Crudi-granola de chocolate

Lo tengo que confesar: me pierde el dulce y el chocolate. Al cambiar de alimentación pensé que se habían acabado los caprichos y, aunque lo tenía muy claro porque mi salud pedía a gritos que los dejara, tenía momentos de “¡socorro! ¡quiero chocolate!”. En poco tiempo aprendí como adaptar recetas que me encantaban a mi nueva vida saludable. Como esta crudi-granola de chocolate que está más buena que cualquier granola comercial que puedas comprar por ahí.

Al ser raw (cruda) mantiene todas las propiedades del sus ingredientes, como el cacao, la algarroba o el trigo sarraceno. Los endulzantes son naturales y con un índice glucémico más bajo que el del azúcar, además son más alcalinos que ésta y contienen más minerales que nos permite fijar y absorver mejor todos los nutrientes que nos aporta la granola.

Crudi granola de chocolateTe dejo el paso a paso para que veas que es bastante fácil. También te animo a que la vayas cambiando a tu gusto, cuando la hagas varias veces tendrás la soltura suficiente para hacer de tu crudi-granola un snack único cada vez.

¡Vamos allá!

Ingredientes
2 tazas de trigo sarraceno activado, germinado y deshidratado
1/2 taza de sésamo activado y deshidratado
1/2 taza de copos de coco
1 taza de moras blancas
1 taza de pasas
1 taza de avellanas crudas
1/4 taza de aceite de coco
1/4 taza de cacao crudo en polvo
1 cucharadita de algarroba cruda en polvo
1/2 taza de melaza de arroz / sirope de agave crudo
1 pizca de sal

Opcional: cacao nibs, azúcar de coco.

Preparación
Para esta receta has de tener el trigo sarraceno a punto (activado, germinado y deshidratado) y también el sésamo, que no se germina, pero sí se activa y deshidrata. Asegúrate de que no has comprado sésamo tostado, sino no lo podrás activar. Mi consejo es que tengas cereales y semillas activados y deshidratados en la despensa para agilizar tus recetas. Si no sabes cómo hacer este paso, lee este post.

Empezamos con el preparado para maltear el trigo sarraceno. Para no perder las propiedades de los ingredientes, trabajaremos al baño maría y a fuego suave. Pon una olla con un poco de agua hirviendo, coloca un bol de cristal sobre la olla de manera que el fondo esté cerca del agua, pero que no quede sumergido. (tal y como puedes ver en las fotos).

paso1Empieza por derretir el aceite de coco, luego añade el endulzante que hayas elegido. La melaza de arroz no es raw, así que si quieres mantener la receta estrictamente cruda, utiliza sirope de agave crudo. Mezcla bien y luego añade el cacao y la algarroba. Te quedará un líquido un poco denso pero no muy espeso.

paso2Retira el bol del fuego y añádele el trigo sarraceno y el sésamo, mezcla muy bien hasta que la mezcla cueste un poco de manipular. Añádela a un recipiente de cristal y deja que se temple unos minutos, luego mételo en el congelador. ¡Atención! ¡Sólo necesitas unos 5-7 minutos de frío! Queremos que la mezcla quede compacta y chiclosa, pero si te pasas no podrás trabajarla ni romperla. En esos minutos, preparamos los ingredientes secos. En un procesador de cocina tritura muy poquito las avellanas para que se partan en trozos grandes, añadelas a un bol. Tritura ahora las moras blancas con la mitad de las pasas, tienen que quedarte también a trozos más o menos grandes. Añade la mezcla al bol de las avellanas y acaba por incorporar el resto de ingredeintes secos: el coco, las pasas que quedaban y la pizca de sal.

paso3Saca el trigo sarraceno del congelador y añádelo al bol de los ingredientes secos, mezcla muy bien, rompiendo el trigo sarraceno para que se formen bolitas o trocitos de aproximadamente unos 2 centímetros de diámetro. Quizás prefieras hacer este paso con las manos. En este punto, cuando ya los ingredientes estén bastante bien mezclados, añade una cucharada sopera de cacao y mezcla bien, eso hace la granola menos pegajosa y se queda más compacta, si eres un poco goloso, puedes añadir también una cucharada de azúcar de coco.

Crudi granola de ChocolateCuando acabé con este paso, se me ocurrió añadir cacao nibs a mi granola. ¡Queda buenísima! Cómo ves, es bastante versátil… Podrías también añadir canela, ciruelas, dátiles troceados, almendras… o, si no te importa que contenga gluten, unos copos de avena.

Guárdala en un bote de cristal en la nevera, así queda más crujiente. Aguanta bastantes días, pero seguro que no podrás resistirte y desaparecerá en seguida.
La puedes comer tal cual, o prepararte un bol de cereales con leche vegetal, está buenísimo ¡Y la leche se vuelve chocolate!

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *