¡Benditas bolitas!

¡Volvemos de vacaciones! Volvemos, porque hay que volver, claro… con esa sensación agridulce de haberse quedado con ganas de más, pero deseando, en secreto, retomar la nueva temporada como cuando estrenábamos libros el primer día de colegio. Es que somos así de contradictorios, los seres humanos, siempre persiguiendo aquello que no tenemos…

El mejor consejo que puedo darte, es que no pienses demasiado, estamos de vuelta ¡y la vida siempre hay de celebrarla! Volvemos a ver a los amigos que se habían ido al pueblo, a explicar las vacaciones a los compañeros de trabajo, a saludar al vecino, a comprar en tus tiendas de siempre, a preparar comida que cura, a sentirte bien cuidándote… ¡Y ahí quería yo llegar! Volvemos a tomar las riendas de nuestra salud. Qué ganas y qué complicado a la vez, ¿verdad?.

Para hacerlo más llevadero, te propongo un capricho sano que te hará suspirar “¡Benditas bolitas!” cada vez que te comas una. Sin culpa, sin “venenos” como el azúcar refinado, las grasas hidrogenizadas o los conservantes y potenciadores de sabor. Fáciles, sabrosas y adictivas.

benditas bolitas

Para equilibrarte y centrarte, te pronpongo, además de las benditas bolitas, unos cuantos consejos que incorporar a tu vida cotidiana. Muchos te sonarán, ya que los he ido publicando por el Facebook o el Instagram o incluso por aquí, son la base de la depuración y uno de los pilares de la Dieta que Cura, así que no está mal que los recordemos.

  1. Por la mañana, nos cepillamos los dientes y nos raspamos la lengua con un “raspa-lenguas”, con el cepillo no sirve, no arrastra las toxinas. Precisamente lo que queremos es quitar las toxinas que el cuerpo ha liberado por la lengua en sus tareas de limpieza nocturna. Si no lo haces, parte de esas toxinas vuelves a tragártelas. Buaj!
  2. Nos bebemos un gran vaso de agua templada, hay varias combinaciones posibles:
    – Agua templada + 1 chorrito de limón (no recomendado para fases agudas de Artritis Reumatoide).
    – Agua templada + 1 chorrito de limón + 1/3 de vaso de agua de mar (como lleva limón, tampoco lo tomes si tienes AR severa).
    – Agua templada + 1 chorrito de vinagre de manzana sin pastaurizar.
    – Agua templada + 1 chorrito de vinagre de manzana sin pastaurizar + 1/3 de vaso de agua de mar.
    – Agua templada + 1 chorrito de vinagre de umeboshi.
    – Agua templada + 1 chorrito de vinagre de umeboshi + 1/3 de vaso de agua de mar

3. Pasado un ratito, mi recomendación es que te tomes un zumo verde hecho con una cold pressed, en mi Facebook puedes ver varias recetas de mis zumos matutinos, pero voy a hacer una recopilación en un post del blog, para que los tengas todos juntos.

4. Una o dos veces a la semana, te recomiendo que hasta la hora de comer, sigas tomando zumo verde o elijas una fruta como desayuno.

5. En general, elimina o reduce alimentos procesados y químicos, lee un poquito la Fase 1 de la Dieta que Cura para tener más claro a qué me refiero.

6. Cuando te entre el ataque de comer algo que sabes que traerá consecuencias negativas para tu salud, ¡elije fruta! Aprovecha el verano, que nos da fruta deliciosa como la sandía, el melón, los higos, albaricoques, mangos,… ¡O ten a mano caprichos saludables como estas benditas bolitas!

bliss balls

¡RECETA!

INGREDIENTES
1 y 1/2 tazas de los restos de hacer leche vegetal de pipas de girasol y semillas de amapola
1/4 de taza de cacao crudo en polvo (sin azúcar)
1 taza de dátiles
3 c. s. De trigo sarraceno activado y deshidratado
3 c.s. De semillas de cáñamo peladas
1 c.s. De azúcar de coco
1 c.p. De vainilla en polvo* o la raspadura de una vaina
3 c.s. De aceite de coco derretido
1/2 c.p. De sal del himalaya
Avellanas crudas (o tostadas por ti mismo) para meter dentro de las bolitas

Rebozado para las bolitas:
DE CHOCOLATE
2 c.s. de cacao crudo en polvo sin azúcar
1 c.s. rasa de azúcar de coco
1 pizca de sal

DE TÉ MATCHA
1 c.s. de té matcha en polvo**
1 c.s. rasa de azúcar de coco
1 c.s. de coco rallado
1 pizca de sal

*No te confundas con las vainillas azucaradas que venden en os supermercados, eso es azúcar refinada con aroma a vainilla, todo químico. Lo mismo pasa con los extractos de vainilla, suelen ser artificiales y llevar jarabe de glucosa invertido. La vainilla es cara, una referencia para saber si compras vainilla “de verdad”, es su precio.

** Asegúrate de que no es un preparado a base de leche en polvo. De nuevo, la calidad te la va a indicar el precio.

PREPARACIÓN
Antes de empezar te comento que las cantidades de esta receta pueden cambiar sensiblemente según tus ingredientes. Por ejemplo, mis restos de leche vegetal estaban ligeramente húmedos, eso hacía que mi mezcla tolerase más ingredientes secos para conseguir la textura adecuada. Por eso has de conocer bien cuál ha de ser esa textura: una masa que pueda manipularse sin manchar demasiado las manos, que sea cómodo hacer bolitas. Piensa que gracias al aceite de coco, cuando se enfríen cogerán más cuerpo. Quizás te ayude la siguiente foto:

leche vegetal
Si no tienes restos de hacer leche vegetal, pon en remojo 1 taza de semillas de amapola y 1 taza de semillas de girasol. Pasadas unas 5 horas, escurre el agua del remojo y tritura la mezcla. En mi caso, yo aproveché para hacer leche vegetal y, por otro lado, hice también horchata triturando chufas. Lo hice por separado porque no me gusta la textura que queda después de triturar la chufa, es muy fibrosa y no queda muy bien en los postres crudiveganos. Sin embargo, la mezcla de chufas, semillas de girasol y amapola en la leche vegetal es espectacular, sobretodo si le añades un par de dátiles triturados. 🙂

Sigamos con la receta. Una vez tengas tu mezcla bien triturada (te recomiendo que lo hagas con un blender -vaso americano- o una batidora de viaje tipo Tribest, que es súper potente) puedes empezar con la receta.
El siguiente paso es conseguir un caramelo de dátiles como el que tienes en la foto de más abajo, es muy fácil: deja los dátiles en remojo unas horas, si usas la veriedad Medjool, no hace falta que los remojes. Tritura los dátiles junto con un poquito de agua (unas 3-5 cucharadas soperas de agua) y una pizca de sal. Tiene que quedarte una textura como la de la foto. Este caramelo lo puedes usar para un montón de cosas, como mermelada, añadirlo a tu bols saludables y batidos, como “dip” para fruta troceada…
date toffee
Cuando lo tengas listo, en un bol, mezcla el caramelo de dátiles, las semillas de girasol y amapola trituradas y el resto de ingredientes menos las avellanas: el aceite de coco, el cacao en polvo, la vainilla, la sal, el trigo sarraceno, el cáñamo y el azúcar de coco. Has de remover bien con una espátula hasta que los ingredientes queden integrados y repartidos uniformemente. Ahora es el momento de rectificar si ves que la mezcla no tiene la textura adecuada: más ingredientes secos si está muy pastosa: cacao o semillas de cáñamo… o un chorrito de leche vegetal si está muy dura o seca.

benditas bolitas

Prepara ahora los dos rebozados: mezcla todos los ingredientes de las diferentes coberturas en dos bols separados y reserva.bliss balls

Para formar las benditas bolitas, coge un poco de masa, haz una bolita y aplánala un poco, pon una avellana en el centro así:

comida que curaAcaba de formar la bolita y reboza en la cobertura que más te guste.

caprichos sanos

healthy treats

Mete en el congelador por unos 15 minutos, luego guarda las bolitas en un tupper en la nevera, para que mantengan su consistencia.

Ya tienes caprichos saludables para la “vuelta al cole”, ¡benditas bolitas!

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *