Ensalada Alexandra

Ahora que hace calor, me alimento a base de ensaladas. Es lo único que me apetece, ensaladas, zumos y batidos. No te pienses que cada día me como una ensalada verde tipo menú de bar: lechuga, tomate, cebolla… nada de eso. De hecho, esas sólo me las como cuando no hay más remedio, cuando tengo que comer fuera.
Mis ensaladas suelen ser platos bastante completos, sabrosos y saciantes y que aportan diferentes nutrientes al cuerpo: hidratos de carbono, grasas, minerales, vitaminas, oligoelementos…
Normalmente suelo rallar muchos de los ingredientes para favorecer la digestión. Otros los corto muy pequeñitos. Mucha gente me pregunta si no tengo problemas de digestión al comer tanto crudo y yo les respondo dos cosas: primero que vigilen con la combinación de alimentos, no todo vale, depende mucho de la salud de tu sistema digestivo, a alguno le puede sentar genial el raw food y a otros les puede sentar fatal, aunque con un proceso adecuado, se puede reestablecer la salud de nuestro sistema digestivo para poder ingerir más alimentos crudos, que es lo natural para el ser humano. Y segundo, que corten bien pequeñitos los ingredientes o incluso que se preparen sopas frías para ayudar al cuerpo a digerir sin tanto esfuerzo, además, de esa manera, muchos nutrientes están más disponibles y pueden absorberse mejor.
ensalada-alexandra_1Centrándonos en la receta de hoy, esta ensalada tiene un nombre especial, se llama así porque me la ha inspirado también alguien especial, mi amiga (que como habréis deducido) se llama Alexandra. Después de una conversación que tuvimos sobre una ensalda tailandesa de la que nunca había oído hablar, la Som Tam, (quizás para vosotros sea un básico de la cocina thai, pero yo no tenía ni idea…) se me ocurrió prepararme mi propia versión. La idea inicial era sustituir sólo un ingrediente, la papaya verde, pero, como suele pasarme, ha acabado con un plato bastante distinto, ¡Así que no he podido resistir la tentación de compartirla con vosotros! Porque está rica de verdad. Aunque hayamos perdido la referencia de la Som Tam por el camino, en esta ensalada se sienten reminiscencias thai, sobretodo por el cacahuete y el coco. También se llama Alexandra porque lleva un ingrediente que me regaló mi amiga, las remolachas amarillas. Si no las consigues, puedes usar las rojas normales, sólo ten en cuenta que te quedará una ensalada de color rosa. Precioso.

¿Vamos con ella? Como siempre, te aconsejo que modifiques y adaptes a tu gusto, sé creativo e inventa tu propio plato.
Al contener tomate y zumo de lima, no es una ensalada recomendada para las personas con Artritis Reumatoide en una fase muy severa. Si más o menos estás estable, no pasa nada si tomas esta ensalada como excepción. También hay personas más sensibles que otras a estos dos ingredientes. Si es tu caso, suprime el tomate y añade vinagre de manzana sin pastaurizar en vez de zumo de lima, pon unas 3 cucharadas soperas y añade un poquito de agua.

ensalada_alexandra

Ahora sí, preparamos la ensalada Alexandra.

Ingredientes

PARA LA ENSALADA
2 zanahorais grandes
1 remolacha amarilla
1 tomate
1/2 cebolla tierna
1 manzana

PARA EL ALIÑO
1 c.s. de mantequilla de cacahuete
1/4 taza de leche de coco
1/2 c. p. chili molido
1 ajo tierno
2 c. s. de melaza de arroz (o cualquier otro endulzante de buena calidad)
1 c.s. de tamari
El zumo de 1/2 lima
1 poco de agua para aligerar la consistencia

PREPARACIÓN
Si tienes un procesador de alimentos con al accesorio para rallar (el que es un disco que se acopla a la máquina), mejor que lo hagas así, de esta manera agilizarás muchísimo el proceso. Usa el corte más grueso y ralla las zanahorias, la remolacha, la cebolla y la manzana, trocea el tomate. Si no tienes procesador con el accesorio, hazlo a mano, usando el lado grueso del rallador y con paciencia.

Prepara la salsa. De nuevo, dos opciones:
1. Mezclar todos los ingredientes en la batidora. Así de fácil.
2. Si lo haces a mano, pica muy bien el ajo y añádelo a un mortero, añade la mantequilla de cacahuete, el chili, el tamari y la melaza y mezcla muy bien hasta integrar bien todo. Finalmente, añade la leche de coco, el zumo de lima y el agua.

¡Ya está! Aliña tu ensalada con la salsa y disfruta del sabor dulce y fresco.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *