Tisana “Bienvenido Verano”

21 de Junio de 2015, hoy empieza el verano en este lado del globo. Los que estéis al otro lado, disfrutad también del nuevo ciclo. La búsqueda constante del equilibrio entre opuestos es la chispa de vida: verano-invierno, frío-calor, día-noche, vida-muerte, yin-yan, ha-tha, … Cuidado, que hoy tengo un día de esos filosóficos… así que intentaré ceñirme al “guión” y concentrarme sólo en esta “oda” personal al verano: una tisana fresquita y agradable, un elixir de vida para un atardecer de verano.

Tisana Bienvenido VeranoHoy te traigo una receta para dar la bienvenida al verano. Es una tisana que recuerda al té frío de melocotón. Sería un “Nestea” de primerísima calidad, podríamos decir que sería un “Nestea” de verdad, pero sin té. Sin estimulantes ni tampoco azúcares refinados ni aditivos químicos y si le añades hielo a la hora de servir, es el refresco perfecto.

En cuanto a las habilidades que hay que tener en la cocina a la hora de prepararla, no te preocupes, es principiantes friendly, ya que no tiene pérdida ni complicación, ni siquiera en los ingredientes. Es rápida y cunde, ya que multiplicando las cantidades puedes hacer tisana para varios días e ir bebiéndola cuando te apetezca. Se conserva sin problema unos 4 -5 días en la nevera, sólo tienes que colarla cuando lleve entre 5 y 8 horas de infusionado, dependiendo de la intensidad que prefieras.

Refresco saludable

Centrémonos en características de la receta de hoy. Primero, avisarte de un par de cosas que quizás has pasado por alto. Las marcas comerciales (que se las saben todas) se han inventado refrescos “saludables” para el verano, anunciando aguas con sabores “naturales”, sin gas, sin calorías… En fin, lo de siempre. Pero no te dejes engañar. Si tu objetivo es perder peso, pues bueno, puedes consumir ese tipo de refrescos o incluso una Coca-Cola light (aaaarghhhh!!) Pero si lo que te interesa es la salud, el tema es otro: no te fíes de los productos milagrosos, ni para adelgazar, ni para tener más energía, ni para que te crezca pelo… Estamos tan “robotizados” que realmente nos creemos que tomando un agua con sabor a mandarina estamos hidratándonos y tomando los nutrientes que nos ofrecería esa misma mandarina recién cogida del árbol. La verdad es que a mi me sorprende que aun haya personas que se creen esas cosas, pero, aunque a tí también te sorprenda, todavía las hay. Si te interesa la salud y no sólo eso, si te respetas a ti mismo y quieres mimar tu organismo tal y como se merece, sal del rebaño, olvídate de bebidas embotelladas o enlatadas. La mejor opción es que tú mismo hagas tu propio refresco y que disfrutes al preparar esta alquimia que te hidrata, nutre, mineraliza,… Que la compartas con quien te apetezca y la bebas desde la tranquilidad y la presencia. Todo esto es salud.

refresco saludable

Esta receta contiene alimentos interesantes a nivel físico y energético: lleva manzanilla, una superplanta que todos conocemos por sus propiedades digestivas. A todos nos ha dado manzanilla nuestra abuela cuando éramos niños, en mi caso, acompañada de 3 cucharadas de azúcar blanca, sinó no había manera de que me la tomara. (Reflexión personal y nota para mi abuela: Gracias yaya por tu paciencia y por hacerlo todo por mi bien, de la mejor manera que sabías y desde tu amor incondicional, ¡eres lo más!) Pero en este caso, nos libraremos del azúcar blanco por razones obvias. La manzanilla nos ayudará a calmar el sistema digestivo, además, al tener propiedades sedantes muy suaves, propiciará la calma, la interiorización (perfecto para un momento de puesta de sol veraniego). Si estás con p.m.s. (síndrome premenstrual) la manzanilla también te va a beneficiar: combate los espasmos y favorece la expulsión del flujo menstrual disminuyendo el dolor. También es un diurético suave y ayuda a eliminar grasa a la vez que protege el hígado.

La menta, vibrante y fresca, con efectos energéticos muy distintos a la manzanilla. La menta te “levanta” un poquito el ánimo, no quiere decir que te agite, sinó que te da esa chispa de claridad y apertura. Aunque a nivel digestivo, se acerca más a los efectos calmantes y de la manzanilla: también contribuye a mejorar el funcionamiento del sistema digestivo, tiene propiedades carminativas (ayuda a evitar y expulsar los gases producidos por la digestión lenta o difícil, en algunos casos, provocados por la fibra de las legumbres). Entre otras propiedades, es anticoagulante y favorece el sistema circulatorio, ayudándote, por ejemplo, a calmar dolores de cabeza.

¿Vamos con la receta?

Ingredientes
1 litro de agua
1 c.s. de flores de manzanilla seca
1 puñado de menta fresca
1 melocotón grande
3 cucharadas de agave o miel
Opcional: 3 c.s. zumo de jengibre o si prefieres y no tienes Artritis Reumatoide, 3 c.s. de zumo de limón.

Preparación
En un cazo, hierve 1/4 l. de agua con la cucharada de manzanilla durante unos 5 minutos. Deja reposar hasta que se enfríe un poco, puedes dejar las flores dentro para concentrar un poco la infusión. Luego cuela y reserva.
En la batidora, tritura el melocotón junto con la miel o el agave.
En una botella o recipiente de cristal de 1 litro de capacidad vierte 3/4 litro de agua fresca filtrada, el puré de melocotón, la infusión de manzanilla tíbia, las hojas de menta y, si lo usas, el zumo de limón o jengibre*.
Enfríalo en la nevera y espera un mínimo de 5 horas antes de consumirlo. Es muy refrescante y ligero. ¡Perfecto para el verano!

Comida que Cura

* Para hacerlo, ralla en trozo no muy grande de jengibre y, con la mano, exprime el jengibre rallado para conseguir el zumo.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *