Hamburguesa completa healthy style

Esta es probablemente la hamburguesa más saludable que hayas podido comer. Eso sí, no por eso deja de ser rica y  reconfortante y, además,  sin grasas trans, sufirmiento animal ni procesados o refinados.

Hamburguesa vegana completa

Forma parte del recetario del taller de Fast Food saludable que impartiré el próximo viernes 3 de Febrero en la Ecobotiga Planeta Terra de Castelldefels. Si quieres venir y disfrutar de recetas deliciosas, saludables y rápidas ¡Quedan las últimas plazas! Puedes inscribirte aquí.

Continue reading

Cheesecake de boniato

14517434_1620142848285109_2459526007402953654_n

Aquí tienes la receta de uno de las meriendas que más he preparado este Otoño. Es una tarta vegana, sin azúcares refinados y con productos de temporada. Si quieres que sea completamente libre de gluten, sólo tienes que utilizar copos de avena sin gluten.

Esta tarta se sirvió en la “sobremesa” del Yoga y Picnic que celebramos el pasado Octubre en Barcelona y también la merienda del último taller de Introducción a la alimentación saludable. Es facilísima de preparar y da muy buen resultado, seguro que dejarás sorprendidos a los golosos más exigentes.

El boniato es una de las hortalizas más interesantes del Otoño: fuente de betacarotenos, vitamina A, C, D… minerales como el hierro, el magnesio… Por eso el boniato mejora tu inmunidad y te ayuda a combatir situaciones de stress. Eso sin contar su alto contenido en fibra y su efecto cálido sobre el organismo.

Además, en la cocina el boniato es uno de los alimentos “comodín” que puedes usar para todo: es una alternativa perfecta a las patatas, lo puedes usar en platos dulces y salados y es delicioso solo, simplemente cociendo al vapor o en el horno.

Para que veas lo versátil que puede ser este alimento, te dejo con una receta de esas que dejan huella, un cheesecake de boniato que estoy segura no vas a preparar sólo una vez.


 

Cheese cake de boniato y chocolate
(para 8 10 personas) Model de 20cm de diametro

INGREDIENTES

Para la base

  • 1 T de copos de avena finos
  • 1 T de pipas de girasol
  • 1/2 T de aceite de coco derretido
  • 3 c.s. de leche vegetal (arroz, avena, …)
  • 3 c.s. azúcar de coco
  • 1/2 c.p. sal

Para el relleno

  • 4 boniatos medianos
  • 1/2 T de leche de coco
  • 1c.s. de chía molida
  • zumo de 1/2 limón
  • ralladura de la piel de 1/2 limón
  • 5 c.s. de azúcar de coco
  • 1 c.s. de canela molida
  • 1/2 c.p. de cardamomo molido
  • 1/2 c.p. sal

Para la cobertura

  • 1 tableta de chocolate endulzado con agave.
  • 3 cucharadas de leche vegetal
  • 1 pizca de sal

 

PREPARACIÓN

Lo primero es hornear los boniatos. Lávalos bien y pínchalos con un tenedor, mételos en el horno con su piel y deja que se cocinen bien, al menos una hora a unos 180º dándoles la vuelta de vez en cuando,

Vamos a preparar la base. En un molinillo eléctrico, tritura las pipas de girasol y los copos de avena hasta hacer harina con ellos. Añade la mezcla a un bol junto con la sal y el azúcar de coco y remueve bien. Añade poco a poco los ingredientes líquidos mientras remueves. Queremos conseguir una consistencia de tierra mojada que se apelmace entre los dedos.

Forra el molde con papel de horno y unta con un poco de aceite de coco. Vierte la mezcla de la base y con las manos un poco humedecidas, ve distribuyéndola bien subiendo un poco hacia las paredes del molde.

Hornea a 160º unos 20 minutos, hasta que el color cambie a ligeramente tostado. ¡Cuidado que es fácil que se queme, hay que estar atento! Saca del horno y deja enfriar.

Ahora vamos a por el relleno. Una vez los boniatos estén cocinados, deja templar y pélalos. En una procesadora de alimentos añadimos la pulpa de los boniatos y el resto de los ingredientes del relleno. Tritura bien hasta que quede una pasta sedosa. Viértela sobre la base de la tarta y aplana bien con ayuda de una espátula.

Hornea unos 30 minutos a 180º, el color de la tarta debe oscurecerse ligeramente y ha de quedar más firme. Si no observas estos cambios, déjala unos 10-15 minutos más. A veces depende un poco del tipo de horno que utilizas. Piensa que cuando se enfríe cogerá más cuerpo. Lo ideal es que cuando esté templada, la metas una media hora en la nevera, para poder trabajar bien cuando incorpores el chocolate.

Para la cobertura, en una olla de fondo grueso derrite el chocolate y añade la leche vegetal y la pizca de sal, ajusta la consistencia, ha de quedar cremoso pero manejable.

Saca la tarta de la nevera y vierte el chocolate desde el centro hacia fuera. Puedes paladar un poco con una espátula. también puedes desmoldar la tarta y al incorporar el chocolate, dejar que caiga un poquito por los lados.

¡Ya está lista! Guarda la tarta en la nevera durante un máximo de 5 días. (Seguro que no durará tanto)

Próximos talleres en Barcelona

Hola!

Hoy vengo a hablarte de los próximos talleres que estaré impartiendo en Barcelona durante Noviembre y Diciembre. Los tres muy diferentes entre sí pero todos con el objetivo de llevar una vida más saludable y feliz.

Como novedad estoy realizando talleres un poco más prácticos, con showcooking y degustaciones, para que puedas incorporar los conocimientos y aplicarlos más fácilmente en tu cocina.

Recuerda que es importante apuntarse previamente para llevar un control de las plazas disponibles. ¡No te quedes fuera!

Taller intensivo de Introducción a la Alimentación Saludable

introduccion-a-la-alimentacion-saludable

Sábado 12 de Noviembre de 16 a 19h

J¿Es más sana una persona vegetariana que una que come carne?
¿Por qué el gluten tiene tan mala fama?
¿Hay que tomar lácteos para tener unos huesos fuertes?
¿Las grasas son buenas o malas?
¿Cómo afecta el azúcar a mi estado de ánimo?

En este curso intensivo de 3 horas despejaremos éstas y otras cuestiones que todos nos hemos planteado alguna vez. Trataremos los pilares básicos de la alimentación saludable para poder incorporar cambios de forma segura en nuestro día a día. Repasaremos los grupos de alimentos principales aprendiendo un poco más sobre ellos, entendiendo para qué sirven y qué tipo son los más adecuados en una alimentación para la salud.


– Inversión: 15€ (plazas limitadas)
Incluye dossier explicativo y merienda saludable

Para apuntarte escribe a llavoretes.sants@gmail.com o 93 411 27 17

Alimentación y emociones: hambre real y hambre emocional

alimentacion-y-emociones

Martes 22 de Noviembre de 20 a 21:30h

Cuántas veces en nuestra relación con la comida actuamos de forma contraria a la que nos gustaría. ¿Qué nos intenta decir este comportamiento? ¿Por qué a veces la comida nos despierta una satisfacción fugaz seguida de un profundo malestar?
¿Es posible que utilicemos la comida como “analgésico” para otros problemas de nuestra vida?

Además de mantener el cuerpo físico nutrido, es importante que estemos correctamente alimentados a nivel pisco-emocional. A veces tenemos la nevera llena, pero la despensa imaginaria vacía.

Las emociones son la conexión entre la mente y el espíritu y experimentamos esas emociones a través de los procesos fisiológicos del cuerpo, pero …

– ¿Qué le pasa al organismo cuando hay una emoción negativa recurrente?

– ¿Por qué la comida nunca es “sólo comida”?

– ¿Qué otras necesidades afectivas busco cubrir cuando como?

– ¿Cómo puedo interpretar las señales de mi inconsciente en relación a cómo me comporto al comer?

En este taller daremos respuestas a estas preguntas y hablaremos de cómo mejorar nuestra relación personal con la comida en todas sus vertientes. Más allá del cuerpo físico, aprenderemos a nutrir y restaurar nuestras emociones para sentirnos satisfechos y libres.

– Aportación: 8€
– Plazas limitadas, inscripciones en llavoretes.sants@gmail.com o en el 93 411 27 17

¡Te esperamos!

Taller-showcooking-celebración: Menús para una Navidad saludable

navidad saludable recetas.jpg

Sábado 3 de Diciembre de 16 a 18:30h

Aprovechamos la proximidad de las fiestas navideñas para juntarnos una tarde y celebrar nuestra particular Navidad saludable en Llavoretes.
Este es un encuentro muy especial, cocinaremos “en directo” algunas de las propuestas de menú navideño y degustarás también otras delicias que traeremos preparadas de casa.
El objetivo es que seas capaz de preparar un menú completo de Navidad con platos nutritivos, limpios y deliciosos en su versión más festiva. Te propondremos alternativas saludables a recetas tradicionales de esta época, buscando siempre que sea posible opciones veganas, sin gluten y sin azúcares refinados.

Estos son algunos de los platos que incluiremos en el recetario de Navidad. Podrás probar alguno de ellos y ver cómo se preparan:

– “Govoba juha”: sopa de setas con crema de anacardos
– Ensalada festiva de invierno
– El pan que cura (sin harinas, ni gluten, ni levaduras)
– Calabacitas rellenas de tofu y algas
– Canelones veganos de pasta de calabacín con parmesano vegano
– Trufas navideñas
– Turron de semillas sin azúcares refinados
– …

Además del recetario con dos menús completos de Navidad, te entregaremos un vale con un 10% de descuento para tus compras navideñas en Llavoretes.

Precio: 20€

Las plazas son limitadas, te recomendamos que te apuntes lo antes posible, que se acaban!

Para inscribirte escribe a llavoretes.sants@gmail.com o en el telf. 934 11 27 17

Tortilla de patata vegana baja en grasa

vegan_spanish_omeletteEsta es una receta que compartí en el taller de tupper saludable de principios de Octubre. No tiene ningún secreto y el ingrediente más extraño que vas a encontrar es la harina de garbanzo, así que puedes hacerla fácilmente y sorprender a los más exigentes y tradicionales en cuanto a tortilla de patatas se refiere.

La magia de esta tortilla no es sólo que sea vegana, sino también que estamos evitando la cantidad de aceite (normalmente refinadísimo y de mala calidad) que se usa al freír la patata de la receta original. Es muy importante incluir grasas en la dieta, pero siempre de buena calidad y de fuentes adecuadas, pero ¿Cuáles son esas grasas?

Fuentes de grasa de buena calidad

  • Frutos secos y semillas (y sus derivados): harinas (coco rallado) y pastas tipo tahine, crema de almendras o avellanas. Frutos secos más típicos: almendra, anacardo, avellana, nueces, nueces de macadam, cocos de brasil, también el cacahuete (aunque es una legumbre). Semillas como el sésamo, el lino, la chía, las semillas de calabaza o de girasol…
  • Aceites de buena calidad: de oliva, de coco, de girasol, sésamo, cáñamo, lino, aguacate,… Lo importante es que todos estos aceites sean de primera presión en frío. Los aceites de semillas son menos termoestables que los de oliva y coco, es decir, se oxidan y degradan a menor temperatura, por eso te aconsejo que no cocines con ellos. Esa costumbre de freír en aceite de girasol es bastante desaconsejable, lo ideal es usar el aceite de girasol (siempre de primera presión en frío) para ensaladas o cualquier receta que no necesite demasiada temperatura.
  • Aguacate y coco: muy ricos en grasas de buena calidad, pero no hay que abusar demasiado.
  • Productos animales: evitaremos la grasa proveniente de la carne roja y carnes de mala calidad como los embutidos. Destacaremos los lípidos que vienen del pescado azul (omega 3) y de la yema del huevo.

Después de este mini repaso, supongo que habrás adivinado que el poco aceite que vamos a usar en nuestra tortilla será aceite de oliva o de coco. =)

Es ideal para los niños, para llevar de picnic, de tupper, para una fiesta con amigos o simplemente para darte un capricho. Además, es Fase 3 friendly, perfecta si estás siguiendo la Dieta que cura.

Espero que la disfrutes!

Tortilla de patata vegana y al horno

INGREDIENTES

  • 4-5 patatas
  • 1 cebolla
  • 1 taza de harina de garbanzo
  • Aproximadamente una taza de agua filtrada
  • 1 cucharada de postre de ajo en polvo
  • 1/4 de perejil fresco picado
  • 1/2 cucharada de postre de cúrcuma en polvo
  • 1 cucharada de postre de sal marina sin refinar (o al gusto)
  • 2 cucharadas sopera de aceite de oliva virgen extra o aceite de coco

PREPARACIÓN

Enciende el horno a 180º y con ayuda de una mandolina corta las patatas en láminas finas de unos 3-5 mm de grosor. Aprovecha para cortar la cebolla también a láminas.

tortill_patata_vegana

En una bandeja de horno protegida con papel encerado coloca las láminas de patata sin amontonarlas demasiado. Añade un poco de sal y aproximadamente una cucharada de aceite de oliva y mete la bandeja en el horno bajando la temperatura a 160º durante unos 20 minutos. ¡Vigila que no se queme! Si tu horno es muy potente, reduce un poco la temperatura e incluso tapa las patatas con otro papel encerado para que puedan cocerse sin tostarse.

tortill_patatas_sin_grasa-copy

Mientras, en un bol añade la harina de garbanzo, la cúrcuma y el ajo en polvo y mezcla bien, añade el agua y con ayuda de la batidora de mano mezcla bien para que no se formen grumos. La consistencia tiene que ser un poco más espesa que la del huevo batido, ¡sólo un poco! Si ves que pasados unos minutos la mezcla se espesa, corrige añadiendo un poquito de agua.

tortill_patatas_vegana

Pasados 20 minutos, retira la bandeja del horno y añade las láminas de cebolla sobre las patatas. Vuelve a meter la bandeja y hornea por 20 minutos más sin tapar (baja un poco la temperatura del horno si es necesario para que no se tueste mucho) Cuando esté listo, añade las patatas y la cebolla a la mezcla de harina de garbanzo, tal y como harías con una tortilla con huevo, añade también el perejil picado y corrige de sal si es necesario.

tortilla_sin_huevo

Calienta una cucharada de aceite de coco u oliva en una sartén y añade la mezcla. Al principio remeuve un poco para que se vaya cocinando la harina de garbanzo, ha de cocerse bien para que el sabor cambie. Luego deja que se cocine por un lado y gira la tortilla con ayuda de un plato, deja que se dore por el otro lado y ¡voilà! tortilla deliciosa, vegana, baja en grasa, rica en hidratos de carbono de buena calidad y en proteínas de alto valor biológico.

tortilla_de_patatas_vegana

Easy peasy banana bread (de verdad)

 

healthy_banana_bread

Aquí tienes la merienda que prepararé para el Taller de alimentación saludable para niños del próximo 1 de Octubre. Un banana bread sin lácteos, gluten o azúcares refinados que puedes preparar en un momento, de ahí el “easy peasy” (pan comido). Te arregla un encuentro con amigos, un cumpleaños (si lo haces en un molde en forma de tarta) o un desayuno o merienda especiales, para eso lo voy a usar yo.

Si tienes artritis reumatoide o estás siguiendo la Dieta que Cura, hazlo “fase 2 friendly” fácilmente, sólo tienes que usar avena libre de gluten y azúcar de coco.

Además de ser una receta fácil facilísima es rica riquísima, tengo la “bendición” de alguien muy exigente en materia de bizcochos, banana breads y derivados, así que voy tranquila a la reunión del sábado. 🙂 Anímate porque te sorprenderá no sólo el sabor, sino también su textura jugosa y suave. Es perfecto para que los niños lo merienden con un vasito de leche de almendra (sin azúcar) o con un zumo natural. Aunque te recuerdo que lo ideal es que variemos las meriendas cada día y demos más espacio a la fruta y los alimentos frescos que a cualquier dulce o bocadillo, incluso aunque sean saludables

Te dejo con la receta y te recuerdo que si quieres venir al taller del sábado y aprender muchas más cosas sobre la alimentación infantil saludable, te puedes apuntar aquí, quedan las últimas plazas. De paso, probarás este riquísimo banana bread.

banana-bread-easybanana-bread

 

EASY PEASY BANANA BREAD

Ingredientes

  • 1 taza de harina de avena (si es necesario, sin gluten)
  • 1 taza de harina de arroz integral
  • 1/2 taza de azúcar de coco o de panela
  • 1 sobre de levadura bio (sin químicos ni aluminio)
  • 1/4 cucharadita de bicarbonato
  • 1/2 cucharadita de postre de sal marina sin refinar
  • 3 plátanos muy maduros chafados
  • 1/2 taza de aceite de coco

Para decorar

  • 1 plátano extra para decorar
  • Cacao nibs
  • Nueces

Nota: En las fotos puedes ver dos versiones, una decorada con plátano y cacao nibs y otra con nueces.

 

gluten_free_banana_bread

Preparación

Calentar el horno a 180º.

Mezclar los ingredientes secos en un bol y remover bien, sobretodo para que se integre la levadura.

Añadir los plátanos bien chafados (incluso puedes triturarlos) y el aceite de coco y remover bien para formar una masa espesa. Opcionalmente añadir nueces o cacao nibs a la mezcla.

Forrar un molde metálico rectangular (de unos 25-30 cm de largo) con papel de horno y pintar con aceite de coco u oliva para que no se pegue la masa. Si no tienes papel de horno, otra opción es pintar directamente el interior del molde con el aceite y espolvorear un poco de harina de avena o copos de avena finos para que toda la superficie del molde quede “rebozada”, así te aseguras de que el bizcocho no se quede pegado.

Vierte y reparte la masa sobre el molde, decora con un plátano cortado a lo largo, cacao nibs o nueces.

Hornea por 25 minutos, pasado ese tiempo abre la puerta del horno con cuidado para que no haya un cambio muy brusco de temperatura, pincha el pastel con un palillo, si sale limpio, el pastel está hecho. Si no, déjalo 10 minutos más y vuelve a repetir la prueba del palillo.

Deja enfriar antes de desmoldar y cortar.

vegan_banana_bread

El pan que cura

Cuando digo que no tomo gluten ni maíz, uno de los comentarios más frecuentes es “¡Cómo puedes vivir sin pan!” Lo sé. Parece imposible, ¿no?. Bueno, la verdad es que tengo mis trucos… Pero sí, es duro vivir sin pan, sin galletas, sin magdalenas… Pero, por suerte, cada vez está más de moda eso de la vida gluten free y en mi ciudad, en Barcelona, ya hay lugares que ofrecen pan libre de gluten y de maíz y que hacen también alguna repostería gluten free, sin lactosa y sin azúcar refinada. Hay que buscarlos mucho y pagar el precio que se les antoja, ya que los que estamos privados de estas delicias estamos dispuestos a desembolsar una cantidad considerable por un capricho de vez en cuando. Pero, como suelo decir, estas cosas son excepciones, como dice mi suegra, son alimentos para nuestra “duša” (alma). Si quieres un capricho, siempre es mejor que seas tú mismo el que prepare tu comida, sabiendo qué ingredientes y qué procesos ha seguido tu alimento.

healthy_bread

comida_que_cura

El pan que cura puede ser un capricho “cotidiano”, quiero decir que no es lo mismo comerse un pastelito (por muy sano que sea) que tomar una rebanada de este pan. Está hecho de semillas y cereales sin procesar, no lleva tanta grasa como un dulce ni tampoco endulzante, lo puedes hacer con stevia para que sea totalmente sugar free o añadirle unas pasas para darle un toque diferente. Si quieres, lo puedes hacer completamente libre de gluten (y esto va para los que estáis en la Fase 3 de la Dieta que Cura) o, si lo prefieres, puedes hacerlo con copos de avena, que aunque no es gluten free, es un cereal bastante tolerable y que también nos aporta muchos beneficios. Como siempre, depende del momento en el que estés. Ya expliqué en este artículo, que las fases más estrictas de la Dieta que Cura son temporales y que la idea es que luego puedas llevar una dieta más abierta, siempre dentro de los márgenes de la Comida que Cura. No nos vamos a poner a comer bocadillos de panceta y chuchos de crema, ¿verdad? 😉

Si te apetece mucho tomar el pan de avena pero necesitas que sea gluten free, tienes la opción de comprar avena sin gluten, es un producto que cada vez es más fácil de conseguir. Sólo como curiosidad… ¿Sabías que la avena es un cereal que originariamente no tenía gluten? Ha ido mutando a lo largo de su historia y ha acabado “contaminándose”, pero no es un cereal que lleve “escrito en sus genes” el código del gluten.

healthy_gluten_free

Cuando descubrí el pan que cura, no me lo podía creer. La verdad es que hacía años que había ojeado la receta, pero como que no tenía la necesidad de tomar pan sin gluten, no le presté demasiada atención. Esta receta es original de la increíble Sara B. del blog My New Roots, ¡Esta mujer es una inspiración! Lees su blog y ya la quieres invitar a tu casa a merendar ¡y no sólo para que te traiga cualquiera de los dulces deliciosos que prepara! Sino por la coherencia, seriedad y amor con que transmite su estilo de vida. Ella, al pan que cura le llama “The life changing loaf of bread” y verdaderamente es algo que cambiará tu vida si estás evitando tomar gluten pero no quieres renunciar al pan.

Para variar, no he sido capaz de seguir la receta de forma estricta, lo he intentado dos veces, y dos veces he hecho lo que me ha dado la gana ¡no puedo evitarlo! No sabéis lo que me cuesta medir y anotar todo para vosotros en las recetas del blog, siempre he cocinado a ojo. Bien, pues las recetas que tenéis a continuación son mi versión del pan de Sara B., una más fiel a la original con avena y otra pensada para los que más lo vais a disfrutar, los que estáis es una fase totalmente gluten free. En vez de avena, usamos copos de arroz integral.

Antes de entrar en materia, os comento varias cosas:

1. El Psyllium Husk es el “pegamento” de este pan y que no puede sustituirse por nada. Así que intentad haceros con una bolsita, aunque sea por internet.

2. Respecto a los frutos secos, podéis poner los que queráis, para mi las avellanas le dan un toque buenísimo y también las nueces.

3. El lino y la chía mejor usarlos triturados (puedes hacerlo en un molinillo de café), pero eso es mi gusto personal, a mi me ha gustado más porque creo que da como resultado un pan más esponjoso, que recuerda más a un pan tradicional. Sara B. incorpora las semillas enteras.

4. Los copos de arroz integral también son importantes para esta receta, también si haces la versión de avena, ya que se deshacen imitando la textura de las harinas y, de nuevo, dan esponjosidad al pan.

5. Como todo, cuantas más veces prepares la receta, mejor te saldrá. También conocerás qué ingredientes combinan mejor según tus gustos.

psillium_huskcomida_que_cura_pan

¿Te animas a preparar el pan que cura?

INGREDIENTES

RECETA BASE
(ingredientes comunes para las dos versiones)

  • 1 taza de pipas de calabaza (si es posible, activadas)
  • 1/2 taza de pipas de girasol (si es posible, activadas)
  • 1/2 taza de pasas
  • 1 taza de nueces
  • 1/2 taza de almendras crudas con piel, también mejor activadas (Aquí podrías usar avellanas, nueces de macadamia, coquitos del Brasil…)
  • 6 cucharadas de psyllium husk
  • 2 cucharadas rasas de sal marina o del Himalaya
  • 1/4 cucharadita de estevia (u otro endulzante natural como agave, azúcar de coco, panela… En este caso, puedes usar una cucharada sopera)
  • 3/4 taza de semillas de lino (molidas)
  • 1/4 de taza de semillas de chia (molidas)
  • 3 cucharadas de aceite de coco derretido

 

VERSIÓN CON AVENA (CON GLUTEN)
Opcional usar copos de avena gluten free

  • 3 tazas de copos de avena gruesa
  • 1 taza de copos de arroz
  • 3 tazas de agua filtrada templada

 

VERSIÓN CON COPOS DE ARROZ (SIN GLUTEN)

  • 5 tazas de copos de arroz integral
  • 4 tazas de agua filtrada templada

 

PREPARACIÓN
Necesitas un poco de previsión para preparar tu pan. El proceso no es nada complicado, básicamente consiste en mezclar los ingredientes. Lo más difícil es la paciencia. Has de esperar un poquito para que la masa se asiente, como si hicieras un pan tradicional. Aunque las horas más largas son las de la esperar a que el pan se enfríe para cortarlo y poder picarle el diente.

Entonces, en un bol grande, mezcla todos tus ingredientes secos. Combina bien todos los ingredientes.

el_pan_que_cura

En un molde alargado para que nos quede la forma de pan de molde, pon un papel de horno y úntalo con un poco de aceite de coco.

En otro bol mezcla el agua y diluye el aceite de coco, añade los ingredientes húmedos al bol de ingredientes secos y remueve bien.

Aquí me paro para explicarte algo importante: las primeras veces que probé esta receta siempre tenía la sensación de que faltaba agua, seguramente porque buscaba la textura de “masa” típica de los panes o bizcochos tradicionales. Lo que queremos en esta receta es que la masa quede ligeramente húmeda, cuando la proporción de agua es la adecuada, al mezclar se formarán “pelotitas”, tal y como ves en la foto. Es una masa con la que podrías formar bolas sin que se te pegara a las manos.

gluten_free_bread

Al hacer la versión sin gluten, sólo con copos de arroz, has de añadir más agua (las 4 tazas que se indican en los ingredientes), ya que el arroz absorbe más líquido.

Vierte la mezcla en el molde y aplana bien con una espátula. Deja ahora que la masa repose un mínimo de 5 horas (durante la noche está bien, también).

pan_sin_gluten

Pasado ese tiempo, precalienta el horno a 150º y hornea tu pan a esa temperatura por 1/3 de hora vigilando que no se queme. Si tienes ventilador en tu horno, enciéndelo, para favorecer que el agua se evapore más rápidamente.

Saca tu pan y tirando del papel de horno, desmóldalo. Ha de quedar firme, aunque por dentro aun no está cocinado.

En una rejilla protegida con otro papel de horno, coloca el pan, esta vez boca abajo. Vuelve a hornear por 3/4 de hora más. Cuida que no se tueste en exceso, los hornos varían de una a otra marca, así que si ves que se ve pone muy oscuro, baja la temperatura. Si tu horno no tiene ventilador (aire) hornea unos 15 minutos más con la puerta del horno un poquito entreabierta.

Para comprobar si tu pan está listo, dale unos golpecitos con una espátula o una cuchara. Ha de sonar a “hueco”. Esto es lo que explica Sara B. en su blog, pero yo os confieso que no controlo mucho el sonido a “hueco”… Por eso, espero que se enfríe un poco y lo parto por la mitad par ver si se ha cocinado por dentro.

Como que la cocina no es una ciencia exacta (es más bien un arte), si ves que pasado los tiempos de horno tu pan no está listo, te doy un pequeño truco que además de acortar mucho el tiempo de cocción te asegura el éxito a la hora de conseguir la consistencia adecuada: cuando el pan esté frío, córtalo con cuidado a rebanadas, si ves que se rompe porque aún está muy crudo, has de volver a ponerlo en el horno por una 1/2 hora más. Pero cuando seas capaz de cortarlo a rebanadas, colócalo sobre una rejilla y hornea las rebanadas unos 20 minutos a unos 100º con la puerta del horno un pelín abierta (si tienes ventilador en tu horno no hace falta que abras la puerta) lo que queremos es “deshidratar” un poco el pan. (De hecho, yo no lo he probado pero podrías probar de hacer una versión “raw” de este pan deshidratándolo, aunque me temo que necesitarás un par de días en el proceso).

Una vez listo, puedes guardar el pan (entero o a rebanadas) en bolsitas de papel en la nevera. Como sale un pan bastante grande, mi truco es cortarlo a rebanadas y congelarlo. Así puedo ir sacándolo cuando lo necesite sin necesidad de descongelar, lo meto directamente en la tostadora. Así, calentito, es como está más bueno.

pan_sin_gluten_1

Sugerencias: puedes comerlo solo, está delicioso. Pero combina perfectamente con dulce o salado.

¿Qué tal preparar un bocadillo veggie con olivada, tomate seco y germinados?

¿O unas tostadas con tahine y mermelada casera sin azúcar?

O siempre podemos tirar de los clásicos: unas avocado toast sobre un pan que cura recién tostado.

healthy_avocado_toast