Lasaña vegana (cruda o semi cruda)

Dos recetas de lasaña vegana en una. Una pensada par las personas que tienen Artritis Reumatoide o que siguen la Fase 3 de la Dieta que Cura, también para aquellos que quieran evitar las solanáceas (tomate, pimiento, patata, berenjena…) o también si te apetece comer el plato tibio.

Lasaña sin tomate
Lasaña sin tomate

La otra receta, que contiene tomate, es más general, igualmente sanísima y nutritiva, además esta versión es completamente crudivegana.

Lasaña crudivegana
Lasaña crudivegana

Este es un plato más bien festivo. Es de esas recetas que has de preparar cuando tienes invitados en casa y quieres demostrarles que comer sano también es comer rico. Aunque, con un poquito de previsión, también puedes prepararlo más o menos rápido, en este caso, la clave, es que tengas listos algunos ingredientes de antemano, como el queso, el parmesano o la salsa de tomate o la de no tomate. Como son cosas que puedes tener en la nevera, el trabajo se reduce muchísimo, básicamente se queda en triturar y montar.

Como idea de menú, podrías ofrecer una sopita cruda de primero, como el gazpacho de sandía y remolacha y como complemento de la lasaña, el acompañante perfecto. Y si quieres conquistarlos del todo, puedes acabar con el pastel de chocolate saludable.

De momento, vamos a centrarnos en la lasaña. Aunque haya mucha explicación, cuando estés con las manos en la masa, verás que es bastante sencillo.

Ingredientes

PARA LA “PASTA”
2 calabacines

PARA LA CAPA DE CHAMPIÑONES
6 champiñones grandes
1 ajo
3 c.s. de tamari
1/4 taza de agua

PARA LA CAPA DE AGUACATE
1 aguacate maduro
1/2 cebolla tierna
2-3 arbolitos de brocoli
1 taza de espinacas frescas
1 pizca de sal
1 pizca de pimienta

PARA LA CAPA DE TOMATE*
1 tomate grande maduro
3-4 tomates secos previamente hidratados
1 ajo (mejor tierno)
5 hojas de albahaca fresca
1 c.p. de orégano seco
1 c.s. de aceite de oliva
1 pizca de sal

*Para la versión sin tomate (adaptada para la RA) usa esta salsa

PARA LA CAPA DE QUESO
Usa el Queso que Cura y, si quieres, espolvorea un poco de Parmesano Vegano.

PREPARACIÓN
El primer paso es marinar los champiñones. Córtalos en láminas finas y mételos en un recipiente profundo junto al agua, el tamari, el ajo picadito muy fino. Déjalos un mínimo de 1 hora, lo ideal serían un par de horas o un poco más. Verás que irán perdiendo volumen y se quedarán más blandos. También puedes usar estos champis para darle un toque distinto a tus ensaladas o a tu crudi-pasta.

champiñones marinados

Si estás haciendo la versión sin tomate, en este punto has de preparar la salsa de no tomate. Mientras se cocina, seguiremos con el resto de la lasaña.

Ahora, preparamos las láminas de “pasta”. Con ayuda de una mandolina (si no tienes usa un cuchillo) corta los calabacines en tiras finas a lo largo. Colócalas con cuidado sobre un colador con un poquito de sal para que se vayan ablandando y suelten el agua.

calabacin lasaña

Para la capa de aguacate, mete todos los ingredientes en la procesadora de alimentos y tritura hasta que se incorporen. No te pases triturando, queremos que quede una pasta firme para darle más consistencia a la lasaña.

aguacate_espinacas

Si estás preparando la receta con salsa de tomate, mete ahora todos los ingredientes de la salsa en la procesadora de alimentos y tritura hasta tener una consistencia fina, pero sólida.

tomate salsa crudivegana

Ya tenemos todas las “capas” listas, ¡vamos a montarla! Puedes usar una fuente de cristal , como la que usarías para hacer una lasaña normal que iría a gratinarse al horno. Pero por experiencia te digo que, a la hora de servirla, se te desmontará toda. Lo más efectivo es montar lasañas individuales directamente sobre el plato en que se van a comer. Para ello, utiliza un molde y ve componiendo la lasaña dentro de él. Un aro de acero o también de forma cuadrada servirá, lo puedes comprar en cualquier tienda de utensilios de cocina o incluso en los “chinos”. En la foto, puedes ver que yo use un molde redondo; para que todos los ingredientes quedaran bien recortados en forma de círculo, lo único que hice fue, con ayuda del mismo molde, presionar sobre las tiras de calabacín colocadas una al lado de otra, para imitar la forma de la lámina de pasta de lasaña, tal y como si estuvieras preparando galletas con formas. Has de cortar todas las capas que necesitas (en este caso 4) y dejarlas en un platito en el orden exacto. Para poder ir traspansándolas al interior del molde y que todo cuadre.

El “tetris” a la hora de montar es este:

Capa 1: calabacín
Capa 2: champis (a los que habrás escurrido la líquido del marinado) + un poco de queso que cura
Capa 3: calabacín
Capa 4: aguacate
Capa 5: calabacín
Capa 6: tomate o salsa de remolacha
Capa 7: calabacín
Capa 8: una buena capa de queso que cura. Puedes acabar espolvoreando parmesano de avellanas y decorando con una hoja de albahaca.

Con cuidado, retira el molde y ¡volià! ya tienes tu lasaña lista.

lasaña comida que cura 2

One thought on “Lasaña vegana (cruda o semi cruda)

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *