin Sparler
  • Vitaminas: 70 gr de kale nos aporta:
  1. 600% de la C.D.R. (cantidad diaria recomendada) de Vitamina K. Aunque para no engañar a nadie (hay que leer estas cosas con lupa) os recuerdo que la vitamina K se sintetiza (crea) en el intestino humano, aunque de forma insuficiente, por eso esta cantidad es tan elevada, porque necesitamos muy poco aporte para cubrir nuestras necesidades. La vitamina K es importante para el correcto funcionamiento de las plaquetas y la sangre en general, sobretodo en el papel de coagulación y regeneración ante una hemorragia.
  2. 200% de la C.D.R. de vitamina A. Siempre que tomemos la verdura cruda o el jugo prensado en un máquina de extracción lenta. Esta vitamina es imprescindible para metabolizar las proteínas, además te ayudará a tener la piel más saludable, así como protege el sistema inmune y el sistema reproductor. De igual manera es de vital importancia en niños en edad de crecimiento. Todos los vegetales con hojas verde oscuro contiene vitamina A, ya que la clorofila (el color verde) enmascara la vitamina A.
  3. 130% de la C.D.R. de vitamina C. De nuevo os cuento el “engaño” detrás de este dato, la OMS recomienda una ingesta diaria de 80mg, esta cantidad es ridícula. Sobretodo teniendo en cuenta que la mayoría vivimos en lugares llenos de polución e ingerimos alimentos artificiales y contaminados con pesticidas y fertilizantes. Deberíamos ingerir unos 500mg de vitamina C diaria y, si eres fumador, ten en cuenta que deberías aumentar el consumo de vitamina C entre 25 y 100 mg por cigarrillo). La vitamina C es imprescindible para la formación de colágeno, para el corecto funcionamiento del sistema inmune y es un potente antioxidante celular.
  4. Fibra: las hojas de kale tiene un alto contenido en fibra, que no sólo regularán el tránsito intestinal, sino que tiene un papel hipolipemiente (baja los niveles de grasa en sangre).
  5. Clorofila: tal y como pasa con las algas o los germinados, las hojas verdes tiene un alto contenido en clorofila. Ésta es de vital importancia para regenerar y limpiar la sangre, por lo tanto, es un gran coadyuvante en enfermedades degenerativas que tienen que ver con la permeabilidad intestinal, como la artiritis reumatoide. Si no sabes de qué va esto, te recomiendo que leas los pasos de la Dieta que Cura tranquilamente.

Ahora que ya os he presentado, espero que te animes a incorporar la kale en tu dieta. Una buena opción es probarla en esta ensalada. Lee atentamente los pasos a seguir, ya que disfrutar plenamente de esta col, tiene sus pequeños trucos.

ENSALADA DE KALE SIMPLEMENTE PERFECTA

Es una ensalada muy versátil, puedes ponerle casi cualquier ingrediente que tengas por tu nevera. Yo te comparto la variante que más estoy preparando últimamente, pero, como puedes ver, en la primera foto de este post, tienes otra ensalada de kale con algún ingrediente distinto. ¡Sé creativo!

kale_recipes

Ingredientes

Para la ensalada

  • Unas 5 hojas de kale (puede ser de cualquier tipo, yo usé col kale rizada)
  • Un puñandito de germinados al gusto: alfalfa, lentejas, rabanillos…
  • Unas 7 avellanas tostadas (preferiblemente en el horno de casa)
  • Una cucharada sopera rasa de pasas
  • Una cucharada sopera de coco rallado
  • Una cucharadita de copos de alga nori
  • Opcional pero delicioso: una cucharada de postre de rábano picante rallado (horseradish en inglés)

Para el aliño

  • 2 cucharadas soperas de aceite de oliva de primera presión en frío
  • 1 cucharada sopera de vinagre balsámico (preferiblemente sin azúcar, endulzado, por ejemplo, con zumo de uva)
  • 1/2 cucharadita de ajo rallado en polvo
  • 1 cucharadita de concentrado de manzana o agave o miel
  • 1/2 cucharadita de anís molido en polvo
  • 1 cucharadita de vinagre de umeboshi (o en su defecto una pizca de sal)

Preparación

Primero preparamos el aliño: en un bote de cristal con tapa, mezcla todos los ingredientes, tapa el bote y agita bien. Puedes añadir un poquito de agua si ves que queda un poco espeso.

Para la ensalada, lava y escurre el kale, trocéalo quitando los troncos más duros, puedes guardarlos para el zumo o añadirlos a una sopa a trocitos. Pasa ahora el kale troceado a un bol grande, aquí viene la parte divertida e imprescindible para que las hojas pasen de ser gomosas e incomibles a tiernas y jugosas: masajea el kale con las dos manos, cógelo y literalmente “sóbalo” para romper las fibras y hacerlo más tierno. Dedica unos 5 minutos a este paso, porque es el pequeño truco que marca la diferencia.

Incorpora ahora los germinados que has elegido para tu ensalada e intenta mezclarlos bien repartiéndolos entre todas las hojas de kale, te recomiendo volver a usar las manos en este paso. Añade ahora el coco rallado y, si vas a usarlo, también el rábano picante rallado.

Otro pequeño truco para que tu ensaladas tengan un mejor sabor es añadir un poco del aliño cuando tengas la “base” del plato, que suele ser la hoja verde y algún otro ingrediente que quieras mezclar. En la ensalada de hoy, este es el punto en el que añades, más o menos, la mitad del aliño y mezclarás de nuevo bien para integrar los sabores.

Pasa la ensalada a la fuente o al plato en la que la comerás y acábala añadiendo las avellanas troceadas, las pasas y los copos de alga nori. Acaba de aliñar y disfrútala.

detox_post_navideno

 

 

Detox de Otoño. Parte 3

Llegamos al tercer post. Donde te explico cómo poner en práctica toda la información de las dos entradas anteriores. Básicamente repasaremos cómo será un día en tu detox, pero puedes cambiar algunas cosas según tus gustos o tus necesidades. ¿Empezamos?

detox_de_otoño parte 3

Ejemplo de un día de detox otoñal

POR LA MAÑANA

  • Eliminar toxinas “nocturnas” : nada más levantarte, lávate los dientes y límpiate la lengua con el raspalenguas. Es buen momento para hacer la limpieza nasal.
  • Limpieza intestinal con lino: la idea es ingerir de 1 a 3 cucharadas de semillas de lino por día en ayunas durante las 3 semanas que dura el plan detox.

¿Por qué hacemos esto?
Pues porque la linaza nos permitirá limpiar completamente la mucosidad, los depósitos fecales y los parásitos, a la vez que mantiene la microflora intestinal intacta. También tiene efectos positivos en la regulación del metabolismo de los lípidos (grasas). Así que, además de aportar omega 3, la linaza molida absorbe y elimina las toxinas del cuerpo y reduce el colesterol en sangre.

¿Cómo lo preparo?
La noche anterior, poner en remojo una cucharada sopera rasa de semillas de lino en aproximadamente 1/2 vaso de agua.

semillas de lino

Por la mañana, triturar con una batidora potente y beber la mezcla inmediatamente. Se puedes añadir un poquito más de agua si quieres aligerar la consistencia.

harina linaza

Si puedes, te recomiendo que poco a poco vayas aumentando la cantidad de lino, hasta llegar a la tercera semana con 3 cucharadas soperas rasas en un vaso de agua.

  • Probióticos: ayer ya hablábamos de dos opciones respecto a los probióticos. Una con kefir, para los que toman lácteos y otra con suplementación de probióticos para los que no.

Hay que decir que el kefir es un lácteo muy suave, sobretodo si lo tomamos de oveja o de cabra, que es lo que recomendamos.

Pero ¿por qué es bueno el kefir?

  • Sus proteínas tienen mayor valor biológico y son más asimilables.
  • Los minerales y vitaminas se asimilan mejor que los de la leche, debido a la acidificación (produce sales minerales que facilitan la asimilación).
  • Puede ser más tolerado por los intolerantes a la lactosa y a la caseína.
  • Estimula nuestro sistema inmunitario.

Entonces, si te inclinas por la opción del kefir para el aporte de probióticos, toma después de la linaza aproximadamente medio vaso de kefir.

En el caso que decidas tomar los probióticos por suplementación (ayer te recomendé dos marcas de laboratorios naturales) lee el el prospecto y tómalos cuando te indique. Muchos recomiendan antes de las comidas, otros mejor antes de ir a dormir, pero depende de la formulación y del tipo de bichitos.
Para esta opción, después de la linaza puedes tomar un gran vaso de agua tibia con un poquito de zumo de limón, o, si sigues la Fase 3 de la Dieta que Cura un chorrito de vinagre de manzana sin pasteurizar.

  • El desayuno: Después de tomar la linaza y el kefir o el agua, espérate una media hora para desayunar.

Si decides hacer un semiayuno matutino, elige un zumo o batido verde. Puedes beberte también uno a media mañana, pero no tomaremos otro tipo de alimento hasta el mediodía.

Puedes descargarte este ebook con recetas de zumos y batidos clickando en la imagen siguiente:

bebidas que curan portada

Un inciso: si vas a tomar suplementos de vitamina C, recuerda que es mejor que lo hagas junto con algún alimento rico en agua. Por ejemplo, con el batido o zumo de la mañana o con el kefir.

Si eres de los que necesita comer algo más por las mañanas, toma fruta, toda la que quieras, a ser posible de una sola clase, esta opción también se consideraría bastante depurativa. Durante la mañana puedes tomar infusiones o té verde.

Si necesitas más consistencia en tu desayuno, también depende de la actividadd que realices, puedes tomar algún fruto seco, alguna tortita de arroz con paté vegetal, un pudding de chía… o cualquiera de las ideas que te propongo en el blog.

A LA HORA DE COMER

Elige cualquiera de los ingredientes que repasamos en el post de ayer (ver el cuadro de los alimentos). No has de quedarte con hambre, pero intenta ser moderado. Puedes inspirarte en alguna de las recetas del blog, ¿qué tal este modelo de menú otoñal? ¡No te olvides de incorporar siempre una gran ensalada en cada comida!

A MEDIA TARDE

Toma algo energético pero limpio y ligero: fruta, un batido verde, frutos secos, barritas de cereales o muesli (ecológicos, sin azúcar, a ser posible sin gluten…), etc.

POR LA NOCHE

Toma caldo depurativo (tienes la receta en la entrada de ayer) + una cena ligera a base de verduras. Mejor evitar aquí proteína (genera más residuos) o hidratos de carbono, que tardan más en digerirse. Evita a toda costa mezclar los dos en tus cenas (hidratos + proteína)

RECORDATORIO GENERAL

  • ¡No te olvides de hacer ejercicio en algún momento del día! Recuerda que puede ser intenso o moderado, pero la cuestión es moverse y llenarse de energía.
  • Favorece la expulsión de toxinas. Esto quiere decir que bebas mucha agua y añadas infusiones.
  • Descansa todo lo que necesites. Duerme más, si puedes.
  • Cuida tu entorno emocional y psicológico. Lo explicábamos en el primer post del detox.
  • Si sientes que algo no va bien, ten criterio suficiente para interrumpir el detox o bajar la intensidad.

Algunas preguntas frecuentes

¿Es normal tener dolor de cabeza durante la depuración?
Sí, es normal, sobretodo si haces monodieta. Esto ocurre gracias a la cantidad de toxina que esta siendo movilizada, por esto es muy importante la correcta evacuación así como el sudor.

También es posible que sea un síntoma del “mono de cafeína”. Si tomas café a diario ¡es el síndrome de abstinencia! Bebe té verde con limón o cualquier tisana depurativa.

Hipoglucemia o Hipotensión: si tienes tendencia a tener bajones de azúcar o la tensión muy baja es importante que comas regularmente. Para la tensión baja, toma caldo vegetal con algas, agua de mar… Para el bajón de azúcar, ¡nada de caramelos o bollería!Una pieza de fruta, una zanahoria, zumo verde, dátiles, pasas…

¿Es normal que aparezcan granitos, llagas o pupas en la boca?
Sí, es normal, sobretodo tienes muchas toxinas que sacar. Vigila porque a veces las llagas o los herpes son avisos de un sistema inmune debilitado. Aquí de nuevo, me refiero a personas que tienen alguna patología que afecte a su inmunidad.

¿Es normal que quiera dormir más o me sienta más cansado?
Sí, totalmente normal. Escucha el ritmo que te pide el cuerpo. Y si puedes, mímate un poco más durante el detox y añade un par de horas de sueño extra. Te sentarán de lujo.

Si tu actividad diaria es muy intensa, te recomiendo que, en el caso de que quieras hacer monodieta, intentes hacerla en días en los que estés más tranquilo (fin de semana, por ejemplo).

¿Cómo se sale del detox?
Igual que has entrado. Aunque ya no tomemos semillas de lino o probióticos, cuidarás tu dieta durante unos 3 días, evitando los alimentos que enumeramos en el post anterior, en el apartado de preparación para el detox. Poco a poco vuelve a tu rutina alimenticia diaria, en el caso de que tu dieta sea limpia y energética. Si tu dieta era un poco más “desastrosa”, al haber hecho el detox habrás incorporado nuevos hábitos que te van a ayudar a cambiar un poco tu rutina en cuanto a la alimentación. Pero, si te has dejado caer por Comida que Cura, seguramente tu dieta ya se encamine hacia unos hábitos saludables, así que la salida del detox será más natural.

¿Por qué sabes todo esto?
Pues no es que yo solita me haya inventado este detox. Tengo la suerte de estudiar con personas sabias y apasionadas por su trabajo. Ellas me están enseñando cómo cuidarme por dentro y por fuera. Este detox es una recopilación de las enseñanzas de todas esas personas, a quienes estoy muy agradecida. Otra parte de este detox la he confirgurado gracias a mi experiencia personal. Aprovecho para comentar algo que a veces he tenido tentaciones de compartir… esto de la Comida que Cura funciona con el binomio prueba-error. Yo pruebo muchas cosas que no funcionan o salen mal… ¡cuántas recetas “chuchurridas” he comido! O cuántas pruebas sobre mí que no me han sentado del todo bien: ayunos inoportunos, combinaciones de alimentos no muy afortunadas para mi intestino… Cosas de las que al final te acabas riendo y acabas aprendiendo de ellas.

Como siempre digo, cada persona es distinta. Incluso cada persona, en diferentes etapas de su vida, es diferente. Sigue también tu intuición y haz el detox con cabeza. Yo te doy las pautas generales pero, por desgracia, no puedo estar contigo para acompañarte durante la depuración. Así que mejor que vayas poco a poco, incorporando pautas que hasta ahora eran desconocidas de forma paulatina.

En resumen…
Siguiendo este modelo durante 3 semanas tu organismo se regenerará y brillará. Aunque no podamos ver cómo de bien y limpio se ha quedado nuestro cuerpo por dentro, por fuera será muy evidente que algo ha cambiado: tu piel, tu pelo, tu estado de ánimo, tu energía… Ese es el reflejo del estado interno del cuerpo. Prepárate para tener mucha más vitalidad y, sin embargo, sentirte más tranquilo, más equilibrado, de igual manera descansarás mejor y rendirás más a nivel intelectual. ¿Tentador verdad?

¡Os deseo muy buen detox a todos! Y muy buena entrada en el momento del año más frío e introspectivo.

Os invito a compartir vuestra experiencia e inquietudes. Como siempre, haré lo que esté en mis manos para ayudaros y despejar dudas.

Detox de Otoño. Parte 2

¡La cosa se anima! En el post de hoy vas a encontrar toda la “chicha” del detox. Las pautas generales que, además, sirven en su mayoría, para cualquier depuración en cualquier época del año. Como es bastante extensa, no me voy a alargar más con la introducción. Si no has leído la primera parte, puedes consultarla aquí.

Pautas generales durante el detox
El primer consejo y quizás el más importante: intenta hacerlo lo mejor posible pero no te obsesiones. Es mejor que mantengas una buena higiene alimenticia durante el detox (eliminando los productos que te “ensucian”) que seguir comiendo “mal” y añadir los superfoods, tisanas, vitaminas… O hacer un ayuno a lo loco. No tendrás el mismo efecto e incluso, puede perjudicarte.

Seguiremos el plan detox durante 3 semans (21 días) Aquí no contemplamos los días extras que utilizamos para preparar y salir de la depuración.

1. Prepara el organismo para la depuración
Al menos 3 días antes:

  • Cuida lo que entra en el cuerpo: disminuye la ingesta de toxinas y comida basura: alcohol, tabaco, azúcar blanco, bollería, harinas refinadas, arroz blanco, pan blanco, cereales refinados azucarados, zumos azucarados, frituras, carnes… Todo lo que enumeramos en la Fase 1 de la Dieta que Cura.
  • Cuida lo que sale del cuerpo: has de ir al baño diariamente y sin problemas. Esto es muy importante en el primer momento del detox, ya que al empezar a depurar, hay un exceso de toxinas circulando y, si no tenemos una vía de salida (intestinal y renal), es muy posible que obtengamos el efecto contrario, es decir, que sobrecarguemos aun más nuestro organismo.

¿Cómo favorecer el buen funcionamiento intestinal?
Añade fibras solubles e insolubles a tu proceso de detox en forma de cereales integrales. Principalmente arroz integral, semillas de linaza molidas, jugo de aloe vera, semillas de llantén (también llamado psyllium o plántago ovata). Aquí también es importante el uso de probióticos, pero eso te lo explico un poco más adelante. Sin embargo, si no tienes ni idea sobre estos bichitos que habitan en nuestro intestino, te dejo un link a un post que habla un poco de ellos, además acompañado de una receta deliciosa.
Otros alimentos que facilitan el transito intestinal, siempre y cuando se coman enteros, o sea con toda su fibra, sin colar: remolacha, zanahoria, kiwi, papaya, apio,…

2. Moviliza la toxina

  • Mantente bien hidratado bebiendo de 8 a 10 vasos grandes de agua. También se recomiendo beber agua de coco, agua tibia con limón o infusiones sin teína.
  • Sudar es óptimo para conseguir liberar toxinas. ¡Haz deporte! Al menos durante el detox, intenta dedicarte una hora de ejercicio físico diario. Ya sabes que yo siempre te recomiendo yoga de calidad. Donde se combine el trabajo físico con otras técnicas más equilibrantes y energéticas. Pero cualquier deporte es bienvenido.
  • Al menos durante el detox, compra sólo alimentos ecológicos para no añadir sustancias químicas mientras estás tratando de sacarlas de tu organismo… Tiene su lógica ¿Verdad?

3. Apoya el detox con otras pautas higiénicas depurativas
Soy consciente de que algunas son más “friendly” que otras. Llega hasta dónde te sientas cómodo. Son prácticas totalmente opcionales, aunque recomendables.

  • Raspado de lengua: es importante que uses el instrumento adecuado para esta función, no vale el cepillo de dientes. Queremos arrastrar todas las toxinas que hemos liberado por la lengua durante la noche. Es por eso que lo haremos nada más levantarnos, después de lavarnos los dientes.
  • Limpieza nasal: aquí también necesitas una herramienta específica, la lota. Las hay de muchas formas y materiales, pero es insustituible. No hagas de McGuiver e intentes hacer la limpieza nasal con otra cosa que tengas por casa, no funcionará. Te dejo este video para que veas cómo se hace. Es más fácil de lo que piensas en un primer momento y las sensaciones post-limpieza, son reveladoras.

lota-nasal-ceramica

  • Enemas de agua: esto lo dejo totalmente a tu elección. Es algo bastante fácil que se recomienda antes de empezar con el detox y también al acabar. Si quieres puedes hacer un enema semanal durante la depuración como mantenimiento.

3

¿Cómo se hace?
El momento ideal es por la mañana, con el estómago vacío.
Necesitarás una bolsa para hacer enemas (en farmacias), es algo económico y que ya vas a tener para siempre.
Como haremos enemas de agua, es muy fácil, sólo tienes que calentar aproximadamente un litro de agua filtrada hasta que esté templada, ¡asegúrate de que no está demasiado caliente!
Para que toda la logística funcione, has de mantener la bolsa del enema elevada, piensa que tú tienes que estar tumbado cómodamente y cerca del wc. Una buena idea es colgar la bolsa en el aplique donde se coloca el mango de la ducha así tú puedes recostarte en el plato de ducha o bañera.
Rellena la bolsa con el agua tibia, asegúrate de que el grifo de la cánula está cerrado, para que no se escape en agua. Ahora estírate sobre el lado derecho, abre el grifo de la cánula y deja que corra un poco de agua. Introduce suavemente la cánula en el ano y deja que el agua circule hacia el colon, si notas molestias para. Saca la cánula y vuelve a probar. Sobretodo si es la primera vez, es normal que sientas pequeños dolores a nivel intestinal, pero han de ser moderados.
Una vez hayas introducido todo el agua, quédate tumbado o, si eres yogui y conoces la postura sobre los hombros, yo te la recomiendo. Es un poco “friki” pero funciona perfectamente. Si no sabes de lo que hablo, ¡no lo hagas! No vale buscar en youtube, necesitas supervisión para hacer esto y no creo que en medio de un enema, sea el momento adecuado para hacer experimentos. Entonces, masajea el bajo vientre suavemente. Intenta retener el agua dentro el máximo de tiempo posible. (unos 5-10 minutos está bien) y luego libérala en el WC. Es una muy buena práctica para eliminar desechos incrustados desde hace tiempo en el intestino. Te sorprenderá la sensación de ligereza y claridad que te deja.

  • Baños de agua caliente con sal: A la manera del doctor Alberto Martí Bosch. Llena la bañera hasta la mitad aproximadamente y añade 2 kilos de sal. Te recomiendo un baño semanal, sobretodo ahora que empieza el invierno, ya que además calentarás el cuerpo. Si no tienes bañera, puedes conseguir este efecto “osmosis” simplemente haciendo un baño de pies, llenando un barreño de agua y tirando unos tres puñados de sal. Se recomienda no estar en remojo más de 15-20 minutos, para no revertir el proceso y volver a absorber las toxinas.

Por cierto, si no sabes quién es el doctor Alberto M. Bosch, te recomiendo que no te pierdas esta conferencia sobre cómo afrontar el cáncer de forma holística. ¡Este hombre es un crack!

  • Raspado de piel: también es una práctica a hacer por la mañana antes de la ducha. Usa un guante de crin. Cepilla suavemente el cuerpo dirigiéndote hacia las ingles desde las piernas y hacia las axilas desde los brazos. Te ayudará a limpiar toxinas que se han quedado en la piel y evitarás su reabsorción. Te dejará la piel suave y brillante, sobretodo si incorporas a tu detox los baños de agua salada.

4. Si sientes que necesitas un apoyo extra, haz un semiayuno o una monodieta
Este punto es totalmente opcional. Ahora mismo hay un boom de los ayunos y semiayunos que, a mi parecer, no le hacen justicia a las terapias serias que buscan restablecer la salud a través de estas técnicas. Es muy importante tener un control a la hora de realizarlos o elegir una opción que no sea “peligrosa” para nosotros.
Siempre hablando de mi experiencia personal, os contaré que yo me aficioné durante un tiempo a hacer ayunos muy cortitos de zumos. Era un momento en el que yo estaba bastante desequilibrada a nivel de salud, mi artritis estaba atacando fuerte y el cuerpo no tenía todos sus recursos disponibles para luchar contra ella. El resultado fue una reacción excesiva de mi sistema inmune, desarrollé sensibilidad ante algunos alimentos y también me bajaron mucho las defensas: gripes, herpes, y otros indicadores.
Seguramente si hiciera ahora mismo un semiayuno, mi cuerpo estaría mejor preparado, ya que está mucho más equilibrado y fuerte. Lo que quiero decir explicando esta vivencia es que nada es absoluto, cada persona en su situación y momento puede necesitar unas pautas u otras, así que yo te propongo que te escuches y veas si realmente necesitas unos días de monodieta o semiayuno. Si la respuesta es sí, elige la opción más adecuada para ti. Yo te propongo 3:

  • Semiayuno matutino: este lo puedes hacer incluso cuando no estés de detox, una vez a la semana o durante varios días en alguna época concreta. No es nada peligroso. Se trata de alargar la depuración que hace el cuerpo durante la noche desayunando un zumo o batido verde y nada más hasta el mediodía. Para algunas personas es muy fácil, otras necesitan comer más durante la mañana. Ajústate a las sensaciones del cuerpo.
  • Monodieta de uva: Puedes hacerla sólo un día o alargar hasta 10 días. De nuevo, depende de tu condición. No recomiendo esta monodieta para personas con diabetes por el alto contenido en fructosa de la uva y tampoco para personas con el organismo acidificado o con tendencia a acidificarse, tampoco en fases críticas de artritis reumatoide. Es este caso, mejor hacer sólo el ayuno matutino. Pero volviendo a la monodieta de uva, puedes hacerla el tiempo que quieras: 1 día, 3, 7, 10 días… La verdad es que los 3 primeros días son los más duros a nivel de síntomas y a nivel psico-emocional. También durante esos días el cuerpo “tira” de reservas que tiene acumuladas. El detox potente empieza a partir del cuarto día (lo sentirás en tu piel y tu agilidad metal). Pero está muy bien si quieres hacerlo sólo un día, el cuerpo te agradecerá el descanso. En este caso, la uva, al ser una fruta rica en azúcar, evitará bajadas de glucosa. Además ¡está de temporada! Así que no hay excusa para no comprarla ecológica. Esto muy, muy importante, ya que la uva no ecológica lleva muchos pesticidas y químicos.
  • Monodieta de arroz integral: De nuevo, si estás en medio de una crisis de artritis, no hagas monodietas, el arroz también acidifica un poco el organismo. Pero lo que es más importante, si tu metabolismo está desequilibrado, mejor no hacer cambios bruscos en este momento. Si no es tu caso, haz una monodieta de arroz integral hervido con alga kombu + gomasio durante 3-10 días. Sólo tomamos arroz integral durante todas las comidas: desayuno, comida, merienda, cena….

Las monodietas las haremos al principio del detox, después de los tres días previos de preparación. Puedes tomar la linaza por la mañana y los probióticos (te lo explicaré bien en el siguiente post). Después de la monodieta, seguiremos las pautas dietéticas establecidas.

Comida que cura (y depura)
¿Qué alimentos puedo consumir durante el proceso de desintoxicación? Básicamente lo que más nos gusta… ¡Comida que Cura!
Frutas y verduras tantas como quieras, cereales integrales (¡sin gluten, por favor!), legumbres con moderación, grasas de buena calidad también con moderación.
Hago especial mención de las algas, intenta incorporarlas a tu dieta regular, pero no te las dejes en el detox, durante estas semanas son un “must”. Además de las algas culinarias, puedes añadir una cura de algas más medicinales, por ejemplo chlorella o espirulina. Puedes comprarlas en comprimidos. Te ayudarán a eliminar toxinas y sobretodo metales pesados que se han ido acumulando en el cuerpo.
En las lista que tienes a continuación hago una clasificación de los alimentos más importantes en cada categoría. Puedes clickar sobre la imagen par agrandarla. También, imprimirla y colgarla en la nevera para que sea más fácil. 😉

depuracion

Recetas depurativas
Durante el detox, toma regularmente zumos y batidos verdes, mejor por la mañana, después de beber tu vaso de agua con linaza (te lo explicaré en el post de mañana). Aquí tienes un ebook descargable con un montón de recetas para que no te aburras siempre del mismo zumo.
De igual manera, añade esta receta de caldo depurativo. Es una buena opción para la noche, ya que es muy ligera y puedes comer también algunas de las verduras del caldo para completar la comida.

CALDO DEPURATIVO
En una olla bien grande, añade agua hasta arriba y mete: 2 cebollas peladas, un puerro, una rama de apio con sus hojas, una tira de alga kombu, un par de nabos daikon, unas cuantas hojas de col o coles de bruselas, setas shitake (secas o frescas) y, si te apetece, alguna verdura más, ya sea de hoja verde o de raíz. Sólo cuida, si quieres incorporar brócoli o coliflor, de no cocinarlos más de tres minutos, en este post te explico por qué.
Guarda el caldo en la nevera, aguanta hasta 3 días sin problemas.

La lista de la compra para tu detox
Además de la lista de alimentos anteriores, que tú mismo organizarás según tus gustos y necesidades. Tienes que comprar también estas cosas:

  • Semillas de lino, también llamadas linaza. No importa si son doradas o marrones.
  • Si tomas lácteos, kefir de cabra o de oveja, piensa que tomarás un vaso diario, así que hay que comprar provisiones suficientes.
  • Si no tomas lácteos, has de tomar probióticos. Yo te recomiendo uno de estos: FERZYM FAST de laboratorios Specchiasol, LACTIBIANE de laboratorios Pileje o ERGYPHILUS de laboratorios Nutergia.

El el post siguiente entraremos directamente con la rutina del detox, así que te contaré cómo has de incorporar estos elementos a tu depuración.

Annexo: ¿Y qué pasa con el pulmón?
Aunque lo hemos dejado en un segundo lugar, el pulmón es importante en esta época del año. Te dejo unas pautas sencillas que también puedes incorporar a tu depuración.

  • Desde el punto de vista dietético, yo te recomiendo evitar alimentos que provocan mucosidad, aunque si estás siguiendo la dieta que cura ya habrás eliminado los más “peligrosos”, que son los lácteos. Evita o reduce también las harinas refinadas (panes, galletas, bollería…) y otros productos más “saludables” como la avena o la soja, sobretodo en formato de leche vegetal.
  • Desde el punto de vista de la fitoterapia, añadiremos a nuestro detox 2-3 tazas del té de algunas de estas plantas o preparados que las combinen: malvavisco, pino, tomillo, equinácea…
  • Desde el punto de vista de la medicina ortomolecular, tomaremos vitamina C. La dosis diaria recomendada es de unos 2 gramos diarios y, si estamos resfriados, podemos aumentar la dosis hasta a 6 gramos, aunque yo te recomiendo que no sobrepases los 4 gramos. La vitamina C se vende de dos formas, como ácido ascórbico o como ascorbato de calcio, la primera formulación puede provocar acidez estomacal a personas con sensibilidad gástrica en dosis elevadas, pero normalmente en las dosis de 1gr (que son las que te propongo) no pasa absolutamente nada. La marca que yo uso (es una preferencia totalmente subjetiva) es la Vitamina C de 1000mg (1 gr) de Solaray, toma la vitamina C que te guste más, pero eso sí, siempre de laboratorios naturales como Solaray, Solgar, A.Vogel, Pilege, Specchiasol, Dhu… Estos son algunos de los que me vienen ahora a la cabeza, pero hay muchos más. Si tienes sensibilidad gástrica, te recomiendo el producto “Reacta C 500mg” que trabaja con la segunda formulación totalmente inocua para tu estómago, es también de laboratorios Solaray. En este caso toma dos cápsulas diarias para llegar a los 1000mg. Mi recomendación es que tomes la vitamina C cuando comas algo rico en agua: sopa, ensalada, fruta… mucho mejor para absorber la vitamina.

