Natillas de chocolate y cursos en Barcelona

Hola a todos!

Hace mucho que no aparezco por el blog, aunque no haya parado de hacer un montón de cosas con Comida que Cura fuera del mundo virtual. Sin embargo, tenía un pellizquito en el corazón por tener un poco abandonados a los que estási lejos de Barcelona y mantenéis el contacto conmigo por aquí.

Así que hoy he decidido romper con ese patrón y os traigo dos noticias: Una en forma de chocolate, ¡Que nunca viene mal! Y otra en forma de curso, porque el conocimiento es lo que nos hace libres y fuertes. Las dos cosas van de la mano y tienen mucho que ver. El curso que os presento es el de Introducción a la Alimentación Saludable en su ya cuarta edición.  Hace menos de un año lo presentaba por primera vez en Llavoretes y estoy encantada de repetirlo de nuevo ahí. Este curso se estructra en 4 sesiones (1 semanal) en las que se establecen los conociminetos necesarios para desarrollar una alimentación sana a la medida de cada uno. Aprendemos qué son, para qué sirven y dónde encontrar los nutrientes esenciales para la vida y también debatimos sobre algunos mitos y algunas modas o tendencias en la línea de la alimentación saludable.

El jueves 25 de Mayo celebramos la segunda clase de este curso, la que está dedicada a los lípidos o grasas saludables. Quedan muy poquitas plazas libres, pero si te das prisa, quizás consigas un hueco. Te recomiendo mucho que si te interesa la salud, tomes este curso básico que te dará conocimiento que puedes llevar contigo toda la vida. 

Para apuntarte escribe a llavoretes.sants@gmail.com

Te dejo por aqui el calendario de los siguientes encuentros,  puedes asistir a ellos de forma independiente o puedes incorporarte al ciclo completo, todavía estás a tiempo de “ponerte al día”, te pasaré los apuntes de la clase anterior y te haré un mini resumen para que puedas seguir sin problema-.

  • Jueves 11 de Mayo de 20 a 21:15h
    Los hidratos de carbono 
  • Jueves 25 de Mayo de 20 a 21:15h
    Los lípidos o grasas
  • Jueves 01 de Junio de 20 a 21:15h
    Las proteinas
  • Jueves 08 de Junio de 20 a 21:15h
    Las vitaminas y minerales

¿Vamos con el chocolate?

Pues como que esta segunda clase del curso va de los lípidos o grasas saludables, te dejola receta de un dulce delicioso que tiene como base una de las grasas más saludables que podamos tomar, la del aguacate y la del coco. Eso sí, ten en cuenta que hay que tomar la proporción adecuada de grasa, aunque sea saludable. La calidad y la cantidad cuentan en lo que a lípidos se refiere.

¿Te he dicho ya que es una receta facilísima? Compuébalo tú misma.

Natillas crudiveganas de chocolate

Ingredientes
(para 2-3 natillas)

  • 1 aguacate
  • 1 cucharada sopera de cacao puro en polvo
  • 1/2 cucharadita de algarroba en polvo
  • 1 cucharada sopera de sirope de agave
  • 3 cucharadas soperas de leche de coco
  • 1 pizca de sal
  • Toppings al gusto: fruta, frutos secos, superfoods…

Preparación
Es muy fácil: pela y quita el hueso del aguacate y mételo en una procesadora o batidora potente con el resto de ingredientes (menos los toppings) Tritura bien, alrededor de 2 minutos. Coloca en moldes o vasitos individuales y refrigera por un ahora como mínimo para conseguir una textura firme y cremosa. Antes de comer, añade toppings al gusto. Si le pones avellanas… ¡Recuerda un poquito a la Nutella!

Bon profit!

 

Taller de introducción a la alimentación saludable y una receta de chocolate

¡Hola! ¿Qué tal va el comienzo de temporada? Yo estoy muy contenta y felizmente ocupada en todos los eventos de Comida Que Cura. Sin ir más lejos, este sábado inauguramos los talleres de Otoño con el curso de introducción a la alimentación saludable y para celebrarlo he decidido compartir la receta del tentempié que voy a ofrecer en él. Si no te apetece cocinar (aunque es muy fácil de preparar), puedes venir al taller y degustar lo que voy a preparar para todos los asistentes, quedan las última plazas (y que conste que esto no es una estrategia de marketing). Por si andas despistado/a, te recuerdo los detalles del curso:

CURSO DE INTRODUCCIÓN A LA ALIMENTACIÓN SALUDABLE

alimentacion-saludable

Perfecto para empezar a cambiar tu dieta hacia una alimentación más sana y consciente. En este taller intensivo (una mañana) empezarás por el principio, aprendiendo las bases sobre las que construir una vida más saludable, despejando dudas y despertando tu creatividad en la cocina.

Hablaremos de los alimentos y las cantidades necesarias para llevar una dieta nutritivamente equilibrada y sin carencias. Repasaremos las preguntas más comunes, hablaremos de temas de actualidad como el gluten, la leche, los efectos emocionales de los alimentos… Todo para ofrecerte herramientas que te permitan construir tu propia dieta, para que seas autónomo y te sientas seguro en cada paso.

  • El 17 de Septiembre de 10 a 14h
  • En Planeta Terra Ecobotiga. Avd. de la Pineda 100 (Castelldefels)
  • Inversión: 20€ (plazas limitadas)
    Incluye dossier explicativo y tentempié saludable.

Para apuntarte contacta conmigo No te lo pienses mucho, ¡Estamos casi al completo!

 

A continuación te dejo la receta que ofreceré en el taller:

Bolitas de cacao y cacahuete crudiveganas

chocolate_sano

 

Ingredientes

  • 10 orejones (albaricoques deshidratados)
  • 3 dátiles Medjool o 6 dátiles normales
  • 1/2 taza de cacahuetes tostados y no salados (puedes comprarlos crudos y tostarlos tú mismo en una sartén o en el horno)
  • 1 c.s.* de copos de avena finos
  • 1 c.s. de manteca de coco o 2 c.s. de aceite de coco
  • 1 c.s. de cacao puro sin azúcar + un par de cucharadas más para rebozar las bolitas
  • 1 c.p.* de algarroba (opcional pero muy, muy recomendable)
  • 1 pizca de sal marina

*c.s.= cucharada sopera
*.p.= cucharada de postre

dulces-sanos

Preparación

Pon los orejones y, si no usas dátiles Medjool, también los 6 dátiles en remojo en agua caliente por un mínimo de 1/2 hora.

Mientras, en un procesador de alimentos, tritura los cacahuetes. Recuerda que han de ser cacahuetes tostados y no salados y que te recomiendo mucho que hagas este proceso manualmente en casa, en el horno o en una sartén. Vigila porque es fácil que se quemen, ¡has de estar bien atento!. Cuando los tritures, deja pequeños trozos para darle un efecto crujiente a las bolitas. Reserva los cacahuetes en un bol.

Tritura ahora los orejones y los dátiles, escurriendo previamente el agua del remojo. Busca que se forme una crema espesa, que se pegue a las paredes del procesador de alimentos, es posible que necesites añadir un poco de agua, pero no te pases, piensa que queremos manipular la pasta para hacer bolitas y si está muy clara no podrás.

Una vez bien triturado todo, añade los copos de avena, el cacao, la manteca o aceite de coco, la algarroba (si la usas) y la pizca de sal. Tritura hasta que se integren bien todos los ingredientes. Por último, añade los cacahuetes que previamente has triturado y pulsa sólo un poco en tu procesadora para que se integren sin triturarse demasiado.

Coloca la pasta en un bol o tupper y refrigera por unos 20 minutos en tu nevera.

Pasado ese tiempo será muy fácil formar las bolitas. Mójate un poco las manos y haz bolas del tamaño de una albóndiga (la comparación es un poco extraña, pero describe muy bien la medida). Refrigera por media hora más, puedes meter las bolas en el congelador para acelerar el proceso. Pasado ese tiempo, reboza las bolitas en cacao. Si las rebozas antes de refrigerar, la masa absorberá el cacao y te quedarán las bolitas mojadas. De esta manera, te aseguras de mantener el rebozado intacto.

¡Sólo te queda disfrutarlas!

 

 

 

 

 

 

 

 

Receta express: superfood açaí bol

¿Os habéis dado cuenta de lo difícil que es comer de forma saludable fuera de casa?

IMG_5199

Yo no me quejo mucho, porque en Barcelona cada vez hay más lugares que se suman a la moda “healthy”. Porque no nos engañemos, esto del movimiento raw, los runners, el paddle surf, los açaí bowls, la quinoa, etc. etc. es una moda muy rentable. Sea por lo que sea, si esa moda sirve para que muchos tomemos consciencia de la importancia de vivir de forma saludable, a mi ya me vale.

Si decides eliminar de tu vida los productos procesados, los azúcares, incluso los lácteos y el gluten, ten por seguro que te lo vas a tener que currar si quieres comer fuera de casa. Empezando porque vas a tener que desembolsar una cantidad de dinero importante por cualquiera de tus comidas, luego porque vas a tener que hacer un master para saber qué te estás comiendo y para a acabar porque no hay tantos sitios que realmente lo hagan bien. Que en un restaurante te sirvan quinoa no implica que la materia prima sea de buena calidad, que te hagan zumos cold pressed no quiere decir que la fruta que usan sea orgánica… Y así pasa con muchas otras cosas.

Por otro lado está eso de ir a contracorriente, pedir un triste café en un bar “normal” puede ser toda una odisea: “¿me pone un café con leche de soja?”, “No, con leche desnatada no, que es de vaca, la quiero con leche vegetal”, “sí, la soja es vegetal, no sale de ningún animal” (esto es una conversación verídica que tuve hace un tiempo) “sin azúcar, por favor””No, no, camarero, tampoco quiero sacarina…” Luego te pone el café pensando que eres una pija que se pasa la vida comiendo barritas Biomanán. Y ya no digamos cuando no tomas café e intentas pedir un triste rooibos… En el fondo lo que piensen los demás da igual, pero no vamos a negar que llega un momento que estas situaciones te cansan.

Vengo un poco sensible con este tema, porque hoy salí de casa a desayunar y me tuve que dar la vuelta y volver a casa. Como represalia y venganza contra todas las ofertas de bar de bocadillo de chorizo y refresco o de café y croissant, me he preparado un açaí bol de escándalo. Tan rico estaba, ¡que quiero compartirlo contigo!

Apunta bien:

INGREDIENTES
1 plátano (puede ser congelado)
1 melocotón o nectarina
1 c.s.* de açaí en polvo
1 c.p.* de semillas de chía
1 c.p. aceite o manteca de coco

Toppings: (lo que tengas por casa)Por ejemplo: semillas de cáñamo, pipas de calabaza,almendras crudas, trocitos de melocotón, arándanos deshidratados, bayas de goji, cacao nibs…

PREPARACIÓN
Tritura el plátano, 3/4 partes del melocotón, las semillas de chía y el aceite de coco.
Decora con los toppings que tengas por casa y con el cuarto de melocotón que has reservado cortado a trocitos.
¡Ya está!

*c.p.: cucharada de postre / c.s.: cucharada sopera

Helado facilísimo con delicias de lúcuma (+ un taller para niños)

Hoy os traigo una receta… ¡de helado! con taller incluido, como últimamente viene siendo tradición. Es que estoy muy contenta de poder anunciar la segunda parte del taller de alimentación sana (y rica) para niños.

FB-charla-ninos

Después del primer encuentro, las mamis me pidieron ampliar la información, enfocándola sobretodo a niños más pequeños, niños que están en plena transición hacia una alimentación sólida, que empiezan a descubrir sabores, texturas… Que, en definitiva, están formando su personalidad a nivel de gustos alimenticios. Así que este es un momento crucial, en el que el niño puede desarrollar hábitos saludables para toda la vida o en el que se pasa “al lado oscuro” y desarrolla el gusto por alimentos procesados, excesivamente dulces o salados, refrescos, etc. Como algunos padres ya sabréis, una vez el niño está ahí, es muy muy difícil traerlo de vuelta. ¿Cómo va a apreciar el sabor dulce de la fruta cuando ya ha probado dulces extremos como los yogures azucarados y artificialmente saborizados? El paladar se “atrofia” y es incapaz de percibir los sabores naturales para los que realmente está preparado. Quizás algunos sabéis de lo que hablo, si has pasado de una alimentación industrializada a una natural, seguramente te has sorprendido redescubriendo sabores o habrás sentido que algunos “alimentos” que antes tenían el punto justo de dulzor ahora son excesivamente empalagosos…

Así que en nuestras manos está que esos niños tengan más consciencia sobre lo que es una alimentación adecuada, a favor de la salud. Es nuestra responsabilidad como adultos (fijaos que no hablo sólo de los padres) que enseñemos a los niños a comer adecuadamente, que entiendan todo lo que implica la consciencia sobre la alimentación: desde estar saludables, hasta no contribuir a un modelo económico del derroche, desigualdad, dependencia… Porque aunque este no es el momento ni el lugar para abrir debate sobre esto, cada vez que decidimos comprar ecológico o a un pequeño comerciante, estamos contribuyendo a debilitar un poquito más a esos gigantes que lo controlan todo, desde lo que cae en tu plato, hasta las leyes que deciden los gobiernos. Si os interesa este tema, os recomiendo muchísimo esta lectura: Una dulce revolución de Josep Pàmies . No es una lectura densa, es muy amena y apasionante.

Volviendo al taller… Os dejo la info a continuación. Os recuerdo que las plazas son limitadas y que ya tenemos a las mamis del curso anterior apuntadas, así que quedan poquitas plazas libres.

Más detalles:

¿Cuándo?
Sábado 2 de Julio
de 11 a 12:30h

¿Dónde?
En la tienda ecológica Planeta Terra de Castelldefels.
Avd. de la Pineda 100
(Castelldefels)

¿Cómo me inscribo?
Llamando al 936 65 63 31
Escribiendo a planetaterraecobotiga@hotmail.com

Aportación 5€.

Y ahora, te presento el helado más fácil y sano que puedas preparar. Los “nicecreams” campan a sus anchas por internet, así que no te voy a presentar nada nuevo. Aunque sí que he intentado reducir la receta a su esencia más mínima, utilizando sólo 1 ingrediente. 😉

FullSizeRender-1

Las bolitas que lo acompañan son otra cosa… No me malinterpretes, no es nada complicado de preparar, sólo tienes que meter todos los ingredientes en la procesadora de alimentos y ya. Pero sí que son algo que quizás no hayas probado nunca, por su textura, su dulzor natural… Son totalmente kids friendly, es decir, ¡que a los niños les van a gustar mucho! Te recomiendo que se la des a niños que ya estén masticando los alimentos y controlen un poquito el tragar, porque contiene pequeños trocitos de frutos secos, que también empiezan a incorporarse a partir del año de edad.

Antes de pasar al método, quiero hablarte un poco de la lúcuma, un superfood delicioso que también puedes darle a tu hijo. A veces los padres me preguntan si no es peligroso darle a los niños superfoods, la respuesta siempre es “depende”. Depende del niño, del tipo de superfood, de la cantidad que le das… Hay que recordar que los superfoods son alimentos, no medicamentos. Y a veces me sorprendo de que nos preocupemos tanto por los efectos de un alimento que suele ser natural, ecológico… y no nos horroricemos cuando le damos a un niño un helado procesado o un bollo industrial o un bocadillo de mortadela y pan “bimbo”… Sí es cierto que no es para nada necesario darles superfoods a los niños, la comida natural en proporciones correctas es totalemente suficiente para que el niños esté perfectamente sano y con las necesidades nutricionales cubiertas, hablo de verduras y frutas, legumbres, cereales integrales, semillas y frutos secos, algún lácteo de buena calidad si se desea, (aunque no es imprescindible) y también proteína animal esporádicamente de buena calidad. Es verdad que si queremos hacer un dulce especial, podemos tirar de superfoods para darles ese toque festivo. Por ejemplo, la lúcuma tiene un sabor naturalmente dulce que puede sustitutir el azúcar o ayudar a que useos menos endulzantes, aunque sean naturales. Lo mismo ocurre con otros superalimentos como el cacao, la algarroba, el azúcar de coco…

Pero ¿qué me aporta la lúcuma? (y qué le aporta a mi hijo)

La lúcuma es un fruto típico de la zona andina. Se usa para preparar dulces y helados, aunque en otras zonas del mundo como Europa, no se conoce demasiado.

lucuma-powder

Entre sus beneficios destacamos el aporte de fibra, de batacarotenos, pero también el ser muy rica en hierro y en vitamina B3. Esta vitamina es imprescindible para muchas funciones del organismo, como la correcta metabolización de la proteína o de la glucosa, ya que la B3 regula la glucemia en sangre. Otro beneficio es su efecto energizante, como podría ser también la maca. Es cardiocirculatoria y vasodilatadora periférica, es decir que mejora la circulación, además de reducir el contenido de grasa en sangre. Como el resto de vitaminas del grupo B, la niacina o vitamina B3 contribuye al correcto funcionamiento del sistema nervioso. Como ves, la B3 es muy importante para el desarrollo del niño en crecimiento, pero no te engañaré, puedes encontrarla en muchos otros alimentos como los cereales integrales (si no lo son no hay prácticamente vitaminas) Entonces, ¿por qué insisto en usar la lúcuma en esta receta? Pues porque otra de sus virtudes… ¡Es que está muy rica! Pero podrías usar otros ingredientes para rebozar las bolitas (tienes ideas en la explicación de la receta).

Ahora sí, ¡vamos a cocinar!

Helado de plátano con delicias de lúcuma

Ingredientes

PARA EL HELADO

  • 2 tazas de plátano congelado, cortado a rodajas.
  • Cacao nibs para decorar

PARA LAS BOLITAS DE LÚCUMA

  • 1 taza de dátiles (Medjool o de los que quieras, ¡pero sin azúcar añadida!)
  • 1/4 de taza de anacardos sin tostar
  • 2 cucharadas de nueces
  • 1/4 de taza de coco rallado
  • 1/2 taza de copos de avena integrales finos
  • 1 pizca de sal
  • agua (si necesario)
  • Lúcuma para decorar

FullSizeRender-3

Preparación
Antes de nada, deshuesa los dátiles y ponlos en remojo en agua caliente. Si vas a usar dátiles de la variedad Medjool sáltate este paso. Remoja también los anacardos.

Ahora vamos a preparar el helado.Te recomiendo que hayas cortado el plátano a rodajas antes de congelarlo, así es más fácil de usar. También te recomiendo que uses plátanos ecológicos, aunque los pelemos, el plátano no ecológico está sometido a muchos productos químicos, de hecho, crecen dentro de una especie de bolsas que son rociadas con químicos para evitar que algunas plagas acaben con ellos. Qué feo suena esto, ¿verdad? Bueno, continuemos con nuestra receta… Si no tienes una procesadora de alimentos muy potente o una batidora tipo Vitamix, saca el plátano unos 10 -15 minutos antes para que la máquina pueda triturar. Separa los trocitos de plátano tanto como puedas, colócalos en la procesadora y tritura con paciencia. Seguramente tendrás que ir llevando el helado hacia las cuchillas con ayuda de una cuchara, porque suele pegarse a las paredes de la procesadora. Si necesitas, puedes incorporar un poquito de agua, hazlo a cucharadas, ya que como te pases, ¡nos quedamos sin helado! Pero si tienes paciencia, seguramente no necesites agua.

FullSizeRender-2

Cuando lo tengas, ponlo en los recipientes donde los quieres servir y mételos en el congelador mientras preparas las bolitas.

Limpia el procesador y añade los dátiles y los anacardos (escurre el agua). De nuevo, ten paciencia porque la pasta se acumulará en las pareces de la procesadora y tendrás que ayudarla. Deja que se forme una pasta más o menos homogénea, no pasa nada si no se tritura perfectamente, está bien que la bolita quede con un poquito de textura. Añade las nueces, el coco, la avena y la sal y tritura un poquito más, tú eliges la textura. Si ves que necesitas un poco de agua, añade, de nuevo, agua a cucharadas, ¡no te pases! Ha de quedar una masa manipulable, con la que puedas formar bolas. Para formarlas, mójate un poquito las manos para que no se pegue demasiado la pasta, haz bolitas y rebózalas en lúcuma (prepara un bol con un poquito de lúcuma y pásalas por él) Siempre puedes usar cacao, algarroba, coco… o incluso té verde matcha… Pero con lúcuma quedan riquísimas y son muy nutritivas.

FullSizeRender-4

IMG_4912

Puedes guardar las bolitas en un recipiente hermético en la nevera, comerlas como snack saludable o llevarlas a un picnic, ahora que hacer buen tiempo. Son geniales como merienda especial a la salida del cole, aunque ya sabes que siempre te recomiendo fruta fresca en esas ocasiones…

Otra opción es comerlas acompañadas del helado de plátano que tenías esperando en el congelador, de esto iba la receta, no? 😀 Puedes combinarlas como te presento yo en la foto, está absolutamente rico y ¡gusta a todos los públicos!

Si quieres más ideas, nos vemos el sábado 2 de Julio en la Ecobotiga Planeta Terra de Castelldefels.

 

Pastel express de lima y chocolate

Ayer publiqué una foto aquí y aquí de mi merienda. Un pastel crudivegano de lima y chocolate súper fácil y, dentro de lo que entendemos como pastel, es una de las opciones más saludables que puedas echarte al cuerpo, como esta versión de aquí.

No tenía previsto publicar la receta porque, como he dicho, es un pastel raw muy sencillito que puedes encontrar en internet fácilmente, pero algunos me preguntasteis cómo se hacía, así que aquí tenéis la receta.

comidaquecura

Os aviso de que lo hice a ojo, como todo lo que suelo preparar al margen de Comida que Cura, ya os conté en el pan que cura que me cuesta mucho preparar las recetas midiendo y apuntando todo. Pero voy a intentar hacer memoria y ajustar las cantidades. Os pido que si probáis la receta y observas algún error, lo compartáis en los comentarios, así, entre todos, configuraremos este pastel súper rico.

Pensad que con esta receta como base, podéis crear muchos otros pasteles. El aguacate se puede combinar con casi cualquier sabor: fresas, frutos del bosque, plátano, naranja, mango, café de cereales, cerezas, coco, canela, manzana, vainilla… en fin, lo que se te ocurra. El aguacate te da la textura y es un lienzo en blanco para el sabor. Así que… ¡arriba esa creatividad!

healthy_mug_cake

PASTEL CRUDIVEGANO DE LIMA Y CHOCO

INGREDIENTES

(Para dos tazas de pastel y un mini molde -8 cm de diámetro- como los de la foto)

Base

  • 1 taza de almendras laminadas crudas (si tienes almendra molida con 3/4 de taza es suficiente, si tienes almendras crudas enteras, 1 y 1/4 de taza)
  • 3/4 taza de dátiles
  • 1/4 taza pasas
  • 1 c.s. de aceite de coco
  • 1 pizca de sal

Relleno de lima

  • 2 aguacates grandes o 3 pequeños
  • 2 limas (el zumo + la piel rallada de una de ellas)
  • 1/4 taza de agave u otro endulzante natural tipo miel, azúcar de coco, panela, sirope de arce, de coco…)
  • 1 c. s. de aceite de coco
  • 1 pizca de sal

Relleno de chocolate

  • 1 aguacate grande o 2 pequeños
  • 1 c.s. de algarroba en polvo (mejor ecológica y raw)
  • 1 y 1/2 c.s. de cacao en polvo sin endulzar (mejor ecológico y raw)
  • 3 c.s. de agave u otro endulzante natural tipo miel, azúcar de coco, panela, sirope de arce, de coco…)
  • 1 c. s. de aceite de coco
  • 1 pizca de sal
  • Almendras laminadas para decorar

pastel_saludable

PREPARACIÓN

Para la base, pon en remojo los dátiles y las pasas en agua tíbia, al menos durante una hora.

Si usas almendras enteras, te recomiendo que las actives para darle más potencia nutricional a tu pastel. Si no, está bien que uses almendras compradas, ya sean laminadas o hechas harina.

Escurre los dátiles y las pasas y, en un procesador de alimentos, tritura todos los ingredientes de la base hasta que se forme una bola en la máquina, quizás debas ajustar la consistencia añadiendo más agua o más almendras. Reserva.

Para el relleno de lima, en el mismo procesador coloca todos los ingredientes y tritura. Reserva.

Limpia un poco la máquina y prepara ahora el relleno de chocolate de la misma forma que antes, mezclando todos los ingredientes.

Monta el pastel: si usas un molde, presiona la base del pastel con las manos un poco mojadas. Queremos que esta base tenga más o menos 1 cm de grosor. Vierte ahora la capa de lima y aplana con una espátula. Mete el pastel en el congelador por, al menos, una hora.

Pasado ese tiempo, saca el pastel y añade la capa de chocolate, que será más finita que la de lima. Decora con las láminas de almendra y vuelve a meter en el congelador por otra hora más como mínimo. Pero puedes guardarlo varios días hasta que lo vayas a consumir, en este caso, tápalo con papel film.

Cuando lo quieras comer, sácalo del congelador una media hora antes. Pasa un cuchillo entre el pastel y el borde para poder desmoldarlo fácilmente sin romperlo.

Si quieres preparar el pastel en taza (mejor si lo quieres comer directamente, sin congelar) Ve combinado las diferentes capas del pastel como quieras. En la foto puedes ver como lo he hecho yo, pero es .

Ya está, eso es todo. Facilísimo ¡Y está muy, muy rico!

raw_cake

Pautas para un detox post navideño fácil y una ensalada simplemente deliciosa

kale_salad_detox

Año nuevo, vida nueva. Es un tópico que se repite cada primero de Enero, desde los clásicos como apuntarse al gimnasio, ponerse a dieta, dejar de fumar… Hasta cualquier otro deseo secreto que nos proponemos cumplir a cualquier precio aprovechando el cambio de año. La mayoría de veces, los buenos propósito, se quedan precisamente en eso, propósitos que no llegamos a cumplir más de unos cuantos días. El secreto del fracaso es muy simple: los extremos no funcionan, el sufrimietno no puede sostenerse en el tiempo (es incompatible con la naturaleza humana) y también que el ser humano busca el placer de forma innata. Por eso, si tu propósito es comer de forma más saludable en este 2016, te propongo que te pongas en marcha haciendo, primero, un cambio de actitud. Aunque parece muy simple y muy obvio, es necesario tener presentes estas pequeñas premisas que te ayudarán a hacer cambios sostenibles en el tiempo. A partir de ahí hay algo imprescindible que explica muy bien el bueno de Eisntein:

Hay una fuerza motriz más poderosa que el vapor, la electricidad y la energía atómica: la voluntad.

Albert Einstein

Si ya estás ahí: tienes voluntad, paciencia, creatividad, ilusión… Te mereces que te lo pongan un poco más fácil. Y yo, desde Comida que Cura, quiero aportar mi granito de arena para que puedas empezar el año de forma más saludable y deliciosa. Porque al contrario de lo que muchos piensan, comer sano no quiere decir estar a régimen ¡Para nada! O sino echa un vistazo a estos dulces.

Ensuciar y limpiar
Aunque lo ideal es mantener una dieta y costumbres saludables de forma cotidiana, es cierto que en algunos momentos, nos dejamos llevar. Pasa en Navidad, cuando no contamos las calorías o comemos esas cosas que sabemos que no nos hacen demasiado bien. Pero es cierto que, en algunos casos, hace más mella la culpa de comer algo “prohibido” que el efecto real de ese alimento. Así que si te has pasado durante las fiestas, es momento de re-equilibrar.

No creo en las dietas milagrosas ni estrictas, creo en la salud desde la sensatez. No tiene sentido hacer un ayuno severo para adelgazar esos kilos de más o para rebajar la culpabilidad, porque aunque lo “aguantes”, seguramente tendrás efecto rebote al acabarlo. Es mejor ser moderado, incluso en la limpieza, de esa manera podrás depurar el organismo de forma más prolongada y profunda y sin castigar el cuerpo con cambios extremos.

Algunas pequeñas cosas que puedes hacer (si es que no las haces ya):

  • Tomar agua tibia con limón por la mañana. Si quieres ir un poco más allá, añade una cucharadita de hierba de trigo en polvo al agua durante 15 días.
  • Desayuna un zumo verde o en su defecto un batido verde. Aquí puedes descargarte mi ebook con recetas de zumos y batidos.
  • Evita durante unas 3 semanas harinas (también integrales), dulces y lácteos (puedes tomar algo de kefir o yogur ecológico)
  • Haz más ejercicio del que haces habitualmente, aunque sea añadir 1/2 hora más al día.
  • Sustituye una de las comidas por una ensalada o crema de verduras.
  • A media mañana o para merendar, toma fruta de un solo tipo.
  • Añade infusiones depurativas 3 veces al día usando alguna de estas plantas:
  1. Diuréticas: abedul, alcachofera, bardana, brezo, cola de caballo, esparraguera, fresno, fumaria, gatuña, grama de las boticas, maíz, ortiga mayor, saúco, vara de oro.
  2. Para la piel: abedul, caléndula, fresno, fumaria, pensamiento, zarzaparrilla.
  3. Para la sangre: diente de león, fresno, fumaria, grama de las boticas, ortiga mayor, ortosifón, vara de oro.
  4. Para las articulaciones: abedul, cola de caballo, diente de león, fresno, gatuña, grosello negro, ortiga mayor, saúco, vara de oro, zarzaparrilla.
  5. Para el hígado: alcachofera, cardo mariano, diente de león, grama común, ortiga mayor
  6. Para el riñón: fresno, diente de león, gatuña, ortiga mayor, ortosifón,
  7. Para los pulmones: marrubio, saúco, eucalipto, tomillo, zarzaparrilla.
  8. Para el sistema digestivo: alcachofera, caléndula, fresno, fumaria, marrubio, ortiga mayor.

hierbas_depurativas

Lo ideal es combinar 3-4 plantas según tu intención. Siempre te recomiendo tener en cuenta la limpieza hepática, ya que ahí, en el hígado, empieza todo. 😉

Una ensalada sin complicaciones
Aunque la ensalada que te traigo hoy es muy facilita, es una receta arriesgada. Primero porque es una ensalada y estamos en Enero, así que apetece menos que una sopita caliente; luego porque muchos asociamos la ensalada con 3 hojas de lechuga iceberg, dos trozos de tomate y un puñado de olivas rellenas; y para acabar, porque quizás el ingrediente base es totalmente desconocido para ti: el kale.

kale_recetas

A mi favor te diré que, aunque estoy un poco obsesionada con las ensaladas, mi obcecación tiene un motivo: los vegetales y frutas crudos son los alimentos que más nos depuran y nos aportan vitaminas y minerales (entre otros macro y microelementos) y son los únicos alimentos que no ponen en alerta nuestro sistema inmune. Como ventaja secundaria, pero nada despreciable, te diré que las ensaladas están deliciosas. Hay vida más allá de la lechuga iceberg.

Kale hasta en la sopa

En los últimos años la col rizada o kale se ha convertido en la más cool de las verduras. La culpa la tienen las celebrities, las revistas de moda y la globalización. Pero, más allá de ser un vegetal mainstream, la kale tiene unas propiedades dignas de mención.

  • Fitonutrientes: que le otorgan un papel antioxidante y antiinflamatorio, muy útil para enfermedades autoinmes, ya que también refuerza el sistema inmune. Los antioxidantes son de vital importancia a la hora de prevenir el cáncer o como refuerzo en tratamientos como la quimioterapia.
  • Minerales y oligoelementos: hierro, aunque no fácilmente asimilable por el organismo. Calcio, en este caso sí que es interesante ya que debido a su contenido en potasio y magnesio nos ayuda a mantener una buena absorción y metabolización del calcio.
kale_erin_sparler
Ilustración: Erin Sparler
  • Vitaminas: 70 gr de kale nos aporta:
  1. 600% de la C.D.R. (cantidad diaria recomendada) de Vitamina K. Aunque para no engañar a nadie (hay que leer estas cosas con lupa) os recuerdo que la vitamina K se sintetiza (crea) en el intestino humano, aunque de forma insuficiente, por eso esta cantidad es tan elevada, porque necesitamos muy poco aporte para cubrir nuestras necesidades. La vitamina K es importante para el correcto funcionamiento de las plaquetas y la sangre en general, sobretodo en el papel de coagulación y regeneración ante una hemorragia.
  2. 200% de la C.D.R. de vitamina A. Siempre que tomemos la verdura cruda o el jugo prensado en un máquina de extracción lenta. Esta vitamina es imprescindible para metabolizar las proteínas, además te ayudará a tener la piel más saludable, así como protege el sistema inmune y el sistema reproductor. De igual manera es de vital importancia en niños en edad de crecimiento. Todos los vegetales con hojas verde oscuro contiene vitamina A, ya que la clorofila (el color verde) enmascara la vitamina A.
  3. 130% de la C.D.R. de vitamina C. De nuevo os cuento el “engaño” detrás de este dato, la OMS recomienda una ingesta diaria de 80mg, esta cantidad es ridícula. Sobretodo teniendo en cuenta que la mayoría vivimos en lugares llenos de polución e ingerimos alimentos artificiales y contaminados con pesticidas y fertilizantes. Deberíamos ingerir unos 500mg de vitamina C diaria y, si eres fumador, ten en cuenta que deberías aumentar el consumo de vitamina C entre 25 y 100 mg por cigarrillo). La vitamina C es imprescindible para la formación de colágeno, para el corecto funcionamiento del sistema inmune y es un potente antioxidante celular.
  4. Fibra: las hojas de kale tiene un alto contenido en fibra, que no sólo regularán el tránsito intestinal, sino que tiene un papel hipolipemiente (baja los niveles de grasa en sangre).
  5. Clorofila: tal y como pasa con las algas o los germinados, las hojas verdes tiene un alto contenido en clorofila. Ésta es de vital importancia para regenerar y limpiar la sangre, por lo tanto, es un gran coadyuvante en enfermedades degenerativas que tienen que ver con la permeabilidad intestinal, como la artiritis reumatoide. Si no sabes de qué va esto, te recomiendo que leas los pasos de la Dieta que Cura tranquilamente.

Ahora que ya os he presentado, espero que te animes a incorporar la kale en tu dieta. Una buena opción es probarla en esta ensalada. Lee atentamente los pasos a seguir, ya que disfrutar plenamente de esta col, tiene sus pequeños trucos.

ENSALADA DE KALE SIMPLEMENTE PERFECTA

Es una ensalada muy versátil, puedes ponerle casi cualquier ingrediente que tengas por tu nevera. Yo te comparto la variante que más estoy preparando últimamente, pero, como puedes ver, en la primera foto de este post, tienes otra ensalada de kale con algún ingrediente distinto. ¡Sé creativo!

kale_recipes

Ingredientes

Para la ensalada

  • Unas 5 hojas de kale (puede ser de cualquier tipo, yo usé col kale rizada)
  • Un puñandito de germinados al gusto: alfalfa, lentejas, rabanillos…
  • Unas 7 avellanas tostadas (preferiblemente en el horno de casa)
  • Una cucharada sopera rasa de pasas
  • Una cucharada sopera de coco rallado
  • Una cucharadita de copos de alga nori
  • Opcional pero delicioso: una cucharada de postre de rábano picante rallado (horseradish en inglés)

Para el aliño

  • 2 cucharadas soperas de aceite de oliva de primera presión en frío
  • 1 cucharada sopera de vinagre balsámico (preferiblemente sin azúcar, endulzado, por ejemplo, con zumo de uva)
  • 1/2 cucharadita de ajo rallado en polvo
  • 1 cucharadita de concentrado de manzana o agave o miel
  • 1/2 cucharadita de anís molido en polvo
  • 1 cucharadita de vinagre de umeboshi (o en su defecto una pizca de sal)

Preparación

Primero preparamos el aliño: en un bote de cristal con tapa, mezcla todos los ingredientes, tapa el bote y agita bien. Puedes añadir un poquito de agua si ves que queda un poco espeso.

Para la ensalada, lava y escurre el kale, trocéalo quitando los troncos más duros, puedes guardarlos para el zumo o añadirlos a una sopa a trocitos. Pasa ahora el kale troceado a un bol grande, aquí viene la parte divertida e imprescindible para que las hojas pasen de ser gomosas e incomibles a tiernas y jugosas: masajea el kale con las dos manos, cógelo y literalmente “sóbalo” para romper las fibras y hacerlo más tierno. Dedica unos 5 minutos a este paso, porque es el pequeño truco que marca la diferencia.

Incorpora ahora los germinados que has elegido para tu ensalada e intenta mezclarlos bien repartiéndolos entre todas las hojas de kale, te recomiendo volver a usar las manos en este paso. Añade ahora el coco rallado y, si vas a usarlo, también el rábano picante rallado.

Otro pequeño truco para que tu ensaladas tengan un mejor sabor es añadir un poco del aliño cuando tengas la “base” del plato, que suele ser la hoja verde y algún otro ingrediente que quieras mezclar. En la ensalada de hoy, este es el punto en el que añades, más o menos, la mitad del aliño y mezclarás de nuevo bien para integrar los sabores.

Pasa la ensalada a la fuente o al plato en la que la comerás y acábala añadiendo las avellanas troceadas, las pasas y los copos de alga nori. Acaba de aliñar y disfrútala.

detox_post_navideno

 

 

Desayuno de quinoa y manzana

Aunque lo ideal es empezar el día con un buen batido o licuado, a veces, en las estaciones frías, nos apetecen otro tipo de desayunos. Por eso os traigo esta receta, para que tengáis una alternativa sin gluten al tradicional porridge hecho con copos de avena, que, por cierto, aunque es muy bueno par algunas cosas, crea mucosidad. Así que si estás resfriado, olvídate de la avena por un tiempo.

Este porridge está hecho con un pseucereal entero, que es la mejor manera de tomar cereales (y pseudeocereales). Tomamos el grano entero, con su salvado y su germen para mantener toda su vitalidad intacta y poder obtener todos los beneficios de sus nutrientes. Y recuerdo esto sólo por si acaso, porque seguro que ya no hay nadie por aquí que aun compre cereales refinados ¿verdad? 😉

Como también ya sabrás, el cocinar los alimentos nos hace perder una parte de sus propiedades y, aunque no hay que obsesionarse, puedes preparar esta receta de manera que mantengamos casi intactos sus beneficios. Pero también te dejo la versión tradicional y “fácil”, en el caso de que no tengas tiempo.

porridge_de_quinoa

Devuelve la vida tus cereales y semillas
En este post ya te expliqué los básicos para activar tus semillas y por qué es de (vital) importancia que te acostumbres a hacerlo. Si no lo tienes muy presente, no pasa nada, hoy repasamos y aplicamos la teoría a un caso práctico, el del porridge de quinoa en su versión cruda.

En realidad, este paso no es imprescindible para hacer la receta de hoy, puedes cocinar la quinoa sin remojar ni germinar. Pero si quieres hacerlo perfecto (y tienes tiempo) te recomiendo que la actives y la germines, porque realmente los beneficios nutricionales se multiplican muchísimo si lo haces: mejor digestión, más aminoácidos, vitaminas, minerales, oligoelementos…

Te recuerdo cómo activar y germinar:

  1. Pon en remojo la quinoa durante la noche.
  2. Por la mañana, escurre el agua y deja la quinoa sobre un colador que habrás colocado sobre un bol para ir drenando el agua que vaya soltando. Cubre el colador con un trapo o una tapa, para que no le de la luz a la quinoa. Puedes ir remojando con agua filtrada la quinoa cada 3-4 horas.
  3. En aproximadamente 24h verás que a la quinoa le sale una colita, está germinando. No hace falta que la dejes germinar más.
  4. Deshidrata la quinoa en una deshidratadora o, en su defecto, en un horno a la temperatura mínima y con la puerta ligeramente abierta para que circule el aire. El tiempo depende del horno, de la humedad del ambiente… Sólo asegúrate de que queda bien seca antes de guardarla, para que no se eche a perder.
  5. Almacena la quinoa en un bote de cristal.

porridge_quinoa

Al deshidratarla, la quinoa (y también pasa con el trigo sarraceno y las semillas) queda ligeramente crujiente, como un cereal hinchado. Puedes consumirlos directamente así o, si lo prefieres, puedes remojarlas por un par de horas antes de usarlos.

Vamos con la receta en sus dos versiones

1. Versión rápida sin germinar ni deshidratar

COMPOTA DE MANZANA

Esta es la versión de una amiga mía. Me encanta porque es muy suave y dulce y porque huimos un poco de la típica compota con canela y piel de limón.

Ingredientes

  • 2 manzanas peladas y sin semillas
  • 1/4 de taza de pasas
  • 1/2 vaina de vainilla
  • 1 pizca de sal

Preparación
En una olla pequeña de fondo grueso pon las manzanas troceadas con un poquito de sal, las pasas, y la raspadura de vainilla, pon también la vaina para que le de sabor, luego la quitamos. Añade un fondo de agua filtrada y cocina tapado hasta que la manzana se ablande y se deshaga.

PORRIDGE DE QUINOA

Ingredientes

  • 1/2 taza de quinoa
  • 1 y 1/2 tazas de agua
  • 1 taza de leche vegetal (almendra, arroz, cáñamo, …)
  • 2 c.s. de pipas de calabaza (crudas o tostadas en esta versión)
  • Endulzante a gusto (prueba primero, quizás no lo necesites)
  • 1 pizca de sal

Preparación
Hierve la quinoa con el agua hasta que esté cocinada, una 1/2 hora es suficiente. Mezcla el endulzante (si lo vas a usar) y la pizca de sal en la leche vegetal.
Monta el plato: añade la leche a la quinoa y decora con la compota de manzana y unas pipas de girasol.

dasayuno_de_quinoa

2. Versión raw

CRUDI-COMPOTA DE MANZANA

Ingredientes

  • 1 manzana con su piel
  • 5 dátiles remojados en agua tibia durante una hora como mínimo
  • Unas gotitas de limón
  • 1 c.p. de canela
  • 1 pizca de sal

Preparación

Es mejor prepararlo al momento para que la manzana no se oxide. Tritura todos los ingredientes o, si prefieres otra versión más crujiente. Puedes rallas la manzana y añadir el resto de ingredientes (los dátiles troceados muy pequeñitos)

CRUDI-PORRIDGE DE QUINOA ACTIVADA

Ingredientes

  • 1/2 de taza de quinoa activada, germinada y deshidratada
  • 2 c.s. de pipas de calabaza activadas
  • 1 taza de leche vetetal al gusto
  • Endulzante de calidad al gusto: azúcar de coco, sirope de agave o panela.
  • 1 pizca de sal

Preparación
Mezcla el endulzante y la pizca de sal con la leche y en ella remoja la quinoa durante toda la noche, puedes añadir también las pipas de calabaza si no las tienes activadas y deshidratadas.

Al día siguiente prepara la cruda compota y añádela a la manzana.

Ya está. ¡Espero que lo disfrutéis mucho!

 

Preparando la Castanyada ¡Panellets saludables!

Aunque he de confesar que estoy un poco desilusionada con el cambio de hora (no me gusta nada), me reconfortan días otoñales como el 1 de Noviembre, lo que para mi, de toda la vida, ha sido ¡La Castanyada! En Barcelona ya se siente el viento fresquito y, a veces, cuando menos te lo esperas, ese viento trae aromas de Otoño, el de la castañera, asando sus castañas y boniatos. Entonces, es cuando es oficial, queda inaugurada la temporada invernal, para bien o para mal, winter is coming.

halloween-saludable

Algunos tenéis ya el chip de que el 1 de Noviembre es la celebración de Halloween. Pero aquí, una servidora ya tiene una edad y hace unos cuantos años (no especificaré cuantos) lo de Halloween era algo que se veía en la tele, una costumbre “yanky” que sentíamos muy ajena a nosotros. Lo que es la vida, ¿no? Halloween le hace sombra a la fiesta de Todos los Santos…¿Será la globalización? ¿Será otra estrategia para consumir más? Sea lo que sea yo me quedo con lo que celebramos en Cataluña, que es la Castanyada de toda la vida. Comemos castañas y boniatos asados, como es costumbre también en otros lugares, pero la gracia aquí son los panellets. Unos pastelitos tradicionalmente hechos de patata, harina de almendra y toneladas de azúcar blanco. Peeeero… como a los que nos asomamos por aquí nos gusta la comida que cura y no queremos renunciar a tradiciones tan estupendas como esta, pues vamos a preparar nuestra versión saludable de los panellets de siempre.

panellets_castanyada

Es fácil y rápido, la clave está en planificar y ser un poco apañado. Pero de eso vamos más que sobrados, ¿verdad?

Prepararemos 4 variedades diferentes: reinterpretaremos recetas tradicionales y haremos de las nuestras creando versiones crudiveganas y usando ingredientes que nos aportan un extra de salud.

Antes de empezar, una recomendación general para todas las recetas: asa el boniato y la calabaza el día anterior para poder manipularlos fácilmente cuando prepares tus panellets. La textura no es la misma en caliente que en frío y después de reposar unas horas.
Entonces: en el horno, asa un boniato grande o dos pequeños y 1/4 de calabaza, si es pequeña, utiliza media. Las medidas de las recetas dan para los panellets que tenéis en las fotos.

Otro apunte, cuando hablo en las recetas de harina de almendra, me refiero a la almendra molida. Si nos ponemos estrictos, lo ideal sería que tú mismo hicieras la harina de almendra, en este caso, deberías secar la pulpa resultante de hacer leche de almendras. Si puedes hacerlo así es perfecto. Si no puedes, cómprala ya hecha. Existen marcas ecológicas que la comercializan y es una buena alternativa si no tienes tiempo de deshidratar tu propia harina.

VERSIONES TRADICIONALES

Panellets de “chocolate”

INGREDIENTES
1 boniato grande o 2 pequeños
1/2 taza de harina de algarroba
1/4 de taza de cacao crudo en polvo
1/2 c.p. de vainilla en polvo
1 pizca de sal
Semillas de sésamo para decorar

healthy_haloween

PREPARACIÓN
Como el boniato lo habrás asado el día antes, será muy fácil manipularlo. Sólo tienes que pelarlo tirando un poco de la piel. Añádelo a un bol junto con el resto de ingredientes. Aplasta bien el boniato e integra con el resto de ingredientes con ayuda de un pisa patatas.

panellets_saludables_1
Mójate un poquito las manos y haz bolitas del tamaño de una trufa. Aplánalas un poco y reboza la parte superior con un poco de sésamo.

panellets

Panellets de piñones
Un clásico y el preferido de muchos (¡el mío también!).

INGREDIENTES
1/4 de calabaza (yo usé tipo “butternut” y quedó muy bien)
1 taza de harina de almendra molida
1/4 de taza de azúcar de coco o panela ecológica
1 pizca de sal
Piñones para rebozar

PREPARACIÓN
Saca la pulpa de la calabaza tal y como he hecho yo en la foto.

panellets_1Mezcla con el resto de ingredientes menos con los piñones y, como en la receta anterior, usa un pisa patatas para aplastar e integrar los ingredientes.

panellets_3
Forma bolitas y reboza con los piñones.

panellets_saludables
Mete en el horno hasta que los piñones se doren. Ten mucho cuidado porque el cambio de piñones blancos a piñones chamuscados puede ser cosa de pocos segundos.

VERSIONES CRUDIVEGANAS

Panellets de coco

INGREDIENTES
1 taza de pulpa de zanahoria (restos de hacer zumo)
1 taza de coco rallado
1/4 de taza de dátiles
1/4 de taza de pasas
2 c.s. de aceite de coco
1 pizca de sal
coco rallado para rebozar

PREPARACIÓN
Un par de horas antes, pon en remojo los dátiles y las pasas.
Con una procesadora de alimentos, mezcla todos los ingredientes hasta formar una pasta que no se pegue demasiado en las manos.

panellets_comida_que_cura
Tradicionalmente, los panellets de coco tienen forma de seta, (será un homenaje al Otoño…) Con paciencia, dale forma de seta a tus panellets, si ves que la masa no queda compacta, añade más coco y muy, muy poquito aceite de coco. Piensa que al enfriarse cogerán mucho más cuerpo.
Reboza la parte superior de tu “seta” con un poco de coco. Guarda en la nevera al menos durante una hora antes de consumirlos.

castañada_saludable

Panellets de té matcha y almendra
Este me lo he sacado un poco de la manga… basándome en la versión del panellet almendrado, le he añadido un toque “Comida que Cura”, el té matcha. ¿Sabías que es súper antioxidante? Además ¡es delicioso!

INGREDIENTES
2 tazas de harina de almendra
1 c.p. de té matcha puro en polvo (el que se usa para cocinar)
1/4 de taza de dátiles
1/4 de taza de pasas
2 c.s. de aceite de coco
1 pizca de sal
Almendras fileteadas para rebozar

healthy_treat

PREPARACIÓN
Un par de horas antes, pon en remojo los dátiles y las pasas.
Mezcla todos los ingredientes y con las manos húmedas forma tronquitos. Rebózalos en la almendra y mételos en la nevera al menos durante 1 hora antes de comerlos.

Como ves, esto de preparar la Castanyada que Cura no es nada laborioso. Nada que ver con la versión tradicional. 😉 Nuestros panellets están riquísmos y no tienen nada que envidiarles a los de toda la vida, son mucho más ligeros y saludables. Con estas recetas queda demostrado que la Comida que Cura también incorpora algún caprichillo… pero siempre pensando en el impacto sobre el organismo, su efecto energético y emocional… Algo más complejo, pero, a la vez, más afín a nuestra naturaleza.

¡Espero que os animéis a hacerlos!

¡Benditas bolitas!

¡Volvemos de vacaciones! Volvemos, porque hay que volver, claro… con esa sensación agridulce de haberse quedado con ganas de más, pero deseando, en secreto, retomar la nueva temporada como cuando estrenábamos libros el primer día de colegio. Es que somos así de contradictorios, los seres humanos, siempre persiguiendo aquello que no tenemos…

El mejor consejo que puedo darte, es que no pienses demasiado, estamos de vuelta ¡y la vida siempre hay de celebrarla! Volvemos a ver a los amigos que se habían ido al pueblo, a explicar las vacaciones a los compañeros de trabajo, a saludar al vecino, a comprar en tus tiendas de siempre, a preparar comida que cura, a sentirte bien cuidándote… ¡Y ahí quería yo llegar! Volvemos a tomar las riendas de nuestra salud. Qué ganas y qué complicado a la vez, ¿verdad?.

Para hacerlo más llevadero, te propongo un capricho sano que te hará suspirar “¡Benditas bolitas!” cada vez que te comas una. Sin culpa, sin “venenos” como el azúcar refinado, las grasas hidrogenizadas o los conservantes y potenciadores de sabor. Fáciles, sabrosas y adictivas.

benditas bolitas

Para equilibrarte y centrarte, te pronpongo, además de las benditas bolitas, unos cuantos consejos que incorporar a tu vida cotidiana. Muchos te sonarán, ya que los he ido publicando por el Facebook o el Instagram o incluso por aquí, son la base de la depuración y uno de los pilares de la Dieta que Cura, así que no está mal que los recordemos.

  1. Por la mañana, nos cepillamos los dientes y nos raspamos la lengua con un “raspa-lenguas”, con el cepillo no sirve, no arrastra las toxinas. Precisamente lo que queremos es quitar las toxinas que el cuerpo ha liberado por la lengua en sus tareas de limpieza nocturna. Si no lo haces, parte de esas toxinas vuelves a tragártelas. Buaj!
  2. Nos bebemos un gran vaso de agua templada, hay varias combinaciones posibles:
    – Agua templada + 1 chorrito de limón (no recomendado para fases agudas de Artritis Reumatoide).
    – Agua templada + 1 chorrito de limón + 1/3 de vaso de agua de mar (como lleva limón, tampoco lo tomes si tienes AR severa).
    – Agua templada + 1 chorrito de vinagre de manzana sin pastaurizar.
    – Agua templada + 1 chorrito de vinagre de manzana sin pastaurizar + 1/3 de vaso de agua de mar.
    – Agua templada + 1 chorrito de vinagre de umeboshi.
    – Agua templada + 1 chorrito de vinagre de umeboshi + 1/3 de vaso de agua de mar

3. Pasado un ratito, mi recomendación es que te tomes un zumo verde hecho con una cold pressed, en mi Facebook puedes ver varias recetas de mis zumos matutinos, pero voy a hacer una recopilación en un post del blog, para que los tengas todos juntos.

4. Una o dos veces a la semana, te recomiendo que hasta la hora de comer, sigas tomando zumo verde o elijas una fruta como desayuno.

5. En general, elimina o reduce alimentos procesados y químicos, lee un poquito la Fase 1 de la Dieta que Cura para tener más claro a qué me refiero.

6. Cuando te entre el ataque de comer algo que sabes que traerá consecuencias negativas para tu salud, ¡elije fruta! Aprovecha el verano, que nos da fruta deliciosa como la sandía, el melón, los higos, albaricoques, mangos,… ¡O ten a mano caprichos saludables como estas benditas bolitas!

bliss balls

¡RECETA!

INGREDIENTES
1 y 1/2 tazas de los restos de hacer leche vegetal de pipas de girasol y semillas de amapola
1/4 de taza de cacao crudo en polvo (sin azúcar)
1 taza de dátiles
3 c. s. De trigo sarraceno activado y deshidratado
3 c.s. De semillas de cáñamo peladas
1 c.s. De azúcar de coco
1 c.p. De vainilla en polvo* o la raspadura de una vaina
3 c.s. De aceite de coco derretido
1/2 c.p. De sal del himalaya
Avellanas crudas (o tostadas por ti mismo) para meter dentro de las bolitas

Rebozado para las bolitas:
DE CHOCOLATE
2 c.s. de cacao crudo en polvo sin azúcar
1 c.s. rasa de azúcar de coco
1 pizca de sal

DE TÉ MATCHA
1 c.s. de té matcha en polvo**
1 c.s. rasa de azúcar de coco
1 c.s. de coco rallado
1 pizca de sal

*No te confundas con las vainillas azucaradas que venden en os supermercados, eso es azúcar refinada con aroma a vainilla, todo químico. Lo mismo pasa con los extractos de vainilla, suelen ser artificiales y llevar jarabe de glucosa invertido. La vainilla es cara, una referencia para saber si compras vainilla “de verdad”, es su precio.

** Asegúrate de que no es un preparado a base de leche en polvo. De nuevo, la calidad te la va a indicar el precio.

PREPARACIÓN
Antes de empezar te comento que las cantidades de esta receta pueden cambiar sensiblemente según tus ingredientes. Por ejemplo, mis restos de leche vegetal estaban ligeramente húmedos, eso hacía que mi mezcla tolerase más ingredientes secos para conseguir la textura adecuada. Por eso has de conocer bien cuál ha de ser esa textura: una masa que pueda manipularse sin manchar demasiado las manos, que sea cómodo hacer bolitas. Piensa que gracias al aceite de coco, cuando se enfríen cogerán más cuerpo. Quizás te ayude la siguiente foto:

leche vegetal
Si no tienes restos de hacer leche vegetal, pon en remojo 1 taza de semillas de amapola y 1 taza de semillas de girasol. Pasadas unas 5 horas, escurre el agua del remojo y tritura la mezcla. En mi caso, yo aproveché para hacer leche vegetal y, por otro lado, hice también horchata triturando chufas. Lo hice por separado porque no me gusta la textura que queda después de triturar la chufa, es muy fibrosa y no queda muy bien en los postres crudiveganos. Sin embargo, la mezcla de chufas, semillas de girasol y amapola en la leche vegetal es espectacular, sobretodo si le añades un par de dátiles triturados. 🙂

Sigamos con la receta. Una vez tengas tu mezcla bien triturada (te recomiendo que lo hagas con un blender -vaso americano- o una batidora de viaje tipo Tribest, que es súper potente) puedes empezar con la receta.
El siguiente paso es conseguir un caramelo de dátiles como el que tienes en la foto de más abajo, es muy fácil: deja los dátiles en remojo unas horas, si usas la veriedad Medjool, no hace falta que los remojes. Tritura los dátiles junto con un poquito de agua (unas 3-5 cucharadas soperas de agua) y una pizca de sal. Tiene que quedarte una textura como la de la foto. Este caramelo lo puedes usar para un montón de cosas, como mermelada, añadirlo a tu bols saludables y batidos, como “dip” para fruta troceada…
date toffee
Cuando lo tengas listo, en un bol, mezcla el caramelo de dátiles, las semillas de girasol y amapola trituradas y el resto de ingredientes menos las avellanas: el aceite de coco, el cacao en polvo, la vainilla, la sal, el trigo sarraceno, el cáñamo y el azúcar de coco. Has de remover bien con una espátula hasta que los ingredientes queden integrados y repartidos uniformemente. Ahora es el momento de rectificar si ves que la mezcla no tiene la textura adecuada: más ingredientes secos si está muy pastosa: cacao o semillas de cáñamo… o un chorrito de leche vegetal si está muy dura o seca.

benditas bolitas

Prepara ahora los dos rebozados: mezcla todos los ingredientes de las diferentes coberturas en dos bols separados y reserva.bliss balls

Para formar las benditas bolitas, coge un poco de masa, haz una bolita y aplánala un poco, pon una avellana en el centro así:

comida que curaAcaba de formar la bolita y reboza en la cobertura que más te guste.

caprichos sanos

healthy treats

Mete en el congelador por unos 15 minutos, luego guarda las bolitas en un tupper en la nevera, para que mantengan su consistencia.

Ya tienes caprichos saludables para la “vuelta al cole”, ¡benditas bolitas!

3 recetas crudiveganas de brocoli y coliflor

Ya sé que alguno por ahí, al leer el título de esta entrada, ha sentido un poco de crudi-fobia. Soy consciente de que algunas crucíferas como la coliflor y el brocoli crean un poco de rechazo. No sólo porque pueden sentar mal en algunas ocasiones, sino por el olor que desprenden al cocinarse. De entrada, son de las verduras que menos les gustan a los niños. En este caso, mi propuesta es camuflar su sabor (y olor) en vez de potenciarlo. La coliflor y el brocoli pueden servir como base de muchos platos crudiveganos, sustituyendo, sobretodo, los cerelaes (Arroz, cuscús…)

sushi_crudivegano_1
¿Por qué huelen mal?
Las crucíferas, entre ellas la colifor y el brocoli, contienen sulforafano. Este componente se “activa” al cocinarse, al entrar en contacto con agua caliente, cuanto mayor es el tiempo de cocción, más ácido sulfhídrico se desprende y peor huele.

¿Por qué sientan mal?
Uno de los errores más comunes es cocinar en exceso las crucíferas pensando que así las hacemos más digestivas. Cuanto más las cocines, más gas producen y peor sientan. La recomendación es cocinarlas al dente, un máximo de 4-5 minutos (yo recomendaría 2-3 minutos). Si aun así, sientes que no te sientan bien, dale una ayuda extra a tu aparato digestivo y combínalas con alguna carminativa (verduras y plantas que reducen/eliminan los gases). Algunas de las carminativas más efectivas son las algas, por su contenido en ácido algínico, el hinojo, la menta, el anís, el laurel… Estas son sólo algunas de las más comunes o que más usamos en la cocina occidental. Otra opción es “pre-masticar” las verduras antes de ingerirlas, triturándolas o cortándolas muy pequeñitas. Este es el método que vamos a usar hoy en casi todas las recetas, sobretodo porque vamos a trabajar con verduras crudas y cocinadas al vapor muy poco tiempo.

Un planteamiento que yo me hago… si se llaman crucíferas, se tendrán que comer crudas ¿no? A mi me suena que sí 🙂 De momento, ya sabemos que para que sean más digeribles, no las vamos a cocer demasiado. También, si lo que queremos es disimular su sabor, mejor mantenlas lo más crudas posible, así no activas el sabor azufrado tan típico de estas verduras.

Empezamos con la coliflor y con la receta de TABOULÉ CRUDIVEGANO, por supuesto sin gluten y sin lácteos. 😉

INGREDIENTES
(para 2 personas)
1/2 coliflor con la parte del tronco
1/4 de semillas de girasol activadas
1 pepino
1 rama de apio
1 cebolla tierna
1 tomate
1/2 taza de pasas
1/2 taza de menta picada

Para el aliño:
El zumo de una lima
3 c.s. De aceite de oliva
1 c.p. De vinagre de umeboshi (o 1/2 c.p. Sal)

taboule crudivegano

PREPARACIÓN
En el procesador de alimentos, tritura primero un poco la coliflor. Lo bueno de picar tanto la coliflor como el brocoli en las recetas, es que aprovechas perfectamente toda la pieza. A veces, cuando uso las flores para otras receta, guardo la parte del tallo en una bolsa en la nevera y con eso me hago recetas como las del post de hoy.
Una vez triturada la coliflor de manera que quede pequeñita, casi como la textura del cus-cús, añade las pipas de girasol y tritura un poco más. En este punto, a mi me gusta añadir la cebolla tierna a trozos y pulsar unas cuantas veces para que quede pequeñita e integrada.
Por otro lado, corta el pepino, el apio y el tomate a trocitos pequeños.
En un bol, mezcla la coliflor picada con el resto de los ingredientes que acabas de cortar y también con las pasas y la menta.
Para el aliño, mezcla todos los ingredientes en un bote de cristal con tapa y agita bien para incorporar.
Aliña en el momento de servir, para que quede bien “al dente”.

Receta con brocoli: RISOTTO CASI CRUDO PARA EL VERANO
Este risotto se come templado, es un plato intenso pero fresco a la vez, ya que la textura cremosa la conseguimos con el aguacate. Como siempre, esta receta no tiene gluten ni lácteos.

risotto casi crudivegano

INGREDIENTES
(para dos personas)
3/4 de taza de arroz integral redondo
1 tira de alga kombu de 1,5 cm aprox.
2 tazas de agua flitrada

1/2 brocoli
1 aguacate
1 ajo tierno
1/2 c.p. Sal
1/2 c.p. Pimienta
1/2 c.p. Nuez moscada molida
1/2 c.s. De levadura nutricional
1/4 taza de pistachos pelados
1 c.s. De copos de alga nori

PREPARACIÓN
El brocoli contine mucha clorofila y vitamina A (perfecta para la salud de los ojos, la piel y las mucosas). Ambos elementos son hidrosolubles y termosensibles, así que al cocinar el brocoli, estos y otros elementos se pierden y casi todo el resto se quedan en el agua de cocción. Para aprovecharlos, vamos a cocinar la receta en este orden:
1. Corta el brocoli en flores pequeñas. En una olla un poco alta pon a hervir 2 tazas de agua. Cuando rompa el hervor, elige si quieres hervir o cocer al vapor el brocoli, yo te recomiendo al segunda opción, pero si no tienes la cestita típica para hacerlo, no pasa nada si lo hierves. Lo que sí es importante es que no te pases en el tiempo de cocción, pon una alarma o un reloj y calcula exactamente 3 minutos. Pasado ese tiempo, deja que le brocoli se enfríe en un plato. ¡No tires el agua! La vamos a usar para hervir el arroz, así aprovecharemos todas las vitaminas que se han quedado “flotando” en ella.
Para el arroz, lo ideal sería que lo dejaras en remojo la noche antes de preparar la receta. Cuando llegue el momento de cocinarlo, vuelve a llevar al fuego el agua de cocer el brocoli. Cuando hierva, vierte el arroz y deja tapado hasta que rompa de nuevo el hervor, desde ese momento cocina destapado. El fuego ha de ser medio y has de vigilar de que no se quede la olla sin agua. A veces depende del tipo de arroz, pero con esas cantidades, cuando te quedes sin agua, el arroz ya debe estar cocinado. Si no es el caso, puedes añadir un poquito más, pero hazlo muy poco a poco. Una vez cocinado, reserva y deja enfriar.
Prepara la salsa que “ligará” el risotto. En la trituradora, mete el aguacate cortado a trozos, la mitad del brócoli que estaba enfriándose, el ajo tierno, la sal, la pimienta y la nuez moscada. Tritura hasta que forme una pasta, no pasa nada si quedan grumos. Si sientes que es demasiado pastoso, puedes añadir un poquito de agua ¡pero no te pases! Trocea un poco el resto del brócoli a cuchillo, tampoco hace falta que lo hagas muy pequeño, porque vamos a triturar. Añádelo al resto de ingredientes que tienes en la trituradora junto con los pistachos y la levadura nutricional. Pulsa unas cuantas veces para que todo se incorpore y queden trocitos de brócoli y de pistachos.
En un bol mezcla ahora el arroz con la “salsa” que acabas de preparar, prueba y rectifica de sal si es necesario.
Para servir, puedes usar un molde (como he hecho yo en la foto) y decorar con los copos de alga nori.

Receta versátil: SUSHI-MAKI CRUDIVEGANO
Esta última receta puedes hacerla con coliflor o con brócoli, te dejo fotos de las dos versiones. En realidad te voy a dar sólo sugerencias para crear la base de la receta, ya que puedes modificarla a tu gusto y según lo que tengas en la nevera.

sushi_crudivegano
INGREDIENTES BÁSICOS
1/2 coliflor o 1/2 brocoli
1/4 taza de pipas de calabaza activadas
1/4 taza de pipas de girasol activadas
1 c.s. De vinagre de arroz ecológico
1 c.p. De agave

Hojas de alga nori
Mat de bambú para ayudarte a enrollar
Tamari
Wasabi (opcional)

INGREDIENTES VERSÁTILES
(Son ingredientes que puedes ir cambiando a tu gusto)

Brotes / germinados de lo que quieras: alfalfa, rabanitos, lentejas…
Champiñones
Aguacate
Cebolla tierna
Pepino
Lechuga
Espinacas
Zanahoria
Nabo daikon
Rabanitos
Manzana
Semillas de sésamo
….

PREPARACIÓN
En la trituradora, procesa el brocoli o la coliflor junto con las semillas, el vinagre de arroz y el agave. Ha de quedar una textura como de cus-cús, que quede compacta cuando la presiones entre los dedos.

Sobre el mat de bambú, coloca una hoja de nori , extiende una capa fina de la mezcla que acabas de preparar dejando un centímetro libre hasta los bordes. Pon los ingredientes sobre la mezcla. Por ejemplo: corta tiras de pepino, germinados, tiras de zanahoria… has de colocarlos hacia el borde que está más cercano a ti, para poder enrollar bien tu sushi.
Te dejo este link para que veas cómo se hace.
Para cortar el sushi, necesitas un cuchillo bien afilado que irás mojando en agua, así consigues reblandecer la nori y sale más fácil. Corta rodajas de un dedo de grosor aproximadamente.
A la hora de comerlo, moja en tamari y, si te gusta el picante, añade un poquito de wasabi.

sushi_que_curaYa has aprendido tres maneras diferentes de prepar brocoli o coliflor, además mejorando su digestibilidad y su sabor. ¡Que las disfrutes!