Healthy pancakes, cheat meals y mainstream foodies

¿Quién dijo Pancakes? Yuhuuu! Pero… ¿Quién dijo healthy pancakes? Entonces, sólo se me pasa una cosa por la cabeza mientras me ruge el estómago: felicidad absoluta.

tortitas saludables

A todos estos caprichos saludables que hacemos a partir de recetas “tradicionales” les llamo “cheat meal”, algo así como “comida con trampa”. En realidad, los “cheat meals” consisten en comer algo “prohibido” cuando sigues una dieta, normalmente, dieta para adelgazar. Pero en nuestro caso, los “cheat meals” son comidas que pueden tener la apariencia de ser poco sanas, peor que en realidad nos hace bien. A mi me chiflan los cheat meals, sobretodo porque suelen ser versiones de platos que llevan ingredientes tipo queso, azúcar, harina… que, para que nos vamos a engañar, aunque sean muy poco sanas, son difíciles de descartar de nuestra apetencia. Con los cheat meals, puedes disfrutar sin culpa y sin efectos nocivos de sabores y texturas que recuerdan a esos platos que tomabas en tu “vida anterior”, antes de ser un “healthy foodie”. La verdad es que este estilo de vida saludable se está poniendo tan de moda, que no paran de surgir conceptos para etiquetar todo. Algunos “puristas” se enfadan, no les gusta esto de la comida sana “mainstream”, pero mi me parece que, si esta moda sierve para mejorar la salud de la gente, ¡bienvenida sea!

Pues hoy tenemos como cheat meal estrella unos esponjosos pancakes saludables. Se pueden hacer de muchas formas, pero esta receta que te propongo hoy está dentro de los límites razonables en cuanto a cantidad de ingredientes se refiere. Podemos encontrar recetas hasta con 20 ingredientes distintos. Yo he probado varias versiones y la diferencia es bastante sutil, así que, como tampoco hay que obsesionarse, esta receta es asequible y deliciosa para todos.

Como “topping” vamos a usar dos mermeladas. También saludables, sin azúcar, ni conservantes ni nada de esas cosas malas. Son muy fáciles, no hay que cocinar ni poner al baño maría ni nada, son mermeladas crudiveganas. Te sorprenderá el resultado, no querrás volver a las mermeladas artificiales nunca más.

mermelada chía y fresas

¿Empezamos?

Ingredientes

PARA LOS PANCAKES
1 1/2 tazas de trigo sarraceno
3/4 taza de leche vegetal (de coco o arroz con avellana es deliciosa, pero puede ser cualquier otra)
Huevo vegetal: 1 c.s. de lino molido mezclado en 3 c.s. agua.
1 plátano maduro
2 c.s. sirope de agave
1/2 c.p. sal
1 poco de aceite de coco o de oliva para la sartén

MERMELADA DE FRUTOS ROJOS
1 1/2 c.s. de semillas de chía molidas
1 1/2 taza de frutos rojos (frescos o congelados) También podrías usar fresas o cerezas.
1 chorrito de limón (Si tienes artritis reumatodie sáltate este ingrediente)
1/4 taza de agua
2 c.p. sirope de agave o azúcar de coco
1 pizca de sal

PARA LA MERMELADA DE MANGO
1 mango
1 pizca de sal

Preparación
La mermelada de frutos rojos ha de prepararse con unas horas de antelación. Alrededor de 4 horas es suficiente, pero puedes hacerla de un día para otro. El procedimiento es fácil, sólo hace falta tener un poco de paciencia en la espera. Primero tritura las semillas de chía. Para que te queden bien (y lo mismo pasa con las de lino para preparar el huevo vegano) te recomiendo que utilices un molinillo de café, pero, si tienes paciencia, puedes usar un suribachi, así no perderás las propiedades tan beneficosas de las semillas. Una vez tengas el polvo de chía, tritúralo junto con los frutos rojos y el resto de ingredientes en un procesador de alimentos. Guarda en un bote de cristal con tapa en la nevera y espera a que surja la magia.

Para la masa de los pancakes. Deja el trigo sarraceno en remojo durante unas 5 horas, si quieres comer los pancakes por la mañana, está bien que lo dejes en remojo toda la noche. Pasado ese tiempo, desecha el agua (que será un poco viscosa) y lava bien el grano.
Prepara ahora el huevo vegano. Para triturar las semillas de lino Y disuélvelas en 3 cucharadas soperas de agua. Espera unos 10 minutos hasa que empiece a espesar, poco a poco cogerá la consistencia de clara de huevo.
En el vaso de la batidora, tritura el trigo sarraceno junto con el resto de ingredientes: plátano, leche vegetal, huevo vegano, agave y sal. Buscamos una consistencia pastosa, más espesa que la masa de pancakes o crepes tradicional.
Reserva la masa mientras haces la mermelada de mango, así irá cogiendo todavía más consistencia.

Para la mermelada, pela y trocea el mango, tritúralo en el procesador de alimentos junto con la pizca de sal. Ya está. Esta crema está hecha en un plis-plas ¡y es impresionante!

Recta final: ¡hacer los pancakes! En una sartén, pon un poquito de aceite de coco o aceite de oliva, yo me ayudo de un pincel para extender bien el aceite y que no haya exceso de grasa. Cuando esté caliente (pero no humeante) echa una pequeña cantidad de masa y con ayuda de una espátula, espárcela bien para crear un círculo de unos 8-10 cm de diámetro. Ten paciencia, con el fuego medio deja que la masa se vaya cuajando, luego dale la vuelta y deja un ratito más para que queden dorados por fuera y esponjosos por dentro.

Cuando ya tengas todos los pancakes preparados, forma una montaña con ellos y decora con las mermeladas y, si quieres, con fruta fresca.

¡Seguro que repites! Son perfecto para un brunch, una merienda o para invitar a esos amigos reacios a comer lo mismo que tú comes. =)

2 thoughts on “Healthy pancakes, cheat meals y mainstream foodies

  1. Hola Raquel!enhorabuena por este blog tan inspirador !Acabo de terminar mi 1er yogur de anacardos:)))y ahora me estaba animando leyendo esta receta y me surge una duda, el trigo sarraceno en que forma es ?
    Mil Gracias

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *