Rejuvelac ¡Rejuvenece tu flora intestinal!

El rejuvelac es un básico indispensable en tu cocina. No pienses que es sólo para los que tenemos RA u otra autoinmune. ¡El rejuvelac es para todos!

También lo llamamos agua enzimática, porqué las enzimas de los granos germinados con que se prepara pasan al agua. Al ser una sustancia fermentada, funciona como probiótico. Básicamente te sirve para tener una flora intestinal sana, esto es importante para que puedas absorber adecuadamente los nutrientes de los alimentos, para evitar la putrefacción intestina (y con ellas las toxinas) y para que tu sistema inmune se fortalezca. Además, está cargado de Vitamina E, que es antioxidante y, en zumos y batidos verdes, ayuda a mantener mejor las propiedades de las verduras y frutas.

rejuvelac

Normalmente, el rejuvelac se hace con trigo entero, pero lo puedes hacer con muchas cosas más. Seignalet en su lista de alimentos que afectan a la artritis reumatoide prohibe el trigo, es cierto que para los celíacos el rejuvelac de trigo sería apto, como lo es la hierba de trigo, ya que el gluten está en el grano, pero si tenemos la oportunidad de hacerlo con otro ingrediente, no nos vamos a arriesgar. Realmente Seignalet no especifica si el problema del trigo está en el gluten o en el grano en sí, por un lado nos dice que no consumamos gluten y luego incorpora el trigo en la lista de alimentos que afectan a la RA. Volviendo al rejuvelac, el que yo te propongo está hecho con lentejas germinadas, pero puedes hacerlo, por ejemplo, con quinoa.

¡Ahí va la receta!

Ingredientes y utensilios
1/2 vaso de lentejas secas
1 tira de alga kombu de unos 4 centímetros
1 bote de cristal tipo “mermelada”
1 bote de cristal de unos 4 litros de capacidad
1 gasa
1 tela de algodón natural o una gasa grande
Gomas elásticas

Preparación
Primero, remoja las lentejas en agua con alga kombu durante 8-10 horas.

remojo_kombu_algaPasado ese tiempo, escurre el agua, vamos a hacer que nuestras lentejas broten. Este paso te sirve para germinar cualquier legumbre o cereal y comértelo luego. Si tienes un germinador, utilízalo. Si no tienes ¡vamos a fabricar uno! Necesitas un bote, una gasa y una gomita elástica. Metemos las lentejas húmedas en el bote y lo cubrimos con la gasa que habremos sujetado con la goma. Coloca el bote boca abajo sobre un bol, tal y como ves en la imagen. De vez en cuando, cada 4-5 horas, moja un poquito las lentejas (yo uso un pulverizador) y muévelas un poco, como agitando una cocktelera. Mejor si las cubres con un trapo, resguardándolas de la luz, germinarán antes. Más o menos, necesitas un par de días para que a las lentejas les salga un rabito de unos 2-3 centímetros.

germinaos_brotesAhora, coge el bote de cristal grande y llénalo de agua hirviendo para esterilizarlo. Desecha el agua, añade los brotes de lentejas, llena el bote con agua filtrada y cúbrelo con el paño de algodón que ajustarás con una goma elástica. Guarda el bote en un lugar oscuro y con temperatura estable, más bien calentito. Yo lo meto en un armario de la cocina. rejuvelac_1

Pasadas 48 horas el líquido se habrá vuelto un poco turbio y olerá un poco mal. No está malo, al contrario, ¡eso quiere decir que te ha salido muy bien! ¡Ya tienes tu rejuvelac!

No hace falta que uses mucha cantidad, puedes añadir el rejuvelac a tus batidos, zumos, sopas… Por descontado, evita calentarlo, ya que matarías los probióticos, los bichitos que trabajarán sin descanso en nuestro intestino.

Ah! Puedes hacer una segunda tanda de rejuvelac añadiendo de nuevo agua filtrada a las lentejas germinadas. Después de esta, deséchalas y vuelve a empezar desde el principio.