¡Suficiente por hoy! Ya tienes mucha información para preparar tu detox. Sólo queda un post, que saldrá mañana, dónde vamos a poner un ejemplo de cómo es un día en el detox. Hasta entonces, espero que puedas disfrutar y asimilar los conocimientos de la entrada de hoy.

Detox de Otoño. Parte 1

Ya ha llegado el fresquito, al menos a Barcelona. Personalmente llevo unos días sintiendo que es un momento de transición y, a nivel higiénico-dietético, eso se traduce en una depuración, en una puesta a punto.

Así que, ni corta ni perezosa, me dispuse a escribir un plan de detox otoñal para que hagamos juntos. Y tan motivada estaba, ¡que me han salido 12 páginas de detox! ¡Qué locura! Demasiada información, así que he decidido darosla por fascículos (una cosa también muy otoñal).

detox-de-otoño

Durante tres días publicaré un post diario con una parte del detox:

  • La primera, la que publico hoy, comenta básicamente en qué consiste un detox de Otoño, qué órganos están implicados, qué haremos para drenarlos, etc.
  • La segunda muestra la dieta básica que hay que seguir y otras prácticas complementarias que potenciarán nuestro detox.
  • En la tercera y última parte, os enseñaré cómo sería un día del detox, para que podáis tener una guía práctica.

¿Os animáis?

¡Pues vamos allá!

A modo introductorio…

Las estaciones nos influyen más de lo que creemos, no es sólo que haga frío o calor, la cosa va más allá. Consciente o inconscientemente, cambiamos nuestros hábitos según la época del año: en invierno dormimos más, estamos más introspectivos, … en verano somos todo energía, nos apetece estar rodeados de gente, queremos vivir más hacia afuera… Y todas estas tendencias, van acompañadas de sus consecuentes hábitos (saludables o no).

Además de verse afectado por los agentes externos, el organismo sufre la “resaca” de todos esos hábitos inadecuados que hemos mantenido durante la estación anterior. A estas alturas del año, en Otoño, se puede ver muy bien: ¿Cuántos habéis pillado un resfriado? O ¿cuántas personas a vuestro alrededor ya han tenido que sacar el kleenex o tomarse unos días de descanso? Solemos echarle la culpa al cambio de tiempo y, aunque es cierto que nos influye a la hora de hacernos más vulnerables ante algunos virus, muchas veces tiene más que ver con lo que hayas hecho durante el verano. Ya sabes, recogemos lo que sembramos… si siembras comida que cura, no hay problema. Si nos pasamos… hay que actuar rápidamente para remendar o minimizar el impacto. ¿Y cómo hacemos eso? Pues con una puesta a punto a modo de detox.

¿Desintoxicarse en Otoño?

Pues sí. El detox no es sólo para la Primavera. Cada estación tiene su forma de detox, sus órganos a drenar, sus hábitos, sus alimentos-medicina… Con las depuraciones buscamos, además de limpiar y eliminar toxinas, nutrir, fortalecer, … En Otoño queremos crear más resistencia ante una estación que es más dura para el organismo.

En el detox otoñal introducimos más elementos calientes, como por ejemplo, el caldo depurativo o te propongo hacer una monodieta a base de arroz integral, ya no sólo de fruta. Esto depende un poco de tu condición y necesidades. Ya verás que a medida que vayas leyendo este post, vas a ir “descubriendo” las pautas más adecuadas para ti.

Si en la primavera el órgano emunitorio (de eliminación) estrella es el hígado, en el Otoño el protagonista es el intestino, seguido del pulmón.

¿Depurar el intestino?

Sí. Depurar el intestino es fortalecer el sistema inmune. Además siempre que facilites la eliminación de toxinas a través de cualquiera de los órganos emunitorios, estarás indirectamente depurando todo el cuerpo. Piensa que la sangre circula continuamente por el organismo, todo es un engranaje perfecto que funciona en sinergía.

El intestino es un órgano que me fascina. Al realizar funciones un tanto escatológicas, algunos lo ven como un órgano de segunda categoría, pero te sorprenderá saber que entre el 70 y 80% de nuestro sistema inmunológico reside en el intestino, más concretamente en lo que ya llamamos microbiota o, utilizando un término más de estar por casa, flora intestinal.

intestino

Además, otro tema apasionante es la permeabilidad del intestino, la causa de tantas enfermedades y anomalías, incluyendo las autoinmunes como la Artritis Reumatoide.

La idea es hacer una limpieza a fondo del sistema digestivo. Nos centraremos en varios puntos:

  • Eliminar todo bichito del intestino que nos debilita y enferma: bacterias nocivas, parásitos… Utilizaremos varios superalimentos, verás que es muy fácil.
  • Hacer una limpieza a fondo del intestino. Deshacernos de suciedad que ha quedado incrustada ahí y dificulta su correcto funcionamiento. (Aquí podemos añadir enemas caseros, ya verás cómo)
  • Repoblar el intestino con bacterias beneficiosas. Hacer que la flora intestinal sea un jardín bien frondoso, sin malas hierbas y con una gran diversidad de especies amigas.

Otras cosas que “depurar”

También buscaremos una depuración a nivel general:

  • Eliminar toxinas a través de otras pautas higiénicas y del ejercicio físico (¡muy importante!).
  • Depurar indirectamente otros órganos como los pulmones o los riñones.

ejercicio diario

Aprovecharemos para “depurar” en otros niveles más sutiles:

  • Cuida tus pensamientos, intenta ser más consciente de la cosas que haces “por inercia” durante el día: cómo comes, cómo reaccionas ante algunas situaciones, cómo afrontas las diferentes obligaciones en tu día a día…
  • Cultiva la mente: lee, ve documentales… evita la entrada de información “basura”: menos tele o menos redes sociales… desengánchate del móvil y de los programas que nos “atontan”
  • Cultiva tu espíritu: al menos unos minutos al día, siéntate cómodamente en silencio y respira profundamente. Observa la dirección que toman tus pensamientos ¿Hay algo que te preocupa? ¿A qué no puedes parar de darle vueltas? Empieza a darte cuenta de los diálogos interminables que todos teneos con nosotros mismos. Es algo a lo que, muy escatológicamente, yo llamo “diarrea mental”, lo siento por los sensibles, pero es la mejor definición a mi parecer. Intenta parar esa tendencia. Sólo respira, sin presión, ni expectativas. Siéntate a ver qué pasa.

De momento, ya tienes información que “masticar y digerir” durante el día de hoy. Mañana empezaremos con pautas más concretas. También con algunas indicaciones para que te vayas organizando en la compra y la cocina.

¡Nos vemos mañana!

Mi batido verde preferido

Bueno, no te creas que soy muy fiel a mis gustos respecto a los batidos… Debería haber titulado el post “mi batido verde preferido de este mes” o ” de ahora mismo”, pero me parecía demasiado largo y complicado. Justo al contrario que este batido ¡Es tan fácil y rápido! Y está muy muy bueno. si aun eres reacio a los batidos verdes, no te lo pienses, saben mejor de lo que lucen, te sorprenderán.

batido_verde_perfecto¿Zumo o batido?
La pregunta estrella. Mi respuesta es esta: si tienes una licuadora cold pressed, zumo. Si no, batido. Eso desde el punto de vista del aprovechamiento de los nutrientes. Las licuadoras normalitas se calientan en exceso y acaban con las vitaminas y muchas otras propiedades de la fruta, así que te da prácticamente igual tomarte el zumo o no. La batidora también hace lo mismo, pero un poco menos. Lo ideal es que no la pongas a la potencia máxima y que tritures sólo el tiempo justo.

La diferencia entre el zumo y el batido no es que este último lleve leche y nata montada, ¡nooooo! La diferencia es que el zumo no lleva fibra, porque la hemos separado del jugo al licuarla. El batido conserva su fibra, por eso la textura es más densa. Bien, pues desde el punto de vista energético y nutritivo, también existen diferencias entre los dos. El zumo es más “limpio” y más “rápido”, quiero decir que al no llevar fibra lo digerimos muy fácilmente, no crea muchos residuos y la glucosa que ingerimos con él entra rápidamente en el torrente sanguíneo dándonos un buen chute de energía. También es una energía un poquito más explosiva que no se sostiene demasiado, el cuerpo necesitará nuevas reservas pasado un rato. En cuanto al batido, la digestión es un poquito más lenta, la fibra hace que la glucosa se absorba más lentamente y nos proporciona una energía más sostenida en el tiempo, también ayuda en el tránsito intestinal. Cualquiera de las dos opciones es perfectamente saludable. También es una cuestión de gustos y de circunstancias.

Bueno, ¡vamos con el batido preferido! Antes, por si aun no lo tienes claro, te recuerdo que intentes utilizar verduras y frutas ecológicas. No queremos batido de pesticidas, herbicidas y otros venenos.

Ingredientes

1 pepino
1 buen puñado de espinacas frescas
2 ramas de apio con sus hojas
1 puñadito de menta fresca
1 taza de zumo de manzana / piña /pera (puedes sustituirlo por la fruta y añadir más agua)
1 chorrito de agua o preferiblemente rejuvelac
Superfoods: 1 cucharadita de maca, 1 cucharadita de chlorella o hierba de trigo

Preparación

En una batidora tipo Vitamix tritura todos los ingredientes, primero pon el líquido, luego los ingredientes más duros y luego las hojas y los superfoods. Si te sale demasiado batido y no lo vas a consumir en un buen rato, es mejor que lo congeles en vez de dejarlo en la nevera, así conservarás mejor sus propiedades.

batido_verde_delicioso