Natillas de chocolate y cursos en Barcelona

Hola a todos!

Hace mucho que no aparezco por el blog, aunque no haya parado de hacer un montón de cosas con Comida que Cura fuera del mundo virtual. Sin embargo, tenía un pellizquito en el corazón por tener un poco abandonados a los que estási lejos de Barcelona y mantenéis el contacto conmigo por aquí.

Así que hoy he decidido romper con ese patrón y os traigo dos noticias: Una en forma de chocolate, ¡Que nunca viene mal! Y otra en forma de curso, porque el conocimiento es lo que nos hace libres y fuertes. Las dos cosas van de la mano y tienen mucho que ver. El curso que os presento es el de Introducción a la Alimentación Saludable en su ya cuarta edición.  Hace menos de un año lo presentaba por primera vez en Llavoretes y estoy encantada de repetirlo de nuevo ahí. Este curso se estructra en 4 sesiones (1 semanal) en las que se establecen los conociminetos necesarios para desarrollar una alimentación sana a la medida de cada uno. Aprendemos qué son, para qué sirven y dónde encontrar los nutrientes esenciales para la vida y también debatimos sobre algunos mitos y algunas modas o tendencias en la línea de la alimentación saludable.

El jueves 25 de Mayo celebramos la segunda clase de este curso, la que está dedicada a los lípidos o grasas saludables. Quedan muy poquitas plazas libres, pero si te das prisa, quizás consigas un hueco. Te recomiendo mucho que si te interesa la salud, tomes este curso básico que te dará conocimiento que puedes llevar contigo toda la vida. 

Para apuntarte escribe a llavoretes.sants@gmail.com

Te dejo por aqui el calendario de los siguientes encuentros,  puedes asistir a ellos de forma independiente o puedes incorporarte al ciclo completo, todavía estás a tiempo de “ponerte al día”, te pasaré los apuntes de la clase anterior y te haré un mini resumen para que puedas seguir sin problema-.

  • Jueves 11 de Mayo de 20 a 21:15h
    Los hidratos de carbono 
  • Jueves 25 de Mayo de 20 a 21:15h
    Los lípidos o grasas
  • Jueves 01 de Junio de 20 a 21:15h
    Las proteinas
  • Jueves 08 de Junio de 20 a 21:15h
    Las vitaminas y minerales

¿Vamos con el chocolate?

Pues como que esta segunda clase del curso va de los lípidos o grasas saludables, te dejola receta de un dulce delicioso que tiene como base una de las grasas más saludables que podamos tomar, la del aguacate y la del coco. Eso sí, ten en cuenta que hay que tomar la proporción adecuada de grasa, aunque sea saludable. La calidad y la cantidad cuentan en lo que a lípidos se refiere.

¿Te he dicho ya que es una receta facilísima? Compuébalo tú misma.

Natillas crudiveganas de chocolate

Ingredientes
(para 2-3 natillas)

  • 1 aguacate
  • 1 cucharada sopera de cacao puro en polvo
  • 1/2 cucharadita de algarroba en polvo
  • 1 cucharada sopera de sirope de agave
  • 3 cucharadas soperas de leche de coco
  • 1 pizca de sal
  • Toppings al gusto: fruta, frutos secos, superfoods…

Preparación
Es muy fácil: pela y quita el hueso del aguacate y mételo en una procesadora o batidora potente con el resto de ingredientes (menos los toppings) Tritura bien, alrededor de 2 minutos. Coloca en moldes o vasitos individuales y refrigera por un ahora como mínimo para conseguir una textura firme y cremosa. Antes de comer, añade toppings al gusto. Si le pones avellanas… ¡Recuerda un poquito a la Nutella!

Bon profit!

 

Granola con chips de chocolate

Hoy te dejo por aquí una receta sencilla y muy útil. Los mueslis o granolas preparados, además de ser bastante caros si los compras de buena calidad, suelen tener algunos ingredientes que no nos hacen nada bien, sobretodo azúcares y grasas vegetales de dudosa procedencia que, como verás en esta receta, son totalmente inncecesarios.

Te recomiendo hacer una buena dosis de este muesli porque no durará mucho en casa. Es crujiente y delicado a la vez, perfecto para tomar con leches vegetales, batidos o bols… O simplemente para picar cuando tienes ganas de algo dulce y saludable.

receta muesli chips chocolate

Te dejo la receta por aquí =)

Continue reading

Cheesecake de boniato

14517434_1620142848285109_2459526007402953654_n

Aquí tienes la receta de uno de las meriendas que más he preparado este Otoño. Es una tarta vegana, sin azúcares refinados y con productos de temporada. Si quieres que sea completamente libre de gluten, sólo tienes que utilizar copos de avena sin gluten.

Esta tarta se sirvió en la “sobremesa” del Yoga y Picnic que celebramos el pasado Octubre en Barcelona y también la merienda del último taller de Introducción a la alimentación saludable. Es facilísima de preparar y da muy buen resultado, seguro que dejarás sorprendidos a los golosos más exigentes.

El boniato es una de las hortalizas más interesantes del Otoño: fuente de betacarotenos, vitamina A, C, D… minerales como el hierro, el magnesio… Por eso el boniato mejora tu inmunidad y te ayuda a combatir situaciones de stress. Eso sin contar su alto contenido en fibra y su efecto cálido sobre el organismo.

Además, en la cocina el boniato es uno de los alimentos “comodín” que puedes usar para todo: es una alternativa perfecta a las patatas, lo puedes usar en platos dulces y salados y es delicioso solo, simplemente cociendo al vapor o en el horno.

Para que veas lo versátil que puede ser este alimento, te dejo con una receta de esas que dejan huella, un cheesecake de boniato que estoy segura no vas a preparar sólo una vez.


 

Cheese cake de boniato y chocolate
(para 8 10 personas) Model de 20cm de diametro

INGREDIENTES

Para la base

  • 1 T de copos de avena finos
  • 1 T de pipas de girasol
  • 1/2 T de aceite de coco derretido
  • 3 c.s. de leche vegetal (arroz, avena, …)
  • 3 c.s. azúcar de coco
  • 1/2 c.p. sal

Para el relleno

  • 4 boniatos medianos
  • 1/2 T de leche de coco
  • 1c.s. de chía molida
  • zumo de 1/2 limón
  • ralladura de la piel de 1/2 limón
  • 5 c.s. de azúcar de coco
  • 1 c.s. de canela molida
  • 1/2 c.p. de cardamomo molido
  • 1/2 c.p. sal

Para la cobertura

  • 1 tableta de chocolate endulzado con agave.
  • 3 cucharadas de leche vegetal
  • 1 pizca de sal

 

PREPARACIÓN

Lo primero es hornear los boniatos. Lávalos bien y pínchalos con un tenedor, mételos en el horno con su piel y deja que se cocinen bien, al menos una hora a unos 180º dándoles la vuelta de vez en cuando,

Vamos a preparar la base. En un molinillo eléctrico, tritura las pipas de girasol y los copos de avena hasta hacer harina con ellos. Añade la mezcla a un bol junto con la sal y el azúcar de coco y remueve bien. Añade poco a poco los ingredientes líquidos mientras remueves. Queremos conseguir una consistencia de tierra mojada que se apelmace entre los dedos.

Forra el molde con papel de horno y unta con un poco de aceite de coco. Vierte la mezcla de la base y con las manos un poco humedecidas, ve distribuyéndola bien subiendo un poco hacia las paredes del molde.

Hornea a 160º unos 20 minutos, hasta que el color cambie a ligeramente tostado. ¡Cuidado que es fácil que se queme, hay que estar atento! Saca del horno y deja enfriar.

Ahora vamos a por el relleno. Una vez los boniatos estén cocinados, deja templar y pélalos. En una procesadora de alimentos añadimos la pulpa de los boniatos y el resto de los ingredientes del relleno. Tritura bien hasta que quede una pasta sedosa. Viértela sobre la base de la tarta y aplana bien con ayuda de una espátula.

Hornea unos 30 minutos a 180º, el color de la tarta debe oscurecerse ligeramente y ha de quedar más firme. Si no observas estos cambios, déjala unos 10-15 minutos más. A veces depende un poco del tipo de horno que utilizas. Piensa que cuando se enfríe cogerá más cuerpo. Lo ideal es que cuando esté templada, la metas una media hora en la nevera, para poder trabajar bien cuando incorpores el chocolate.

Para la cobertura, en una olla de fondo grueso derrite el chocolate y añade la leche vegetal y la pizca de sal, ajusta la consistencia, ha de quedar cremoso pero manejable.

Saca la tarta de la nevera y vierte el chocolate desde el centro hacia fuera. Puedes paladar un poco con una espátula. también puedes desmoldar la tarta y al incorporar el chocolate, dejar que caiga un poquito por los lados.

¡Ya está lista! Guarda la tarta en la nevera durante un máximo de 5 días. (Seguro que no durará tanto)

Taller de introducción a la alimentación saludable y una receta de chocolate

¡Hola! ¿Qué tal va el comienzo de temporada? Yo estoy muy contenta y felizmente ocupada en todos los eventos de Comida Que Cura. Sin ir más lejos, este sábado inauguramos los talleres de Otoño con el curso de introducción a la alimentación saludable y para celebrarlo he decidido compartir la receta del tentempié que voy a ofrecer en él. Si no te apetece cocinar (aunque es muy fácil de preparar), puedes venir al taller y degustar lo que voy a preparar para todos los asistentes, quedan las última plazas (y que conste que esto no es una estrategia de marketing). Por si andas despistado/a, te recuerdo los detalles del curso:

CURSO DE INTRODUCCIÓN A LA ALIMENTACIÓN SALUDABLE

alimentacion-saludable

Perfecto para empezar a cambiar tu dieta hacia una alimentación más sana y consciente. En este taller intensivo (una mañana) empezarás por el principio, aprendiendo las bases sobre las que construir una vida más saludable, despejando dudas y despertando tu creatividad en la cocina.

Hablaremos de los alimentos y las cantidades necesarias para llevar una dieta nutritivamente equilibrada y sin carencias. Repasaremos las preguntas más comunes, hablaremos de temas de actualidad como el gluten, la leche, los efectos emocionales de los alimentos… Todo para ofrecerte herramientas que te permitan construir tu propia dieta, para que seas autónomo y te sientas seguro en cada paso.

  • El 17 de Septiembre de 10 a 14h
  • En Planeta Terra Ecobotiga. Avd. de la Pineda 100 (Castelldefels)
  • Inversión: 20€ (plazas limitadas)
    Incluye dossier explicativo y tentempié saludable.

Para apuntarte contacta conmigo No te lo pienses mucho, ¡Estamos casi al completo!

 

A continuación te dejo la receta que ofreceré en el taller:

Bolitas de cacao y cacahuete crudiveganas

chocolate_sano

 

Ingredientes

  • 10 orejones (albaricoques deshidratados)
  • 3 dátiles Medjool o 6 dátiles normales
  • 1/2 taza de cacahuetes tostados y no salados (puedes comprarlos crudos y tostarlos tú mismo en una sartén o en el horno)
  • 1 c.s.* de copos de avena finos
  • 1 c.s. de manteca de coco o 2 c.s. de aceite de coco
  • 1 c.s. de cacao puro sin azúcar + un par de cucharadas más para rebozar las bolitas
  • 1 c.p.* de algarroba (opcional pero muy, muy recomendable)
  • 1 pizca de sal marina

*c.s.= cucharada sopera
*.p.= cucharada de postre

dulces-sanos

Preparación

Pon los orejones y, si no usas dátiles Medjool, también los 6 dátiles en remojo en agua caliente por un mínimo de 1/2 hora.

Mientras, en un procesador de alimentos, tritura los cacahuetes. Recuerda que han de ser cacahuetes tostados y no salados y que te recomiendo mucho que hagas este proceso manualmente en casa, en el horno o en una sartén. Vigila porque es fácil que se quemen, ¡has de estar bien atento!. Cuando los tritures, deja pequeños trozos para darle un efecto crujiente a las bolitas. Reserva los cacahuetes en un bol.

Tritura ahora los orejones y los dátiles, escurriendo previamente el agua del remojo. Busca que se forme una crema espesa, que se pegue a las paredes del procesador de alimentos, es posible que necesites añadir un poco de agua, pero no te pases, piensa que queremos manipular la pasta para hacer bolitas y si está muy clara no podrás.

Una vez bien triturado todo, añade los copos de avena, el cacao, la manteca o aceite de coco, la algarroba (si la usas) y la pizca de sal. Tritura hasta que se integren bien todos los ingredientes. Por último, añade los cacahuetes que previamente has triturado y pulsa sólo un poco en tu procesadora para que se integren sin triturarse demasiado.

Coloca la pasta en un bol o tupper y refrigera por unos 20 minutos en tu nevera.

Pasado ese tiempo será muy fácil formar las bolitas. Mójate un poco las manos y haz bolas del tamaño de una albóndiga (la comparación es un poco extraña, pero describe muy bien la medida). Refrigera por media hora más, puedes meter las bolas en el congelador para acelerar el proceso. Pasado ese tiempo, reboza las bolitas en cacao. Si las rebozas antes de refrigerar, la masa absorberá el cacao y te quedarán las bolitas mojadas. De esta manera, te aseguras de mantener el rebozado intacto.

¡Sólo te queda disfrutarlas!

 

 

 

 

 

 

 

 

Pastel express de lima y chocolate

Ayer publiqué una foto aquí y aquí de mi merienda. Un pastel crudivegano de lima y chocolate súper fácil y, dentro de lo que entendemos como pastel, es una de las opciones más saludables que puedas echarte al cuerpo, como esta versión de aquí.

No tenía previsto publicar la receta porque, como he dicho, es un pastel raw muy sencillito que puedes encontrar en internet fácilmente, pero algunos me preguntasteis cómo se hacía, así que aquí tenéis la receta.

comidaquecura

Os aviso de que lo hice a ojo, como todo lo que suelo preparar al margen de Comida que Cura, ya os conté en el pan que cura que me cuesta mucho preparar las recetas midiendo y apuntando todo. Pero voy a intentar hacer memoria y ajustar las cantidades. Os pido que si probáis la receta y observas algún error, lo compartáis en los comentarios, así, entre todos, configuraremos este pastel súper rico.

Pensad que con esta receta como base, podéis crear muchos otros pasteles. El aguacate se puede combinar con casi cualquier sabor: fresas, frutos del bosque, plátano, naranja, mango, café de cereales, cerezas, coco, canela, manzana, vainilla… en fin, lo que se te ocurra. El aguacate te da la textura y es un lienzo en blanco para el sabor. Así que… ¡arriba esa creatividad!

healthy_mug_cake

PASTEL CRUDIVEGANO DE LIMA Y CHOCO

INGREDIENTES

(Para dos tazas de pastel y un mini molde -8 cm de diámetro- como los de la foto)

Base

  • 1 taza de almendras laminadas crudas (si tienes almendra molida con 3/4 de taza es suficiente, si tienes almendras crudas enteras, 1 y 1/4 de taza)
  • 3/4 taza de dátiles
  • 1/4 taza pasas
  • 1 c.s. de aceite de coco
  • 1 pizca de sal

Relleno de lima

  • 2 aguacates grandes o 3 pequeños
  • 2 limas (el zumo + la piel rallada de una de ellas)
  • 1/4 taza de agave u otro endulzante natural tipo miel, azúcar de coco, panela, sirope de arce, de coco…)
  • 1 c. s. de aceite de coco
  • 1 pizca de sal

Relleno de chocolate

  • 1 aguacate grande o 2 pequeños
  • 1 c.s. de algarroba en polvo (mejor ecológica y raw)
  • 1 y 1/2 c.s. de cacao en polvo sin endulzar (mejor ecológico y raw)
  • 3 c.s. de agave u otro endulzante natural tipo miel, azúcar de coco, panela, sirope de arce, de coco…)
  • 1 c. s. de aceite de coco
  • 1 pizca de sal
  • Almendras laminadas para decorar

pastel_saludable

PREPARACIÓN

Para la base, pon en remojo los dátiles y las pasas en agua tíbia, al menos durante una hora.

Si usas almendras enteras, te recomiendo que las actives para darle más potencia nutricional a tu pastel. Si no, está bien que uses almendras compradas, ya sean laminadas o hechas harina.

Escurre los dátiles y las pasas y, en un procesador de alimentos, tritura todos los ingredientes de la base hasta que se forme una bola en la máquina, quizás debas ajustar la consistencia añadiendo más agua o más almendras. Reserva.

Para el relleno de lima, en el mismo procesador coloca todos los ingredientes y tritura. Reserva.

Limpia un poco la máquina y prepara ahora el relleno de chocolate de la misma forma que antes, mezclando todos los ingredientes.

Monta el pastel: si usas un molde, presiona la base del pastel con las manos un poco mojadas. Queremos que esta base tenga más o menos 1 cm de grosor. Vierte ahora la capa de lima y aplana con una espátula. Mete el pastel en el congelador por, al menos, una hora.

Pasado ese tiempo, saca el pastel y añade la capa de chocolate, que será más finita que la de lima. Decora con las láminas de almendra y vuelve a meter en el congelador por otra hora más como mínimo. Pero puedes guardarlo varios días hasta que lo vayas a consumir, en este caso, tápalo con papel film.

Cuando lo quieras comer, sácalo del congelador una media hora antes. Pasa un cuchillo entre el pastel y el borde para poder desmoldarlo fácilmente sin romperlo.

Si quieres preparar el pastel en taza (mejor si lo quieres comer directamente, sin congelar) Ve combinado las diferentes capas del pastel como quieras. En la foto puedes ver como lo he hecho yo, pero es .

Ya está, eso es todo. Facilísimo ¡Y está muy, muy rico!

raw_cake

Preparando la Castanyada ¡Panellets saludables!

Aunque he de confesar que estoy un poco desilusionada con el cambio de hora (no me gusta nada), me reconfortan días otoñales como el 1 de Noviembre, lo que para mi, de toda la vida, ha sido ¡La Castanyada! En Barcelona ya se siente el viento fresquito y, a veces, cuando menos te lo esperas, ese viento trae aromas de Otoño, el de la castañera, asando sus castañas y boniatos. Entonces, es cuando es oficial, queda inaugurada la temporada invernal, para bien o para mal, winter is coming.

halloween-saludable

Algunos tenéis ya el chip de que el 1 de Noviembre es la celebración de Halloween. Pero aquí, una servidora ya tiene una edad y hace unos cuantos años (no especificaré cuantos) lo de Halloween era algo que se veía en la tele, una costumbre “yanky” que sentíamos muy ajena a nosotros. Lo que es la vida, ¿no? Halloween le hace sombra a la fiesta de Todos los Santos…¿Será la globalización? ¿Será otra estrategia para consumir más? Sea lo que sea yo me quedo con lo que celebramos en Cataluña, que es la Castanyada de toda la vida. Comemos castañas y boniatos asados, como es costumbre también en otros lugares, pero la gracia aquí son los panellets. Unos pastelitos tradicionalmente hechos de patata, harina de almendra y toneladas de azúcar blanco. Peeeero… como a los que nos asomamos por aquí nos gusta la comida que cura y no queremos renunciar a tradiciones tan estupendas como esta, pues vamos a preparar nuestra versión saludable de los panellets de siempre.

panellets_castanyada

Es fácil y rápido, la clave está en planificar y ser un poco apañado. Pero de eso vamos más que sobrados, ¿verdad?

Prepararemos 4 variedades diferentes: reinterpretaremos recetas tradicionales y haremos de las nuestras creando versiones crudiveganas y usando ingredientes que nos aportan un extra de salud.

Antes de empezar, una recomendación general para todas las recetas: asa el boniato y la calabaza el día anterior para poder manipularlos fácilmente cuando prepares tus panellets. La textura no es la misma en caliente que en frío y después de reposar unas horas.
Entonces: en el horno, asa un boniato grande o dos pequeños y 1/4 de calabaza, si es pequeña, utiliza media. Las medidas de las recetas dan para los panellets que tenéis en las fotos.

Otro apunte, cuando hablo en las recetas de harina de almendra, me refiero a la almendra molida. Si nos ponemos estrictos, lo ideal sería que tú mismo hicieras la harina de almendra, en este caso, deberías secar la pulpa resultante de hacer leche de almendras. Si puedes hacerlo así es perfecto. Si no puedes, cómprala ya hecha. Existen marcas ecológicas que la comercializan y es una buena alternativa si no tienes tiempo de deshidratar tu propia harina.

VERSIONES TRADICIONALES

Panellets de “chocolate”

INGREDIENTES
1 boniato grande o 2 pequeños
1/2 taza de harina de algarroba
1/4 de taza de cacao crudo en polvo
1/2 c.p. de vainilla en polvo
1 pizca de sal
Semillas de sésamo para decorar

healthy_haloween

PREPARACIÓN
Como el boniato lo habrás asado el día antes, será muy fácil manipularlo. Sólo tienes que pelarlo tirando un poco de la piel. Añádelo a un bol junto con el resto de ingredientes. Aplasta bien el boniato e integra con el resto de ingredientes con ayuda de un pisa patatas.

panellets_saludables_1
Mójate un poquito las manos y haz bolitas del tamaño de una trufa. Aplánalas un poco y reboza la parte superior con un poco de sésamo.

panellets

Panellets de piñones
Un clásico y el preferido de muchos (¡el mío también!).

INGREDIENTES
1/4 de calabaza (yo usé tipo “butternut” y quedó muy bien)
1 taza de harina de almendra molida
1/4 de taza de azúcar de coco o panela ecológica
1 pizca de sal
Piñones para rebozar

PREPARACIÓN
Saca la pulpa de la calabaza tal y como he hecho yo en la foto.

panellets_1Mezcla con el resto de ingredientes menos con los piñones y, como en la receta anterior, usa un pisa patatas para aplastar e integrar los ingredientes.

panellets_3
Forma bolitas y reboza con los piñones.

panellets_saludables
Mete en el horno hasta que los piñones se doren. Ten mucho cuidado porque el cambio de piñones blancos a piñones chamuscados puede ser cosa de pocos segundos.

VERSIONES CRUDIVEGANAS

Panellets de coco

INGREDIENTES
1 taza de pulpa de zanahoria (restos de hacer zumo)
1 taza de coco rallado
1/4 de taza de dátiles
1/4 de taza de pasas
2 c.s. de aceite de coco
1 pizca de sal
coco rallado para rebozar

PREPARACIÓN
Un par de horas antes, pon en remojo los dátiles y las pasas.
Con una procesadora de alimentos, mezcla todos los ingredientes hasta formar una pasta que no se pegue demasiado en las manos.

panellets_comida_que_cura
Tradicionalmente, los panellets de coco tienen forma de seta, (será un homenaje al Otoño…) Con paciencia, dale forma de seta a tus panellets, si ves que la masa no queda compacta, añade más coco y muy, muy poquito aceite de coco. Piensa que al enfriarse cogerán mucho más cuerpo.
Reboza la parte superior de tu “seta” con un poco de coco. Guarda en la nevera al menos durante una hora antes de consumirlos.

castañada_saludable

Panellets de té matcha y almendra
Este me lo he sacado un poco de la manga… basándome en la versión del panellet almendrado, le he añadido un toque “Comida que Cura”, el té matcha. ¿Sabías que es súper antioxidante? Además ¡es delicioso!

INGREDIENTES
2 tazas de harina de almendra
1 c.p. de té matcha puro en polvo (el que se usa para cocinar)
1/4 de taza de dátiles
1/4 de taza de pasas
2 c.s. de aceite de coco
1 pizca de sal
Almendras fileteadas para rebozar

healthy_treat

PREPARACIÓN
Un par de horas antes, pon en remojo los dátiles y las pasas.
Mezcla todos los ingredientes y con las manos húmedas forma tronquitos. Rebózalos en la almendra y mételos en la nevera al menos durante 1 hora antes de comerlos.

Como ves, esto de preparar la Castanyada que Cura no es nada laborioso. Nada que ver con la versión tradicional. 😉 Nuestros panellets están riquísmos y no tienen nada que envidiarles a los de toda la vida, son mucho más ligeros y saludables. Con estas recetas queda demostrado que la Comida que Cura también incorpora algún caprichillo… pero siempre pensando en el impacto sobre el organismo, su efecto energético y emocional… Algo más complejo, pero, a la vez, más afín a nuestra naturaleza.

¡Espero que os animéis a hacerlos!

Pastel de chocolate saludable

En el mundo de los pasteles, la palabra saludable parece no encajar, pero los tiempos están cambiando y ya se puede disfrutar de un buen dulce sin que nuestra salud mengüe, incluso, ¡podemos hacer que aumente!

Este pastel es dulce y cremoso. Tiene muy pocos frutos secos y el endulzante principal es la estevia, por eso, le he puesto la etiqueta de saludable. En fin, siempre es más sano que te comas un apio o un pepino, pero como dice mi suegra, también hay que hacer cosas para nuestra “duša” (“alma” en esloveno). Así que un pastelito crudivegano con ingredientes de calidad y comido con cabeza, sólo puede potenciar tu salud y alegría. Te lo digo porque me acabo de comer un trozo del que puedes ver en la foto y ya me siento un poquito más feliz. =)
pastel de chocolate saludableBueno, empecemos con la receta, verás que no es nada complicado. Como es un pastel bastante concentrado, lo hacemos pequeñito, yo he usado un molde cuadrado de unos 10 cm de lado. Los ingredientes son para esa medida.

Ingredientes

Para la base:
1 taza de ciruelas deshuesadas
3 c.s. de semillas de lino
1 c.s. de aceite de coco derretido
2 c.s. de mantequilla de cacahuete
1 pizca de sal
1 pizca de estevia

Para el relleno
2 aguacates
3 c.s. de cacao en polvo raw
1 c.s. de algarrobo en polvo raw
1/2 c.p. de estevia en polvo
2 c.s. de melaza de arroz
1/4 taza de aceite de coco derretido
1 pizca de sal

Para el frosting
1 chirimoya
1 c.s. de aceite de coco derretido o manteca de cacao derretida
1 c.s. de sirope de agave o 2 c.s. de melaza de arroz
1 c.s. de zumo de lima

Preparación
Empezamos por la base. En un molinillo de café tritura 2 cucharadas de semillas de lino, reserva la otra cucharada para añadirlas enteras. En un procesador de alimentos, tritura un poco las ciruelas y luego añade la mantequilla de cacahuete, el aceite de coco, las semillas de lino, la sal y la estevia. No ha de quedar muy dulce.
NOTA: es importante que la estevia que uses sea de buena calidad. Es un poco más cara, pero te va a durar mucho tiempo ya que el poder edulcorante de la estevia es muy superior al del azúcar. ¿Cómo elegir una buena estevia? Ahora, al estar tan de moda, muchas marcas se han apuntado al carro, incluso Coca-Cola ha sacado una variedad endulzada con esta planta. Así que vigila, puede ser que compres educorantes artificiales a los que se les ha añadido estevia. Los edulcorantes tipo sacarina son uno de los productos más cancerígenos que existen, así que lee bien las etiquetas de lo que compras. Por otro lado, la estevia ha de ser natural, su color es verde oscuro, si es blanca, está refinada.

Continuemos… Al mezclar todos los ingredientes de tu base, se debe formar una bola en el procesador de alimentos, una pasta tipo “plastilina”, que puedas modelar, si está muy seca, añade más ciruelas, si está muy líquida, más semillas de lino trituradas.
Una vez tengamos la consistencia deseada, formaremos la base de la tarta dentro del molde, aplastando con las manos y dejándola uniforme y planita. Mete la base en el congelador mientras preparas el resto de la tarta.

Para el relleno, en el procesador de alimentos, trituraremos todos los ingredientes. Prueba la mezcla y rectifica de sabor si es necesario, te recomiendo que añadas la estevia poco a poco y que vayas probando si te gusta de dulzor. La verdad es que a mi la estevia no me encanta… tiene un sabor muy potente, que me recuerda un poco al regaliz, así que la uso “camuflada” en las recetas. Sin embargo, la estevia tiene muchas propiedades estupendas, como índice glucémico cero, ya que no hace trabajar al páncreas por no ser un glúcido. Una vez tengas el relleno a tu gusto, incorpóralo al molde, sobre la base de la tarta, deja la superficie bien lisa con ayuda de una espátula y vuelve a reservar en el congelador.

¡Vamos al frosting! Normalmente los frostings o glaseados de las tartas crudiveganas se hacen con base de anacardos u otros frutos secos, lo que las hace bastante pesadas. El glaseado de chirimoya es ligerito ¡y está muy bueno! Sólo sácale la carne a la chirimoya y tritura con el resto de ingredientes. Si no consigues chirimoya puedes hacer un frosting con plátano, aunque te quedará un color más amarronado porque se oxidará.

Para acabar, añade la capa del glaseado a la tarta y congelala por unos 15 min. Puedes dejarla incluso unos días congelada, sólo acuérdate de sacarla unas horas antes del congelador y dejar que vaya cogiendo la temperatura adecuada dentro de la nevera. Este pastel es un “semifrío”, así que no lo dejes a temperatura ambiente.

Sólo te queda decorar con la fruta que quieras, o unas cacao nibs o… ¡lo que quieras! Y comértela bien a gusto.

Crudi-granola de chocolate

Lo tengo que confesar: me pierde el dulce y el chocolate. Al cambiar de alimentación pensé que se habían acabado los caprichos y, aunque lo tenía muy claro porque mi salud pedía a gritos que los dejara, tenía momentos de “¡socorro! ¡quiero chocolate!”. En poco tiempo aprendí como adaptar recetas que me encantaban a mi nueva vida saludable. Como esta crudi-granola de chocolate que está más buena que cualquier granola comercial que puedas comprar por ahí.

Al ser raw (cruda) mantiene todas las propiedades del sus ingredientes, como el cacao, la algarroba o el trigo sarraceno. Los endulzantes son naturales y con un índice glucémico más bajo que el del azúcar, además son más alcalinos que ésta y contienen más minerales que nos permite fijar y absorver mejor todos los nutrientes que nos aporta la granola.

Crudi granola de chocolateTe dejo el paso a paso para que veas que es bastante fácil. También te animo a que la vayas cambiando a tu gusto, cuando la hagas varias veces tendrás la soltura suficiente para hacer de tu crudi-granola un snack único cada vez.

¡Vamos allá!

Ingredientes
2 tazas de trigo sarraceno activado, germinado y deshidratado
1/2 taza de sésamo activado y deshidratado
1/2 taza de copos de coco
1 taza de moras blancas
1 taza de pasas
1 taza de avellanas crudas
1/4 taza de aceite de coco
1/4 taza de cacao crudo en polvo
1 cucharadita de algarroba cruda en polvo
1/2 taza de melaza de arroz / sirope de agave crudo
1 pizca de sal

Opcional: cacao nibs, azúcar de coco.

Preparación
Para esta receta has de tener el trigo sarraceno a punto (activado, germinado y deshidratado) y también el sésamo, que no se germina, pero sí se activa y deshidrata. Asegúrate de que no has comprado sésamo tostado, sino no lo podrás activar. Mi consejo es que tengas cereales y semillas activados y deshidratados en la despensa para agilizar tus recetas. Si no sabes cómo hacer este paso, lee este post.

Empezamos con el preparado para maltear el trigo sarraceno. Para no perder las propiedades de los ingredientes, trabajaremos al baño maría y a fuego suave. Pon una olla con un poco de agua hirviendo, coloca un bol de cristal sobre la olla de manera que el fondo esté cerca del agua, pero que no quede sumergido. (tal y como puedes ver en las fotos).

paso1Empieza por derretir el aceite de coco, luego añade el endulzante que hayas elegido. La melaza de arroz no es raw, así que si quieres mantener la receta estrictamente cruda, utiliza sirope de agave crudo. Mezcla bien y luego añade el cacao y la algarroba. Te quedará un líquido un poco denso pero no muy espeso.

paso2Retira el bol del fuego y añádele el trigo sarraceno y el sésamo, mezcla muy bien hasta que la mezcla cueste un poco de manipular. Añádela a un recipiente de cristal y deja que se temple unos minutos, luego mételo en el congelador. ¡Atención! ¡Sólo necesitas unos 5-7 minutos de frío! Queremos que la mezcla quede compacta y chiclosa, pero si te pasas no podrás trabajarla ni romperla. En esos minutos, preparamos los ingredientes secos. En un procesador de cocina tritura muy poquito las avellanas para que se partan en trozos grandes, añadelas a un bol. Tritura ahora las moras blancas con la mitad de las pasas, tienen que quedarte también a trozos más o menos grandes. Añade la mezcla al bol de las avellanas y acaba por incorporar el resto de ingredeintes secos: el coco, las pasas que quedaban y la pizca de sal.

paso3Saca el trigo sarraceno del congelador y añádelo al bol de los ingredientes secos, mezcla muy bien, rompiendo el trigo sarraceno para que se formen bolitas o trocitos de aproximadamente unos 2 centímetros de diámetro. Quizás prefieras hacer este paso con las manos. En este punto, cuando ya los ingredientes estén bastante bien mezclados, añade una cucharada sopera de cacao y mezcla bien, eso hace la granola menos pegajosa y se queda más compacta, si eres un poco goloso, puedes añadir también una cucharada de azúcar de coco.

Crudi granola de ChocolateCuando acabé con este paso, se me ocurrió añadir cacao nibs a mi granola. ¡Queda buenísima! Cómo ves, es bastante versátil… Podrías también añadir canela, ciruelas, dátiles troceados, almendras… o, si no te importa que contenga gluten, unos copos de avena.

Guárdala en un bote de cristal en la nevera, así queda más crujiente. Aguanta bastantes días, pero seguro que no podrás resistirte y desaparecerá en seguida.
La puedes comer tal cual, o prepararte un bol de cereales con leche vegetal, está buenísimo ¡Y la leche se vuelve chocolate!