Yogurt hecho por superhéroes

Esta receta es un clásico de la dieta crudivegana. Existen muchas versiones, algunas muy adornadas y extravagantes, pero si aprendes la receta base, luego puedes dar rienda suelta a tu creatividad. A mi me gusta mantenerlo simple, para que recuerde al yogur tradicional. También lo puedes hacer con almendras, nueces de macadamia, del brasil o con coco. La textura y el sabor cambian, pero el resultado es igualmente delicioso.

Como sugerencia de presentación puedes usar crudi-mermeladas caseras como las que aparecen en esta receta. O también fruta fresca, crudi-granola o muesli pim-pam. En la foto puedes ver la combinación que he hecho yo con mermelada de mango.

yogurt anacardos y mangoLo que hace que la crema de anacardos se convierta en un yogurt es el probiótico. Se encuentra en varios formatos, desde el rejuvelac hasta preparados que puedes comprar en dietéticas o en internet. Sólo fíjate, si decides comprar el polvito preparado, de que no lleva leche en polvo. Yo uso unas cápsulas de probióticos sin gluten que van bastante bien, de hecho, no hace falta que te compliques demasiado, cualquier probiótico sirve si no lleva leche y, si sigues la Dieta que Cura, tampoco gluten.

Bueno, aprovecho este post para profundizar un poco en los probióticos, que son muy importantes si estás tratando alguna patología a través de la alimentación. Si no estás muy familiarizado con ellos, te sugiero que estreches lazos y los conviertas en tus nuevos mejores amigos.
Como dato curioso te diré que los seres humanos tenemos 10 bacterias por cada célula del cuerpo. Eso son muchos bichos y si eres como yo, que salgo corriendo cuando veo una arañita… pues es posible que esta idea no te seduzca demasiado. Bien, a favor de las bacterias te diré que son indispensables para la vida, pero centrándonos más en los probióticos, te sugiero que no los imagines como una arañita, o una ameba viscosa, imagínalos más como unos tipos duros, con éxito, dignos protagonistas de una peli de superhéroes, porque un poco, ese es su trabajo.

yogurt de anacardos

Bien, ahora que ya somos “bacteria friendly” ¿Qué hacen exactamente los superhér… quiero decir… los probióticos? Pues trabajan sin descanso en tu intestino para que todo esté en orden. Si lees un poco la Fase 2 de la Dieta que Cura, verás que uno de los desencadenantes de las enfermedades modernas (autoinmunes, hipercolesterolemia, diabetes tipo 2, hipertensión…) es la permeabilidad excesiva del intestino delgado. Al no tenerlo en un estado óptimo, muchos agentes nocivos consiguen traspasar la pared del intestino entrando en el torrente sanguíneo y acomulándose en forma de toxinas o atacando de alguna manera a tu organismo. Si esto ocurre, la policía del cuerpo, el sistema inmune, sale a luchar contra los malos. Aunque estos “policías” estén constantemente patrullando por tu cuerpo, hay momentos en los que no pueden llegar a todo. Por otro lado, podríamos hablar de casos de “policías corruptos” que boicotean el propio sistema provocando las famosas enfermedades autoinmunes como la Artritis Reumatoide. Así que, puestos a elegir, yo prefiero no disparar la alarma del sistema inmune y poder mantener a raya a las bacterias y virus a través del trabajo de los probióticos.

Existen varios tipos de probióticos, algunos están presentes de forma natural en el cuerpo, como los famosos L. Casei Imunitas, pero cuidado, porque si te acostumbras a tomar un yogur líquido de esos que salen por la tele, es posible que tu cuerpo se vuelva un poco vago y deje de producirlos. En este caso, cuando dejes de tomarlo, puedes pasar un periodo de debilidad hasta que el cuerpo vuelva a coger carrerilla y sintetizar Lactobacillus Casei Imunitas de nuevo. Lo interesante es tomar probióticos de forma regular pero con cabeza, incluir un poquito de yogur vegano de calidad en la dieta, fermentados como el kimchi, chucrut, miso, o quesos veganos de semillas y frutos secos.

Volvamos al rigor científico, hasta ahora hemos aprendido que para que el cuerpo absorva y metabolice los nutrientes adecuadamente y no deje entrar agentes nocivos en el organismo, es clave que el intestino goce de una buena salud. Para ello, necesitamos a los probióticos, pero también a los prebióticos, ambos son caras de la misma moneda. Si creías que eran la misma cosa, no te sientas mal, todos hemos pasado por ese punto. Pero ya es momento de crecer. Para no confundirlos, te he hecho un cuadro con las propiedades y funciones básicas de cada uno:

prebioticos y probioticosSi tomamos regularmente alimentos prebióticos, nuestros probióticos serán fuertes y podrán construir una flora intestinal impenetrable para los agentes nocivos. De esta manera, reducimos la permeabilidad del intestino delgado y mejoramos muchas patologías que ya hemos mencionado anteriormente.

Además, fortalecemos nuestros sistema digestivo e inmune. Mejoran síntomas como la astenia y pueden utilizarse como tratamiento contra la bacteria Helicobacter pylori.

Volviendo a la receta de hoy, además de probiótcios utilizamos como ingrediente base los anacardos, cuando preparé el queso que cura, ya te conté todo lo bueno que nos aportan estos frutos secos.

Ya sé que a veces me “enrollo” un poco con la teoría, pero si te interesa tu salud, es necesario conocer un poco la base de la alimentación saludable, sobretodo si quieres utilizarla como tratamiento para curar alguna enfermedad. No es lo mismo comer por simple placer, que comer siendo consciente de la calidad y energía de los productos que estás incorporando a tu sistema.

Ahora sí, vamos allá. Receta del yogurt de anacardos. Además de súper beneficioso, súper delicioso.

Ingredientes
1,5 tazas de anacardos remojados durante 5-8 horas
1/3 taza de agua filtrada
2 cápsulas de probióticos o una c.p. de polvitos probióticos
El zumo de 1/2 limón (Para la Artritis Reumatoide, no usamos este ingrediente)
2 c.s. de agave o concentrado de manzana o melaza de arroz
1/2 de vainilla en polvo o la raspadura de 1 vaina de vainilla
1 pizca de sal
Preparación
Desecha el agua de remojo de los anacardos, tritura (en la batidora tipo Vitamix) todos los ingredientes menos los polvos probióticos hasta obtener una crema fina y suave. Puedes añadir un poco más de agua si es necesario o ajustar el dulzor o la acidez con más o menos endulzante o zumo de limón. Cuando ya hayas encontrado el sabor adecuado, incorpora los probióticos y mezcla con una cuchara. Si usas cápsulas, acuérdate de abrirlas y usar sólo el polvito.

Mete la mezcla en un bote de cristal, cubre con una gasa o trapo de algodón y fíjalo con una goma elástica. Deja reposar a temperatura ambiente por unas 8-10 horas. Pasado ese tiempo, tapa el bote y conserva en la nevera.

yogurt

7 thoughts on “Yogurt hecho por superhéroes

    1. Hola Charo,
      Ahora mismo yo uso las Probiotic Caps de la marca 100% Natural y estoy contenta. Pero como escribo en el post, puedes usar cualquier probiotico cuidando de que no lleve leche y, si quieres evitarlo, tampoco gluten.
      Haz el yogur y nos cuentas la experiencia! Un saludo!

  1. ¿Los probióticos se pueden comprar en farmacia o los compras en alguna tienda on-line o herbolario?
    Voy a ir echando un ojo a ver si encuentro anacardos crudos que nunca los veo.

    Gracias!

    1. Los probioticos se pueden comprar en cualquiera de los sitios que has dicho. Busca unos económicos porque para ésto sirven igual.
      Los anacardos se venden fritos, tostados o crudos. Aunque en realidad nunca serán crudos porque para quitarles la cascara, hay que someterlos a un proceso de calor, sino serían tóxicos. Por eso, aunque no sean “raw” se consideran crudos. Yo los consigo fácil en Barcelona, en tiendas a granel. Suerte!

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *