Muesli pim-pam

Comer sano no es sinónimo de complicarse. Las complicaciones están más ligadas a las costumbres que tenemos en la cocina y en el paladar, que al trabajo en sí a la hora de preparar los alimentos.

Muesli pim-pam Muesli pim-pamPero una vez has hecho ese “click” y has cambiado algunos hábitos, se abren un sinfín de posibilidades en tu cocina. No lo digo para convencerte. Para mi sería fácil ahorrarme estas parrafadas y limitarme simplemente a publicar recetas, pero como el motivo de este blog es compartir mi experiencia y hacer que tu nueva alimentación sea la mejor para tí, pues aquí estoy escribiéndote. Si consigues entender en qué consiste la Dieta que Cura, abrirás una nueva puerta hacia tí mismo, hacia tu creatividad. No existe sólo una fórmula correcta de cocinar o entender la alimentación, no hay métodos más o menos complejos o laboriosos. Todo depende de si entiendes o no las pautas básicas de la línea que sigues.

Muesli pim-pam

Un buen ejemplo de esto es la receta de hoy, el muesli pim-pam. Ni se cocina, ni se crucina ni prácticamente se hace nada, por no complicarse, ni siquiera se mancha mucho. Si quieres quejarte de algo de esta receta, quéjate de que los ingredientes son raros, pero lo serán sólo si no has hecho ese “click”. Si ya estás experimentando con la Dieta que Cura, serán ingredientes familiares y que ya deberías tener por casa, al menos buena parte de ellos.

Este muesli te arreglan un desayuno, una merienda o un ataque de “¡quiero comer ya!”. Lo puedes usar como los cereales “tradicionales” echándolos en tu leche vegetal preferida, pero también en bols saludables, yogures veganos o macedonias de frutas, o helados… en realidad no hay reglas. Cómelo como quieras.

Muesli pim-pam

Ingredientes
2 tazas de arroz integral inflado (sin azúcar)
1 taza de trigo sarraceno activado y deshidratado
5 higos secos troceados (de los que no van rebozados en harina, que esos tienen gluten)
3 c.s. de coco rallado
3 c.s. de coco en escamas
3 c.s. de bayas de goji
7 nueces del brasil cortadas en trozos pequeños (mejor activadas y deshidratadas)
3 c.s. de avellanas crudas o tostadas cortadas en trozos pequeños
1 c.s. de azúcar de coco
1 pizca de sal

Preparación
En un bol pon todos los ingredientes y mezcla bien con las manos. Mete el muesli en botes de cristal herméticos y guárdalos en la nevera.

Ya está. Pim-pam.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *