Pastel de chocolate saludable

En el mundo de los pasteles, la palabra saludable parece no encajar, pero los tiempos están cambiando y ya se puede disfrutar de un buen dulce sin que nuestra salud mengüe, incluso, ¡podemos hacer que aumente!

Este pastel es dulce y cremoso. Tiene muy pocos frutos secos y el endulzante principal es la estevia, por eso, le he puesto la etiqueta de saludable. En fin, siempre es más sano que te comas un apio o un pepino, pero como dice mi suegra, también hay que hacer cosas para nuestra “duša” (“alma” en esloveno). Así que un pastelito crudivegano con ingredientes de calidad y comido con cabeza, sólo puede potenciar tu salud y alegría. Te lo digo porque me acabo de comer un trozo del que puedes ver en la foto y ya me siento un poquito más feliz. =)
pastel de chocolate saludableBueno, empecemos con la receta, verás que no es nada complicado. Como es un pastel bastante concentrado, lo hacemos pequeñito, yo he usado un molde cuadrado de unos 10 cm de lado. Los ingredientes son para esa medida.

Ingredientes

Para la base:
1 taza de ciruelas deshuesadas
3 c.s. de semillas de lino
1 c.s. de aceite de coco derretido
2 c.s. de mantequilla de cacahuete
1 pizca de sal
1 pizca de estevia

Para el relleno
2 aguacates
3 c.s. de cacao en polvo raw
1 c.s. de algarrobo en polvo raw
1/2 c.p. de estevia en polvo
2 c.s. de melaza de arroz
1/4 taza de aceite de coco derretido
1 pizca de sal

Para el frosting
1 chirimoya
1 c.s. de aceite de coco derretido o manteca de cacao derretida
1 c.s. de sirope de agave o 2 c.s. de melaza de arroz
1 c.s. de zumo de lima

Preparación
Empezamos por la base. En un molinillo de café tritura 2 cucharadas de semillas de lino, reserva la otra cucharada para añadirlas enteras. En un procesador de alimentos, tritura un poco las ciruelas y luego añade la mantequilla de cacahuete, el aceite de coco, las semillas de lino, la sal y la estevia. No ha de quedar muy dulce.
NOTA: es importante que la estevia que uses sea de buena calidad. Es un poco más cara, pero te va a durar mucho tiempo ya que el poder edulcorante de la estevia es muy superior al del azúcar. ¿Cómo elegir una buena estevia? Ahora, al estar tan de moda, muchas marcas se han apuntado al carro, incluso Coca-Cola ha sacado una variedad endulzada con esta planta. Así que vigila, puede ser que compres educorantes artificiales a los que se les ha añadido estevia. Los edulcorantes tipo sacarina son uno de los productos más cancerígenos que existen, así que lee bien las etiquetas de lo que compras. Por otro lado, la estevia ha de ser natural, su color es verde oscuro, si es blanca, está refinada.

Continuemos… Al mezclar todos los ingredientes de tu base, se debe formar una bola en el procesador de alimentos, una pasta tipo “plastilina”, que puedas modelar, si está muy seca, añade más ciruelas, si está muy líquida, más semillas de lino trituradas.
Una vez tengamos la consistencia deseada, formaremos la base de la tarta dentro del molde, aplastando con las manos y dejándola uniforme y planita. Mete la base en el congelador mientras preparas el resto de la tarta.

Para el relleno, en el procesador de alimentos, trituraremos todos los ingredientes. Prueba la mezcla y rectifica de sabor si es necesario, te recomiendo que añadas la estevia poco a poco y que vayas probando si te gusta de dulzor. La verdad es que a mi la estevia no me encanta… tiene un sabor muy potente, que me recuerda un poco al regaliz, así que la uso “camuflada” en las recetas. Sin embargo, la estevia tiene muchas propiedades estupendas, como índice glucémico cero, ya que no hace trabajar al páncreas por no ser un glúcido. Una vez tengas el relleno a tu gusto, incorpóralo al molde, sobre la base de la tarta, deja la superficie bien lisa con ayuda de una espátula y vuelve a reservar en el congelador.

¡Vamos al frosting! Normalmente los frostings o glaseados de las tartas crudiveganas se hacen con base de anacardos u otros frutos secos, lo que las hace bastante pesadas. El glaseado de chirimoya es ligerito ¡y está muy bueno! Sólo sácale la carne a la chirimoya y tritura con el resto de ingredientes. Si no consigues chirimoya puedes hacer un frosting con plátano, aunque te quedará un color más amarronado porque se oxidará.

Para acabar, añade la capa del glaseado a la tarta y congelala por unos 15 min. Puedes dejarla incluso unos días congelada, sólo acuérdate de sacarla unas horas antes del congelador y dejar que vaya cogiendo la temperatura adecuada dentro de la nevera. Este pastel es un “semifrío”, así que no lo dejes a temperatura ambiente.

Sólo te queda decorar con la fruta que quieras, o unas cacao nibs o… ¡lo que quieras! Y comértela bien a gusto.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *